Domingo, 19.05.2019 - 23:12 h
Pieza que lució la mítica actriz

Lady Gaga emula a Audrey en los Oscar con un collar de Tiffany de 23 millones

La cantante y actriz, que se llevó el premio por la Mejor Canción, quiso hacer su especial 'Desayuno con diamantes' con un impresionante colgante.

Lady Gaga
Lady Gaga se vistió de Alexander McQueen y lució un impresionante collar de Tiffany / EFE

Ha nacido una estrella. Literalmente cierto. Lady Gaga ya ha entrado en el Olimpo de Hollywood con su primer Oscar a la Mejor Canción por 'Shallow', el tema principal de su primera película como protagonista, 'Ha nacido una estrella', dirigida por Bradley Cooper. La cantante reconvertida en actriz estaba también nominada a la mejor interpretación femenina por un film con el que ha conquistado a público y crítica, por ello, quiso hacer de la pasada noche su gran noche, con un look más cinéfilo imposible, porque Stefani Germanotta -su verdadero nombre- quiso emular a Audrey Hepburn sobre la alfombra roja.

Para ello, se metió en el papel de la mítica actriz en 'Desayuno con diamantes' con un look prácticamente idéntico con un vestido negro de palabra de honor de Alexander McQueen y los glamurosos guantes largos. También copió su peinado, el tradicional moño de Audrey con volumen en la parte delantera. Pero ahí no quedó la cosa, porque lució el mismo collar que llevaba la actriz en la película.

Se trata de una pieza elaborada por Tiffany que cuenta con 141 años de antigüedad nada menos. Se llama Tiffany Diamond y la última persona que lo llevó fue Hepburn en las fotos promocionales de mencionada película. Este espectacular collar tiene un peso de 128,54 quilates y está valorado en 26 millones de dólares (23 millones de euros). Es decir, la joya más cara que se ha lucido en las 91º ediciones de los Oscar.

Lady Gaga
Lady Gaga lució el histórico collar Tiffany Diamond / EFE

Este colgante es una pieza histórica, ya que se considera que el diamante amarillo que lo forma es uno de los descubrimientos minerales más importantes del siglo XIX. Fue descubierto en 1877 en las minas Kimberly de Sudáfrica y el fundador de la mítica joyería, Lewis Tiffany, lo compró en bruto al año siguiente. Se trata de uno de los diamantes amarillos más grandes del mundo que, sin embargo, nadie quiso nunca poseer.

Porque la firma lo puso en venta durante solo 24 horas en 1972 a través de un anuncio de solo tres palabras en el 'New York Times' a un precio de 5 millones de dólares. Si bien la venta quedó desierta y desde entonces Tiffany ha preferido guardarlo, aumentando así su valor, pues esos 5 millones del 72 equivaldrían a 26 millones actuales, unos 23 millones de euros.

Así, cualquier persona puede verlo actualmente expuesto en una vitrina de la mítica tienda de la casa en la Quinta Avenida de Nueva York, la misma a la que se asomaba Audrey para ver las joyas de Tiffany. Lady Gaga lo combinó con unos pendientes también de diamantes amarillos de la firma, lo que suponemos que elevó todavía más el importe en joyas que llevaba la oscarizada artista la pasada noche.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios