Viernes, 19.07.2019 - 08:38 h
Rompe con una tradición de 40 años

Meghan se salta otra 'norma': no dará a luz en el hospital donde lo hizo Lady Di

La duquesa de Sussex ha vuelto a demostrar que tiene una marcada personalidad y ha decidido junto a Harry tener a su bebé en otro centro.

Meghan Markle
Meghan dará a luz en un centro diferente al de Lady Di/ EFE

Meghan Markle llegó a la casa real británica como un soplo de aire fresco, una brisa que traía ciertos cambios a una de las monarquías más antiguas de Europa y que tras la muerte de la mítica Lady Di sufría un evidente declive a ojos de la opinión pública. Con la actriz norteamericana se entraba de alguna forma en el siglo XXI al tratarse de una mujer independiente, feminista, solidaria y divorciada, unas características que hace años al la Reina Isabel no le habrían agradado. Si bien Meghan supuso la 'modernidad' y una nueva forma de hacer las cosas y de representar a la corona, la cual ha quedado bastante clara desde el principio.

A pesar de que ha tenido que renunciar a su profesión y a expresarse en público con claridad -tuvo que cerrar su blog en Internet-, siempre ha intentado dejar su sello y su apoyo sin ambages a las mujeres y al feminismo. Además, ha demostrado tener un marcado carácter al ocuparse personalmente de todos los detalles de su boda y al decidir personalmente sobre su armario, agenda, etc. Unas decisiones que le han costado que miembros de su equipo le hayan abandonado por su supuesto "mal genio". Incluso se ha dicho que ha tenido desencuentros con su cuñada, Kate Middleton. De hecho, ella y Harry se han 'separado' de los duques de Cambridge, William y Kate, mudándose a otra residencia y teniendo agenda propia y personal independiente. Es decir, que a Meghan nadie le maneja, de ahí que su última decisión tenga toda la lógica en vista de cómo se ha venido comportando desde que entró en la familia Windsor.

Este pasado fin de semana, la prensa británica se ha hecho eco de la nueva 'norma' -no escrita- o tradición que ha roto, porque la duquesa que no va a dar a luz en el hospital donde los miembros de la familia real británica llevan haciéndolo cuatro décadas. Se trata del llamado Ala Lindo del Hospital St. Mary en Paddington, donde la fallecida Diana trajo al mundo a sus dos hijos y Kate Middleton hizo lo propio con los tres bebés que ha tenido con el príncipe William.

Según el diario 'The Sun', los duques de Sussex han elegido un hospital cercano a su nuevo hogar en Windsor -al que se van a mudar de forma inminente desde el Palacio de Kensington-, pues Meghan no querría copiar lo que Kate ha hecho en estos años, con esos posados en las escaleras del hospital de la misma forma que lo hizo la fallecida Lady Di. Incluso 'copiándole' los looks. Además, también habrían elegido un centro diferente y más discreto ante el enorme interés que genera el nacimiento de su primer hijo, pues no quieren que sea tan público como los de los Cambridge, ya que su bebé no es un heredero al trono.

Además, este medio apunta a que Meghan estaría intranquila ante la posibilidad de que tenga que someterse a una cesárea de emergencia, con lo que no quiere tener la presión añadida de verse perfecta días después para posar ante los fotógrafos. Esta hipótesis se baraja por la edad de la actriz, pues al haber superado los 35 años -tiene 37- se le considera una 'mamá mayor'. 

De este modo, los duques de Sussex quieren darle al nacimiento la mayor naturalidad posible y vivirlo como cualquier otra pareja de padres primerizos. Así, rompen el vínculo de la monarquía británica con el Hospital St. Mary, donde en 1977 la princesa Ana dio a luz a su hijo Peter y a la que siguieron el resto de mujeres Windsor embarazadas

Igualmente, Meghan estaría realizando sus propias prácticas prenatales para estar lo más preparada posible para el parto. Medita diariamente para rebajar la tensión, lleva a cabo una dieta vegana a ha recurrido a los masajes para relajar su cuerpo de cara al nacimiento. También utiliza aceites esenciales, practica la aromaterapia y toma tés de hierbas sin cafeína. Todo esto le convierte en una mamá 'millennial' a la que las antiguas prácticas ya lo no le sirven y quiere ser ella la que decida por sí misma para el bien de su bebé. Por poco que pueda gustarle a su familia política.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios