Los futbolistas, sus mejores clientes

La emprendedora española que consigue los artículos de lujo que nadie encuentra

La empresa fundada por Virginia Ibáñez consigue los productos de lujo que están agotados gracias a su red de contactos en las principales marcas.

Virginia Ibáñez, fundadora de La Agencia Secreta
Virginia Ibáñez, fundadora de La Agencia Secreta / La Agencia Secreta

En Instagram, en las revistas de moda y sociedad, en la televisión y hasta en YouTube. Las ves por todas partes pero resulta imposible conseguirlas, aunque se busque por todas las tiendas que tiene Balenciaga en España. Sí, las zapatillas Triple S son el objeto de deseo del 2018 y son muy pocos los que han tenido la suerte de hacerse con ellas. Pero alguien puede. La Agencia Secreta es la empresa fundada por una emprendedora española que puede conseguir todos esos artículos de lujo que están totalmente agotados.

Hablamos de un sector que al año mueve 860.000 millones de euros en todo el mundo, según el último informe de The Boston Consulting Group y la Fondazione Altagamma, que aúna las cifras que registró esta industria en 2016, último ejercicio completo del que se tienen datos. En concreto, cada consumidor premium gastó en este tipo de productos una media de 36.000 euros y se espera que de aquí a cinco años las ventas del lujo asciendan a 1.187 billones de euros.

Bolsos de Chanel, Louis Vuitton o Valentino, relojes Rolex, zapatos de Prada, Manolo Blahnik o Yves Saint Laurent. No hay artículo de lujo que se le resista a Virgina Ibáñez, una madrileña licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas que hace justo 9 años decidió emprender su carrera en solitario después de haber adquirido experiencia en diferentes agencias del sector y en ISEM Fashion Bussines.

La Agencia Secreta es el nombre de su empresa, que se encarga de conseguir todos aquellos productos de lujo que no están al alcance gracias a una red de contactos en las principales firmas de moda y lujo tejida durante toda su carrera. "El objetivo de la empresa es ayudar a nuestros clientes a hacerse con todos esos artículos que ven en revistas o redes sociales a los famosos y celebrities y que ellos no pueden comprar por sí mismos porque están agotados o no se realiza distribución a su país", explica Virginia a este medio.

El proceso de 'busca y captura' de un producto comienza cuando recibe una petición de un cliente. En ese momento, pone en marcha su red de contactos hasta que da con él, lo que comunica al cliente junto con un presupuesto del servicio. Virginia añade al precio del producto una comisión que varía en función de cuánto le ha costado conseguirlo o de dónde procede el artículo -si tiene que pagar aranceles para hacerlo llegar, etc.-. "De media, la comisión que aplicamos es de entre un 10% y un 15% superior al precio original del producto", aclara.

Si el cliente acepta el presupuesto, se procede al pago y La Agencia Secreta se encarga de comprar el producto y hacérselo llegar a donde éste indique. Si, por el contrario, lo deniega, no tendrá que correr con ningún coste. "El servicio inicial de búsqueda es totalmente gratuito", señala Ibáñez, quien resalta que el precio medio de los productos que consigue es de 500 euros para los zapatos y de más de 1.000 euros para los bolsos y artículos de marroquinería.  Además, aclara: "No buscamos productos en firmas low cost ni que estén por debajo de los 200 euros, pues el precio que cobraríamos a los clientes no compensa por ninguna de las dos partes, ni para él ni para La Agencia Secreta".

Los futbolistas, sus mejores clientes

Su clientela más habitual son mujeres de entre 35 y 40 años, con alto poder adquisitivo, amantes de la moda y las tendencias que no tienen tiempo para buscar esos productos que quieren o que no pueden acceder a ellos. Muchas de ellas son famosas e influencers, como las bloggers Natalia Cebrián y Paula Ordovás, a las que hace unos días consiguió las ansiadas Triple S de Balenciaga.

Finally mine 🤗 Thanks @laagenciasecreta for making it real!

Una publicación compartida de Paula Ordovás (@mypeeptoes) el

Pero también tiene muchos clientes masculinos, los cuales acuden a ella para que encuentre su último capricho de lujo o para que les ayude a dar con el regalo perfecto para sus parejas, madres, hermanas o hijas. Entre ellos se encuentran algunos de los mejores futbolistas de la liga española, de equipos como el Real Madrid, "pero nuestra filosofía es la discreción máxima, de ahí que nos llamemos La Agencia Secreta. Nunca revelamos el nombre de nuestros clientes, son ellos quienes tienen que decir que cuentan con nuestros servicios si quieren, nosotros nunca", matiza la fundadora de la empresa.

Fuera de lo que cabría pensar, son precisamente los futbolistas los mejores clientes de Virginia, "porque disponen del dinero suficiente para pagar nuestros servicios y son un tipo de cliente muy recurrente, ya que quieren los mejores productos que salen al mercado constantemente".

En cuanto al mundo influencer, Virginia también ha recibido propuestas para realizar colaboraciones con ellos de forma gratuita, algo que muchas marcas han denunciado en los últimos meses, generando una gran polémica sobre la figura de estos prescriptores y la cultura del todo gratis. "Nosotros no trabajamos de esa manera. Las influencers con las que hemos colaborado han pagado sus productos como cualquier otro cliente. No compartimos esa visión del negocio, que es muy respetable, porque nosotros somos un servicio de lujo que damos un valor añadido y tenemos que ponerlo en liza", aclara. 

Con esta estrategia, La Agencia Secreta se encamina hacia su primera década de vida habiendo capeado la crisis, "algo que no fue nada fácil, pues nacimos en medio de la recesión y nos tocó remar a contracorriente porque nadie nos conocía". Ahora, se encuentran en su mejor momento gracias a una recuperación económica que el sector del lujo ha recibido con los brazos abiertos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios