Trabajar pese a cumplir años

"Soy autónomo con 77 años porque mi pensión es baja y muy justita para vivir"

  • El número de trabajadores por cuenta propia que se han acogido a la jubilación activa ha pasado de 66.464 en 2009 a 126.727.
Fotografía de un jubilado con un móvil.
Fotografía de un jubilado con un móvil.
Canva.

En Ferrol (La Coruña), Emilio Castro tiene ya 77 años y continúa al frente de la tienda Ultramarinos 'El Rápido', comercio que abriera su padre en 1921. Entró a trabajar con 16 años y ahí sigue, al pie del cañón 61 años después. Y que son los que lleva cotizando. Confiesa que trabaja un poco por vicio, porque no sabe hacer otra cosa, y otro poco por necesidad, porque después de cotizar tantos años como autónomo su pensión es "baja y justita". Ahora se ha acogido a la jubilación activa y entre la mitad de pensión que percibe, la reducción de su cotización y los beneficios de la tienda, le queda un sueldo para ir tirando.

Seguir en activo con casi 80 años no es ningún mérito para este ferrolano, "porque es mi vida y nadie se da cuenta de la satisfacción que da atender un mostrador y a tus clientes". Emilio es otro de los ‘jóvenes’ de jornada intensiva de muchas horas: "Me levanto a las 6,30 de la mañana, a las 8,30 ya estoy en la tienda y cierro a las 21.00". Este tendero ferrolano considera que mientras continúe trabajando contribuirá a que la Seguridad Social pueda pagar pensiones a personas que tienen que jubilarse por obligación.

Él no piensa hacerlo mientras Dios le dé salud y pueda. En esta época de prejubilaciones masivas, hay 200.000 personas en España que siguen trabajando una vez cumplidos los 65 años. Y de ellos, el número de autónomos en jubilación activa, con más de 65 años, y que todavía siguen trabajando, ha pasado de 66.464 en 2009 a 126.727 actualmente. Es más, en ocasiones, trabajadores jubilados se apuntan a la jubilación activa y se hacen autónomos para poder tener "una vida digna" porque "la pensión que tenemos no da para más".

Luisa tiene 69 años  y lleva media vida, más de 40 años, de limpiadora "en casas, organismos oficiales, ministerios, empresas...". Viuda, residente desde siempre en el madrileño barrio de Carabanchel y con dos hijos, "uno de ellos en paro", cuando le llegó la hora de la jubilación le quedó "poco más que la pensión mínima, 780 euros" y por ello decidió acogerse a la jubilación activa. "Me hice autónoma y seguí limpiando casas y escaleras". Confiesa que "es duro, pero a la vez gratificante seguir en el mercado laboral, pero a una edad ya nadie te quiere meter en una nómina por lo que tuve que hacerme autónoma. Mi pensión no me daba para vivir en condiciones y por eso, no sé si por desgracia, sigo con la bata, el trapo  y la fregona al pie del cañón".

Josep Camp sigue siendo "el taxista de Sort (Lleida)" a pesar de sus casi 70 años. Él continúa siendo autónomo, aunque teóricamente, hace ya años que debería de haberse jubilado. Como ha cotizado durante más de 40 años a partir de los 65 su cuota le bajó de "300 euros mensuales a 23" y con su taxi, gana "tres o cuatro veces más que si me hubiera jubilado". Y esa "es una delas causas de que siga trabajando", aunque "no la única". 

"Tengo 67 años y no me he jubilado porque siempre he cotizado lo mínimo y si lo hago voy a cobrar una m... No llego ni a los 1.000 euros y como mi trabajo tampoco requiere un gran esfuerzo físico, porque no es lo mismo ser taxista en Sort que en Madrid o Barcelona, sigo al pie del cañón y pudo ganar tres o cuatro veces más que si me hubiera jubilado.  Tengo salud y estoy bien. Tengo un coche nuevo, de hace dos años, y me divierto trabajando. Que me bajo a Barcelona o me sale un viaje para llevar a alguien al Hospital de Lleida..." Josep, de cualquier manera, incide en que vive solo y "siempre he cotizado lo mínimo y con 900 euros de pensión que me quedan, ¿qué haces si no sigues trabajando? No vives y por ello hay que seguir con las manos en el volante, aunque a otro ritmo que el que llevaba antes". 

La jubilación activa es una fórmula legal consistente en jubilarse, cobrar pensión y seguir trabajando. En España, en la actualidad, muchas de las personas de más de 65 años que compatibilizan el cobro de su pensión de jubilación con el trabajo son autónomos. Autónomos que continúan en su negocio tras haber cumplido la edad legal de jubilación o que lo han creado tras la misma. "Es una manera de complementar unas pensiones no siempre lo suficientemente cuantiosas porque la pensión de jubilación media de un autónomo asciende a 760 euros al mes, cercas de un 40% inferior a la de un trabajador por cuenta ajena como consecuencia directa de las bajas cotizaciones a lo largo de su vida de los autónomos", explica Lorenzo Amor, presidente de la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA).

Ricardo Aguilera, miembro de la Unión de Autónomos, UATAE, también es taxista. De Madrid, tiene 67 años y todavía trabaja al volante. "Pero no lo hago por necesidad. Yo desde los 50 años he cotizado mucho más del mínimo de lo que lo hacen la mayoría de autónomos. Yo pagaba 600 euros al mes en vez de 300 por lo que mi pensión va a ser digna,  de unos 1.500 euros, más los 900 que cobra mi mujer...".

Por ello, recalca Ricardo, que ahora ya tiene decidido que este mes de abril de 2020 se retira, "he seguido por placer, no porque no me pudiera retirar por tener un pensión  muy  pequeña. Eso sí, sé de muchos compañeros que han estado cotizando el mínimo durante toda su vida y que ahora ven que van a cobrar  o cobran el mínimo, unos 700 euros, y así, claro, uno no se puede jubilar... Pero repito, no es mi caso", sentencia.

Griselda Andujar es una psicóloga y psicoterapeuta barcelonesa de 68 años, que se sacó la carrera con más de 40 años y  que tras casi otros tantos de cotización a la seguridad social, siempre por cuenta ajena (en la editorial Bruguera, en Sanitas...), continúa activa, ahora por cuenta propia, pese a que la edad legal de jubilación ya la pasó hace tres años. "Mientras mi cabeza esté funcionando y pueda ayudar a los demás para mí es un placer continuar activa. Yo empecé a estudiar psicología con 40 años, o sea que es una cosa vocacional. Estás trabajando en algo que te guste. No hay esfuerzo físico y te llena el espíritu. Yo en Sanitas atendía a 16 personas diarías y ahora son 8 o 10 a la semana. Sigo por placer, por mantenerme activa, por ayudar a las personas..."

Y "para ganar un poco más de dinero porque la pensión que me ha quedado después de 38 años cotizando y a veces cotizando bastante dinero, son 1.200 euros y esto me ayuda. Para mí es una ayuda económica. Así me puedo hacer algún viajecito, que me fusta mucho viajar, que si no no lo podría hacer, y es realización personal, plenitud y poder disfrutar de que todavía estoy bien y dentro de diez años no sé si lo podré hacer. Seguiré hasta que pueda porque me viene bien en todos los sentidos, personal y económicamente". Aunque matiza que "la mayor parte de las personas que conozco que siguen trabajando a partir de los 65, y es mi caso, no es tanto por dinero sino por realización personal, por seguir estando vivos".

Andújar, como psicóloga que es, plantea la diferencia entre las personas que continúan activas cuando legalmente debería de estar jubilados. Para Grselda Andújar hay tres tipos de 'jubilados activos': "Por un lado están quienes tienen que seguir trabajando por necesidad, porque su pensión es muy baja y tienen que complementarla, aunque pienso que este colectivo es el menos numeroso porque normalmente quien tiene menos ingresos se conforman, se quedan en casa quietecitos, se van al parque... Porque no han tenido mayores aspiraciones en la vida. Luego estamos quienes seguimos en la vida laboral por estar activos, por realización personal, por ser útil, por placer, por seguir estando vivos, por vocación... Y , por último, personas que he visto y he tratado, están los que, no solo por dinero, sino porque no tienen nada que hacer. Personas que si no van a trabajar no tienen una rutina y necesitan tener una actividad concreta para llenar horas porque, o te vas al centro cívico a jugar a cartas o haces un voluntariado, por ejemplo".

Mostrar comentarios