Miércoles, 20.03.2019 - 15:19 h
Trabajo elabora un convenio especial

Los becarios que trabajaron gratis podrán 'comprar' hasta dos años de cotización

Quien realizó prácticas no remuneradas en el pasado tendrá la opción de pagar a la Seguridad Social para ampliar su vida laboral y mejorar su pensión.

Valerio explica los Presupuestos 2019.
Los becarios que trabajaron gratis podrán 'comprar' hasta dos años de cotización / EFE

Todas las personas que han realizado prácticas sin remunerar podrán ahora recuperar hasta dos años de cotización por ellas, si así lo desean. El Gobierno está preparando una reforma para que los becarios que trabajaron gratis tengan la posibilidad de abonar una cuota a la Seguridad Social por el equivalente al periodo que no computaron en su día, para alargar voluntariamente su vida laboral de cara a acumular más años para el cálculo de la pensión. 

El Gobierno no solo quiere que los becarios coticen a la Seguridad Social, aunque no cobren un salario. Según ha podido saber La Información, el Ministerio de Trabajo está elaborando un convenio especial que además permitirá a todas aquellas personas que en el pasado participaron en programas de formación y prácticas no laborales y académicas sin recibir ninguna remuneración computar ahora la cotización por esos periodos de aprendizaje hasta un máximo de dos ejercicios completos.

Fuentes de Trabajo explican que esta medida extraordinaria posibilitará la "cotización voluntaria con retroactividad" para que los exbecarios puedan forjar "carreras laborales más amplias". Una opción, insisten, de carácter voluntario, que podría resultar muy útil con vistas a un futuro sistema de pensiones que cada vez va a exigir plazos más amplios de cotización para cobrar la pensión completa. Sin olvidar que se trata también de una interesante fuente de ingresos para aliviar parte de los números rojos que adolecen las arcas de la Seguridad Social.

"Comprar dos años de pensión". Así lo entienden fuentes de la patronal que apuntan que no sería la primera vez que el Estado opta por una iniciativa de este tipo. Hay que recordar que en el año 2011, tras la inclusión en el Régimen General de la Seguridad Social de los becarios que realizan prácticas con contraprestación económica, se dispuso que aquellos con anterioridad a la norma podían suscribir un convenio especial por el que recuperar hasta dos años de cotización por sus periodos de formación en España o en el extranjero.

La medida que puso en marcha el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero contemplaba que los antiguos becarios, sin límite de edad ni de espacio temporal en el que hubieran participado en un programa de formación, podían reconocer su tiempo de trabajo como cotizado a efectos de la pensión, hasta un máximo de dos años.

Entonces se establecieron una serie de términos, condiciones y plazos que el Ministerio de Trabajo actual está valorando. Fuentes de la Seguridad Social indican que "aún no hay tanto detalle". Lo que sí tienen claro ya es que se podrán recuperar los dos años mencionados a lo sumo, pero queda por definir hasta dónde llegará la retroactividad. 

En lo que se está trabajando en estos momentos es en establecer como obligatoria la cotización de estos becarios no remunerados. Una polémica medida que inquieta a empresas y universidades, pendientes de que el Ministerio aclare quién tendrá que asumir las obligaciones con la Seguridad Social y si se establecerán bonificaciones, como en el caso de las prácticas remuneradas. "Una vez se desarrolle este reglamento, se pondrá en marcha el convenio especial", confirman fuentes de Trabajo. 

Cuanto más joven, más caro

En contrapartida por este derecho, el beneficiario tendrá que abonar la cantidad que le corresponda por aquel tiempo de becario. Cuánto supondrá para el bolsillo, de momento, es una incógnita. A la espera de que Trabajo finiquite los términos y condiciones del convenio especial, fuentes sindicales recuerdan que en 2011 se tomó como referencia la base mínima de cotización vigente en el Régimen General en el año en el que se hicieron las prácticas, lo que perjudicó a los exbecarios más jóvenes porque esa base sube cada año con el Salario Mínimo (SMI).

Se daba la paradoja de que los que realizaron una beca hace veinte años podían suscribir el convenio con una cuota mucho más reducida que los más jóvenes, que fueron becarios en años recientes. Fue una de las grandes críticas que hizo entonces CCOO a esa conquista de derechos. Y es que a una persona que fuera becaria durante el año 2000 rescatar ese ejercicio completo le salía por 1.300 euros, mientras que a uno de 2010 le suponía más de 1.900 euros. Esa cantidad se dispararía hasta los 2.745 euros en 2019, tras la fuerte subida del SMI aprobada por el Gobierno de Pedro Sánchez, según la simulación elaborada por La Información. 

Tampoco se sabe todavía si el Ejecutivo permitirá el pago fraccionado para hacer más atractiva la opción de sumar dos años adicionales a la vida laboral para el cómputo de la pensión. Así se hizo en 2011, pero a pesar de esa flexibilidad para hacer frente al desembolso, la medida tuvo escaso éxito. En aquellos tiempos de crisis, se acogieron a esa posibilidad apenas un tercio de los potenciales beneficiarios. Soportar la cuota mensual salía caro al trabajador adulto en un momento de elevado desempleo y bajas rentas, y era prácticamente imposible para una población joven que sufría una tasa de paro de hasta el 40%.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios