Aviso de la Comisión Europea

Bruselas da la puntilla a los Presupuestos y cuestiona que bajen el déficit y la deuda

España está en riesgo de incumplir las normas europeas de disciplina fiscal por desviarse "significativamente" del ajuste exigido.

El comisario europeo de Economía, Pierre Moscovici, con Pedro Sánchez
El comisario europeo de Economía, Pierre Moscovici, con Pedro Sánchez / TWITTER PEDRO SÁNCHEZ

Las autoridades comunitarias han venido a rebajar, de nuevo, el optimismo del Gobierno español. La Comisión Europea (CE) advirtió hoy de que el borrador de Presupuestos Generales para 2019 remitido por el Gobierno de España está en riesgo de incumplir las normas europeas de disciplina fiscal por desviarse "significativamente" del ajuste exigido y no cumplir con las directrices de reducción de deuda.

La Comisión añadió en un comunicado que está previsto que el déficit español baje de la barrera del 3% del PIB considerado excesivo el año próximo, por lo que el país saldrá del brazo correctivo del proceso por déficit excesivo y pasará a estar en el lado preventivo de este procedimiento de vigilancia comunitaria.

Aun así, Bruselas pone en duda que la documentación remitida por el Gobierno español, en base a su acuerdo con Unidos Podemos, cumpla con las normas comunitarias de disciplina fiscal y cuestiona el ritmo de reducción de la deuda que, según la ministra de Economía, Nadia Calviño, va a duplicarse gracias a su proyecto.

Aunque durante la rueda de prensa el comisario europeo de Asuntos Económicos, el francés Pierre Moscovici, ha querido destacar una "muy buena cooperación con las autoridades españolas", el comunicado del Ejecutivo comunitario considera que "el plan presupuestario presentado por España corre el riesgo de incumplir las exigencias del Pacto de Estabilidad y Crecimiento para 2019".

Bruselas basa su conclusión en las previsiones económicas que publicó a principios de mes y que "indican una desviación significativa de la senda de ajuste exigida hacia el objetivo presupuestario a medio plazo y el incumplimiento del valor de referencia transitorio para la reducción de la deuda en 2019".

Con todo, la ministra seguía siendo optimista esta mañana, cuando se mostraba satisfecha por el mero hecho de que la Comisión Europea esté examinando el documento enviado por el Gobierno español, teniendo en cuenta que la debilidad parlamentaria del Ejecutivo ha impedido elaborar un proyecto de ley.

Respecto a esto, el vicepresidente de la Comisión, Valdis Dombrovskis, ha explicado que sus previsiones se basan en que no todas las medidas anunciadas están ya legisladas, de manera que "no se pueden tener en cuenta en esta evaluación". Asimismo, ha considerado que "lo importante es que se presente el proyecto en el Parlamento y se apruebe" y, en el caso de que las negociaciones deriven en "cambios significativos", el Gobierno español debe enviar un nuevo plan.

Por el momento, la CE remarca en su nota que el déficit público español cerrará 2019 en el 2,1% y critica que el borrador presupuestario, según sus cálculos, no incluye ningún esfuerzo estructural. La senda pactada con las instituciones europeas exige unos ajustes estructurales equivalentes al 0,65% del PIB, unos 7.800 millones de euros.

El Gobierno defiende que sus cuentas incluyen un esfuerzo estructural del 0,4%, pero los servicios comunitarios lo reducen a cero porque consideran que el Estado ingresará menos de lo que prevén las autoridades españolas.

"La Comisión Europea también piensa que España ha hecho avances limitados con respecto a la parte estructural de las recomendaciones fiscales (...) y por tanto invita a las autoridades (españolas) acelerar los progresos", resume el texto aprobado este miércoles por el Ejecutivo comunitario sobre el plan presupuestario para 2019.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios