Domingo, 25.08.2019 - 09:51 h
Informe Global CEO Outlook de KPMG

Los CEOs españoles se arman para capear el parón mundial... sin dejar de contratar

El 44% de los directivos prevé aumentar su plantilla entre un 6% y un 10% en los próximos tres años y el 58% estima que la facturación crecerá un 2%.

CEOS KPMG
 

"Cautela". Es el panorama reinante entre los consejeros delegados de las mayores compañías del mundo, incluidas las españolas. Los CEOs están preocupados por la desaceleración económica global y por los riesgos crecientes en diferentes ámbitos (geopolítico, climático, tecnológico...). Pero estas inquietudes no les frenan. Al contrario, los principales directores ejecutivos preparan ya planes de contingencia para hacer frente al frenazo de la economía mundial, eso sí, sin dejar de contratar.

La quinta edición del Informe Global CEO Outlook que elabora KPMG en base a 1.300 entrevistas a CEOs de las principales compañías del mundo, incluidas 50 españolas, deja varias conclusiones. La primera, que la confianza de los directivos, un factor clave para el desarrollo del negocio, se ha visto mermada en línea con las peores previsiones de crecimiento para 2019 que barajan los organismos internacionales y la desaceleración registrada ya en varias economías clave, como Alemania e Italia. 

En este contexto, a nivel internacional la confianza de los CEOs sobre la economía global ha caído ligeramente, del 67% al 62%. Y en línea con sus homólogos internacionales, el nivel de confianza de los primeros directivos españoles se ha situado en el 64%. Se percibe cautela, pero en ningún caso malas perspectivas para los negocios. De hecho, el 44% de los CEOs prevé aumentar entre un 6% y un 10% su plantilla aquí en España en los próximos tres años, frente al 36% de sus homólogos encuestados a nivel global. 

Este aumento del empleo es reflejo del crecimiento previsto de la facturación, que será de un 2% en los próximos tres años en el caso del 58% de los directivos españoles, frente al 53% de los internacionales. Mejores perspectivas, por tanto, en nuestro país que en el resto del mundo ante un desempeño más positivo de la economía española del proyectado por organismos como el FMI para los países del entorno.

Pero los próximos meses no están exentos de incertidumbres que obligan a los directivos a mantenerse alerta. El Informe de KPMG aporta el 'Top 5' de riesgos que más preocupan a los CEOs y aquí, de nuevo, la percepción de los españoles es distinta a la de los de otros países. En concreto, en España se sitúa el riesgo operacional como el principal motivo de preocupación que puede impactar en el desarrollo del negocio. Es el que puede provocar pérdidas motivado por errores humanos, procesos internos defectuosos, fallos en los sistemas o acontecimientos externos. Mientras, en el resto del mundo encabezan la lista los riesgos climáticos y medioambientales. 

Entre los principales riesgos dentro y fuera de nuestras fronteras aparecen los tambores de vuelta al proteccionismo que suenan sobre todo en economías como la estadounidense. También las tecnologías disruptivas y emergentes y los riesgos de ciberseguridad. Sobre estos últimos, las empresas parecen sentirse capacitadas para afrontarlos, como lo prueba el hecho de que sube el 44% al 64% el porcentaje de CEOs españoles que se declaran preparados para un ciberataque. 

Agilidad y resiliencia 

"Los máximos ejecutivos de las empresas están reprogramando sus compañías para hacer frente al cambio constante y crear organizaciones más ágiles y resilientes en el futuro", comenta el presidente de KPMG España, Hilario Albarracín. A su juicio, en este escenario "la inversión en tecnología es condición sine qua non para sobrevivir en la era digital, ya que permite transformar los modelos de negocio tradicionales, gestionar los riesgos de forma más efectiva y anticiparse a las necesidades y demandas de los clientes".

En este sentido, la encuesta revela que dos tercios de los CEOs creen que actuar con agilidad es absolutamente fundamental. La conclusión es clara: quien sea demasiado lento será irrelevante y desaparecerá. Esta agilidad se traslada a los propios directivos, como muestra que cada vez están menos tiempo en su cargo: la duración media del mandato es de cinco años en la actualidad, frente a los seis años de 2013.

Las agendas de los CEOs están marcadas por prioridades como las fusiones o adquisiciones con el objetivo de mejorar las capacidades digitales de sus empresas. Y, como no podía ser de otra manera, la Inteligencia Artificial (IA) está también en la mente de los directivos, pese a que solo el 4% de los españoles, en contraste con el 16% de los globales, ha implantado ya sistemas de IA y automatización.

Ahora en Portada 

Comentarios