Lunes, 22.07.2019 - 03:44 h
El coste laboral se dispara

Contratar un trabajador es más caro que nunca tras el alza de cotizaciones y SMI

Las empresas pagan por cada empleado de media un máximo histórico de 615,64 euros mensuales en aportaciones obligatorias a la Seguridad Social.

Magdalena Valerio, ministra de Trabajo (EFE)
Contratar un trabajador es más caro que nunca tras el alza de cotizaciones y SMI / EFE

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha confirmado que tras la subida de las cotizaciones sociales y del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) aprobada por el Gobierno de Pedro Sánchez, al empresario le sale hoy más caro que nunca contratar a un trabajador. En concreto, el coste por empleado en cotizaciones obligatorias a la Seguridad Social alcanza ya los 615,64 euros mensuales, una cifra nunca vista a la que se ha llegado en el primer trimestre del año tras un inusual repunte anual del 3,6% que no se observa en toda la serie histórica, que arranca en 2008.

En total, de acuerdo con los datos que acaba de publicar Estadística, el coste laboral medio por trabajador y mes (que incluye tanto las remuneraciones como las cotizaciones sociales) ascendió a 2.550,27 euros en el primer trimestre de este año, lo que supone un repunte del 2,1% respecto al mismo periodo de 2018, su mayor alza en cinco años, desde el cuarto trimestre de 2013.

Entre enero y marzo, el coste salarial (que comprende todas las remuneraciones, tanto en metálico como en especie) subió un 1,7% respecto al primer trimestre de 2018, situándose los sueldos, de media,  en 1.876,19 euros por trabajador y mes. Mientras, los otros costes (los no salariales, que incluyen cotizaciones, percepciones no salariales, subvenciones y bonificaciones) alcanzaron hasta marzo los 674,08 euros, con un alza interanual del 3,1%.

No se observaba un repunte anual tan grande de los otros costes laborales desde el año 2009. Y mucho han tenido que ver en este incremento histórico las decisiones adoptadas por el Ejecutivo socialista en materia de cotizaciones sociales y SMI para este año. Hay que recordar que en los últimos Consejos de Ministros de 2018 se aprobaron tanto la subida de las bases mínimas de cotización del 22,3%, en línea con el alza del salario mínimo, como de las máximas de un 7%. También subió la cotización de los autónomos y la de los contratos de corta duración.

Todo un encarecimiento de las contrataciones que ya se deja sentir en las cuentas de las empresas, que según certifica el INE ya han constatado el aumento en sus costes laborales en los que incurren todos los meses. Pero también, como es lógico, en los ingresos de la Seguridad Social, que avanzan al 8% anual en lo que va de año. El Ministerio de Trabajo confía en que, si la recaudación neta por cotizaciones sociales continúa al ritmo actual, este año se superará la previsión, por primera vez desde 2008, y se podría ingresar más de 115.000 millones de euros por este concepto, una cifra récord.

Hostelería, donde peor se cobra

En el primer trimestre, el salario ordinario más elevado correspondió a la industria (1.942,7 euros por trabajador y mes), seguida de los servicios, con 1.635,96 euros, y de la construcción, con 1.630,07 euros. Por actividades económicas, el suministro de energía, las financieras e industrias extractivas son las que presentan los costes laborales más elevados, con 6.637,6 euros, 5.623,8 euros y 4.512,9 euros, respectivamente, mientras que los menores corresponden a la hostelería (1.511,3 euros), otros servicios (1.730) y actividades artísticas (1.760).

Según los datos del INE, las comunidades autónomas con los costes laborales más caros son Madrid y País Vasco, que se sitúan en el entorno de los 3.000 euros por empleado al mes y superan en más de 400 euros la media nacional (2.550,2 euros), mientras que las dos últimas, Extremadura y Canarias, se encuentran más de 350 euros por debajo.

Respecto a la jornada laboral media pactada en el primer trimestre, fue de 34,2 horas a la semana, aunque la jornada efectivamente trabajada fue de 30,8 horas tras descontar las horas perdidas a la semana (3,5 horas, la mitad por vacaciones y días festivos) y sumar las horas extraordinarias.

El coste laboral por hora efectiva se mantuvo en 19,01 euros como consecuencia del mayor número de horas trabajadas, ya que la Semana Santa se ha celebrado este año en el segundo trimestre, mientras que en 2018 tuvo lugar en el primero. Según el tipo de jornada, la diferencia salarial entre los trabajadores a tiempo completo y parcial es de 4,46 euros por hora, con 14,62 euros por hora para los primeros, y 10,16 euros para los segundos.

El INE ha informado además de que en el primer trimestre se registraron 98.745 vacantes de empleo, entendidas éstas como el puesto de trabajo creado recientemente o que no está ocupado o que está a punto de quedar libre y para el que el empresario está tomando medidas activas para encontrar un candidato ajeno a la empresa. De ellas, el 88,1% pertenecían al sector servicios (86.941 vacantes), el 7,6% a la industria (7.462) y el 4,4% a la construcción (4.341).

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios