Si no hay testamento

Sin testamento: el dinero que cuesta solicitar una declaración de herederos

Si bien no hace falta que estén todos los herederos, ya que la declaración se puede solicitar individualmente, tiene que aparecer por lo menos uno de ellos con dos testigos ajenos al proceso.

El caudal hereditario recoge el patrimonio total que la persona deja cuando fallece.
Trámites de la herencia.
©️[superohmo] a través de Canva.com.

En las ocasiones en las que el causante de un proceso hereditario fallece sin dejar testamento o si se anula el documento o alguno de los herederos nombrados, los interesados en la repartición del caudal hereditario tienen derecho a pedir una declaración de herederos. Se trata de un proceso que define con claridad todas las personas que tienen derecho a percibir parte de la herencia, compuestas usualmente por los legitimarios (descendientes, ascendientes, cónyuges) y algunos parientes relacionados. 

Basta tramitar el documento oficial, denominado acta de notoriedad, con un notario o por vía judicial en el municipio donde haya muerto el causante, donde tenga su último domicilio o donde se encuentre la mayoría de sus bienes. De esta manera, la ley garantiza que el traspaso de los bienes favorezca a los herederos forzosos y que sus intereses quedan protegidos.

Quién la solicita

Si bien no hace falta que estén todos los herederos, ya que la declaración se puede solicitar individualmente, tiene que aparecer por lo menos uno  de ellos con dos testigos ajenos al proceso hereditario y un poder que certifique los casos en los que representa la voluntad de los demás. Si no se realiza ante notario, siempre queda la vía judicial para dejar la decisión en las manos de un juez.

Técnicamente, no existe un límite de tiempo para realizar la declaración de herederos, pero lo más conveniente es haber terminado el proceso antes de pagar el Impuesto de Sucesiones o la Plusvalía Municipal. El precio puede depender del lugar donde se realiza y de la cantidad de herederos, y varía entre los 200 y los 400 euros. A veces, lo mejor es conseguir el asesoramiento de un profesional experto en materia de herencias y testamentos para tener un acercamiento más fundamentado a cada caso particular de repartición de la herencia.

Mostrar comentarios