Subsidios y prestaciones

Razones por las que puedes perder las ayudas si cobras una pequeña herencia

Si un desempleado no comunica la recepción de una herencia al SEPE puede suponer la pérdida de ayudas y la devolución del dinero.

La forma de no pagar deudas de la herencia con tu patrimonio.
La forma de no pagar deudas de la herencia con tu patrimonio.
©[Zerbor de Getty Images] a través de Canva.com.

Recibir una herencia suele ser una buena noticia, pero también puede suponer un auténtico problema si se trata de un beneficiario de una prestación pública. Los receptores de ayudas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) están obligados a informar de los cambios en su situación económica, como es el caso de aceptar una herencia o ganar un premio. Si la persona desempleada no lo comunica a la oficina del paro puede perder definitivamente la ayuda e incluso tener que devolver una parte del dinero recibido.

El subsidio por desempleo para mayores de 52 años es una de las ayudas del SEPE más conocidas y está destinada a aquellos desempleados que hayan agotado el paro. Su cuantía equivale al 80% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM). Si este se sitúa en 564,90 euros mensuales, la ayuda son 451,92 euros. Por eso, se la conoce popularmente como el subsidio de 452 euros.

La percepción de este tipo de subsidios está condicionada a una serie de condiciones, que se deben cumplir mientras se percibe la ayuda. Los requisitos para recibir esta prestación son, entre otros, estar en situación de desempleo, haber cumplido los 52 años y, aquí llega lo importante, no tener ingresos superiores al 75% del salario mínimo. "Carecer de rentas propias de cualquier naturaleza que en cómputo mensual sean superiores al 75% del salario mínimo interprofesional, excluida la parte proporcional de dos pagas extraordinarias", explica el SEPE en su página. Tras la subida del SMI en septiembre, el límite se sitúa en 723,75 euros.

Incompatibilidades con los subsidios

El cumplimiento de este requisito de rentas es muy importante, ya que si se supera esa cantidad sería incompatible con la percepción del subsidio. Si se recibe una herencia hay que comunicarlo al SEPE, que se encarga de calcular y analizar si el beneficiario todavía tiene derecho a recibir la ayuda. El SEPE divide la cuantía total de la herencia recibida entre 12 meses. Si el resultado es inferior a los 723,75 euros al mes, el cobro del subsidio continúa con normalidad. En caso de que sea superior, puede suspender temporalmente la ayuda.

Asimismo, la comunicación del ingreso extraordinario al SEPE debe hacerse en un plazo de 30 días desde la aceptación de la herencia. Si no se cumple ese plazo establecido, el ciudadano no solo perderá el subsidio, sino que tendrá que devolver todo el dinero recibido desde el momento en el que aceptó la herencia. Por eso, conviene informar lo más pronto posible.

Así lo estableció el Tribunal Supremo, en la sentencia 305/209, que confirmó la pérdida del subsidio y la obligación de devolver los cobros indebidos a una trabajadora que cobraba el subsidio de mayores de 52 años, aceptó una herencia de 8.275 euros, pero se lo comunicó al SEPE esta situación fuera de plazo, al hacerlo un año después de haber cobrado la herencia.

Si esta trabajadora hubiera comunicado al SEPE la aceptación de esta herencia, el SEPE hubiera podido suspender el subsidio de forma temporal. La herencia recibida no era muy elevada para perder la ayuda. Sin embargo, el Alto Tribunal entendió que no había cumplido con las obligaciones establecidas en la legislación. Por tanto, fue sancionada con la devolución de la ayuda, independientemente de que el importe de la herencia no superaba los límites.

Si has recibido una herencia recientemente puede ser una buena oportunidad para no guardar ese dinero debajo del colchón o en una cuenta bancaria. Finect cuenta con un escaparate de productos financieros para invertir con riesgo bajo donde los interesados pueden encontrar multitud de opciones para sacar provecho a esos ahorros.

Mostrar comentarios