Sábado, 19.10.2019 - 15:19 h
El poder económico catalán se tambalea

Cataluña cae en el 'top 100' corporativo por la fuga de su aristocracia empresarial

Cinco de los diez mayores grupos empresariales catalanes por número de empleados han mudado su sede social fuera de Cataluña en las últimas semanas

Las fugas en el núcleo empresarial catalán
Salidas de empresas

Desde el pasado 1 de octubre 2.724 empresas tradicionalmente radicadas en Cataluña han decidido trasladar su sede social a otra comunidad autónoma, según la contabilidad que con regularidad diaria lleva el Colegio de Registradores. Para la principal organización empresarial de Cataluña por representatividad del colectivo, Fomento del Trabajo, la cifra es de por sí suficientemente inquietante, si bien admite que su principal preocupación es que se trata de empresas grandes y medianas, con amplia incidencia en la economía catalana y española, que durante muchos años han tenido su sede social en Cataluña y "que representan en buena parte la capacidad de la potencia económica que ha tenido Barcelona y Cataluña, su poderío económico".

Un poderío económico que ahora se ve amenazado, como advierte el informe 'Incidencia del escenario política en la actividad económica y empresarial de Cataluña', recién publicado por la organización empresarial. La principal prueba de esta amenaza se encuentra en cómo la convulsa situación política y la incertidumbre sobre el futuro económico de la comunidad autónoma ha zarandeado el top 10 empresarial catalán. En los dos meses transcurridos desde el 1 de octubre han trasladado su sede social fuera de Cataluña cinco de los diez mayores grupos empresariales catalanes tanto por número de trabajadores y a cinco de los once mayores por facturación: Gas Natural Fenosa, Abertis Infraestructuras, Planeta Corporación, Suez Environment España y la consultora Applus Services.

El movimiento ha diluido de forma significativa el peso de Cataluña en la aristocracia empresarial española, según demuestra el informe de Fomento del Trabajo. Si antes de la crisis secesionista, 19 de los 100 mayores grupos empresariales del país tenían su domicilio y sus centros de decisión en Cataluña, la fuga de empresas de las últimas semanas ha reducido esta nómina a 14, con la circunstancia añadida de que el repóker de empresas que han abandonado la región se alineaban en el top 10 empresarial catalán. 

Y conviene recordar que este análisis no tiene en cuenta los movimientos en el sector financiero. Cataluña ha perdido por el camino sus dos principales entidades financieras (Caixabank y Sabadell) con toda su cohorte de divisiones y áreas que antes operaban desde Cataluña y que ahora lo hacen desde Alicante, Valencia o Madrid.

Daño reputacional

Fomento del Trabajo confía en que el movimiento no sea irreversible y que si no todas, una parte de las empresas que ahora se han trasladado fuera de Cataluña vuelvan en el momento en que el contexto político y social garantice una mayor seguridad jurídica. Entretanto, la organización empresarial advierte de que no conviene menospreciar los daños de lo ocurrido en estas últimas semanas en el tejido empresarial catalán.

"No cabe menospreciar la importancia relativa que dichos cambios de domicilio tienen, en especial en la imagen reputacional de Cataluña, que se hasta ahora se venía caracterizando por su firme economía aún cuando no era la capital del Estado", asegura el informe. Fomento admite que lo sucedido en Cataluña puede dificultar la entrada de capital exterior y que el traslado de los órganos de decisión de las empresa fuera de Cataluña puede ser el primer paso de un movimiento que también conlleve el traslado de una parte de la actividad productiva e inversora lejos de Cataluña.

"Será necesario disponer de un entorno de estabilidad institucional para revertir la crisis de confianza creada"

Fomento del TrabajoInforme 'Incidencia del escenario político en la actividad económica y empresarial'

Madrid, principal beneficiada de la inestabilidad en Cataluña

El Departamento de Economía de Fomento del Trabajo ha echado la vista atrás y ha encontrado que la salida de empresas de Cataluña es un fenómeno que en menor o mayor medida se ha venido produciendo durante los últimos años. Entre 2013 y 2015, más de 2.000 empresas abandonaron Cataluña en dirección a otras comunidades autónomas, especialmente en dirección a Madrid que captó 884 de ellas. En ese periodo, Cataluña también captó empresas, pero no en suficiente medida como para compensar las salidas. El saldo resultó negativo en 217 empresas en 2013, en 322 en 2014 y fue positivo en 4 en 2015. Ninguna otra autonomía acreditó peores cifras en ese periodo.

El año pasado fueron 783 las empresas que se fueron de Cataluña hacia otras comunidades autónomas. Madrid atrajo a 308, muy por delante de la segunda comunidad autónoma de destino: la Comunidad Valenciana, con 101. El movimiento generó la pérdida de control de un volumen de negocio de 1.584 millones de euros, de los cuales 611 millones empezaron a controlarse desde la Comunidad de Madrid. A  la inversa, fueron 219 las empresas que cogieron el puente aéreo en dirección a Madrid, con 288 millones de facturación.

Incluso durante la primera mitad de 2017 el goteo de salidas continuó. Fueron 429 las empresas que se trasladaron fuera de Cataluña, 134 acabaron en Madrid.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios