Jueves, 05.12.2019 - 16:58 h
El futuro de las pensiones

El simulador de Empleo infla hasta un 17% la pensión de los futuros jubilados

La herramienta no incorporará hasta 2018 el 'efecto ajuste' del factor de sostenibilidad. Millones de personas han recibido un cálculo sobreestimado

Imagen simulador pensiones
El simulador de pensiones de la Seguridad Social.

La Seguridad Social decidió hace un par de años hacer más fácil a los ciudadanos el conocer la cuantía de su futura pensión y puso en marcha dentro del portal 'Tu Seguridad Social' un simulador que permitía realizar ese cálculo en función del año esperado de jubilación indicado por el usuario y del tipo de pensión que esperaba recibir. Desde entonces, más de seis millones de personas han consultado esa información a través de la herramienta disponible en la web de la Seguridad Social, según reveló este martes el secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, en una jornada sobre previsión social complementaria organizada por Cinco Días e Ibercaja. El problema es que la mayoría de esos cálculos está sensiblemente sobreponderados.

Y la razón es que la calculadora de pensiones de la Seguridad Social no estima el efecto sobre la futura prestación del factor de sostenibilidad de las pensiones, que entrará en vigor el próximo 1 de enero de 2019 y que según la mayoría de los informes y estudios realizados sobre la reforma del sistema de las pensiones es la variable que más tirará hacia abajo de la pensión inicial de los futuros jubilados. El impacto no es menor. Según las estimaciones académicas realizadas sobre el efecto del factor de sostenibilidad sobre las futuras pensiones la brecha entre el cálculo del simulador y la realidad puede llegar hasta el 17% para los trabajadores más jóvenes.

La distorsión está en vías de resolverse. La Seguridad Social trabaja desde hace meses en la incorporación a su herramienta de simulación del factor de sostenibilidad y de hecho ya se han realizado las primeras pruebas para testar la fiabilidad del nuevo sistema con la mirada puesta en que el mecanismo esté actualizado y disponible en algún momento del próximo años, según avanzó el secretario de Estado. 

Ello no evita, no obstante, que millones de futuros pensionistas hayan recibido una información inexacta, por inflada, sobre la prestación que les espera en el futuro cuando se jubilen. En concreto, solo las consultas referidas a jubilaciones previas al 1 de enero de 2019 - cuando entrará en vigor el factor de sostenibilidad- están libres de esa potencial sobreestimación. Para hacerse una idea de cuantas estimaciones podrían estar infladas se puede decir que desde que se activó la herramienta la Seguridad Social ha registrado 170.000 nuevos pensionistas, mientras que las consultas recibidas han sido seis millones...

Una sobreestimación de hasta el 17%

El factor de sostenibilidad o factor de equidad intergeneracional concreta el segundo gran elemento de ajuste de la reforma del sistema público de pensiones decretada en 2013. Si la primera fase de la reforma implantó un modelo de revalorización que impedía que las pensiones crecieran por encima de los ingresos disponibles, amplió el periodo para calcular la prestación y sancionó la ampliación progresiva de la edad de jubilación hasta los 67 años, la activación del factor de sostenibilidad persigue ajustar las prestaciones del sistema a la evolución de la esperanza de vida.

La filosofía de este elemento de ajuste es que si los ciudadanos del futuro van a vivir más años para ser justos con los que se están jubilando ahora la cuantía generada deberá repartirse durante más años y a consecuencia de ello deberá ser menor. Es decir, se cobrará lo mismo, pero durante más años, lo que hará que inevitablemente la pensión sea menor.

El impacto real de este elemento de ajuste es difícil de estimar con precisión ya que dependerá de las tablas de mortalidad que maneje la Seguridad Social a su entrada en vigor, a principios de 2019. Sin embargo, las estimaciones académicas realizadas al efecto estiman que se traducirá en un ajuste anual de alrededor del 0,5%.

Aceptando este premisa, las personas nacidas en el entorno de 1960 que hubieran consultado su pensión futura a través del simulador de la Seguridad Social habrían recibido una estimación de prestación que estaría un 3% por encima de la que realmente les correspondería, siguiendo un cálculo realizado por el Banco de España. Una brecha que es creciente según se trate de trabajadores más jóvenes y, por tanto, con una previsible mayor esperanza de vida hasta situarse en el entorno del 17% - según esta estimación académica- para los milenial a los que les tocaría jubilarse allá por 2052.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING