Lucha contra el fraude

Hacienda pone la lupa en el bitcoin, los freelance y el patrimonio en el extranjero

Hacienda pone la lupa en la investigación en Internet y el control de los nuevos modelos de actividad económica

Agencia Tributaria.
Sede de la Agencia Tributaria.

La Agencia Tributaria (AEAT) redobla este año sus esfuerzos para controlar las criptomonedas, a los freelance y el patrimonio en el exterior. Serán algunas de las claves de la lucha contra el fraude este año. Para ello, Hacienda empleará dos nuevas fuentes de información: el Suministro Inmediato de Información del IVA y los datos de cuentas financieras procedentes de decenas de jurisdicciones a través del proyecto CRS de la OCDE. Los dos facilitarán el control de actividades empresariales y profesionales ocultas.

En el Plan de Control Tributario 2018, que hoy se publica en el Boletín Oficial del Estado (BOE), la Agencia Tributaria fija también como objetivo de su lupa a los grandes deudores, la investigación en Internet y el control de los nuevos modelos de actividad económica.

Según el nuevo Plan de Control Tributario, la utilización de la información procedente del SII y el CRS, así como la consolidación de otras fuentes incorporadas en los últimos años, permiten dar un "importante impulso" en la explotación de la información mediante un uso intensivo de tecnologías de análisis de datos.

Así, la suma de esta tecnología y de las nuevas fuentes de información abre un escenario de "mayor dificultad" para la ocultación y de más facilidad para la detección de conductas defraudatorias, de forma que la estrategia del control tributario de la AEAT se dirige hacia una mejora del cumplimiento voluntario de los contribuyentes y un ensanchamiento y consolidación de sus bases imponibles declaradas.

Rentas y bienes ocultos en el extranjero y multinacionales 

En concreto, la información del CRS resultará de especial utilidad para la detección de rentas y bienes ocultos en el extranjero por parte de grandes patrimonios. En este ámbito ya se han iniciado inspecciones vinculadas con la nueva herramienta informática de selección de contribuyentes creada en 2017 para analizar el valor del patrimonio real de personas físicas titulares de patrimonios significativos y para mejorar la definición de sus riesgos fiscales asociados.

Con el Suministro Inmediato de Información del IVA, la Agencia podrá controlar actividades empresariales y profesionales total o parcialmente ocultas, y fiscalizar también las operaciones coordinadas de entrada y registro con unidades de auditoría informática, o la detección de signos externos de riqueza.

En paralelo, la AEAT seguirá corrigiendo las prácticas elusivas de las multinacionales en materias como la utilización abusiva de las políticas de precios de transferencia o las estructuras de planificación fiscal agresiva, y se potenciará la detección y regularización de establecimientos permanentes pertenecientes a entidades no residentes que cuentan con estructuras operativas instrumentales en España.

El nuevo Plan de Control Tributario también recoge que la investigación en Internet y la obtención de información relacionada con los nuevos modelos de actividad económica seguirán siendo una prioridad para la Agencia Tributaria, con el fin de asegurar una tributación equitativa y para evitar prácticas discriminatorias en relación con las formas de trabajo tradicionales.

A todo esto se suman otros controles que la AEAT tradicionalmente viene considerando prioritarios, en ámbitos como las tramas de IVA e hidrocarburos, la división artificial de la actividad, o la utilización de testaferros y empresas fantasma.

Además, en 2018 será una actuación prioritaria de la AEAT el control sistemático de los grandes deudores, así como una exhaustiva y permanente investigación de sus patrimonios. También se pretende impulsar la utilización de la información que proporciona el SII, dado que su inmediatez permite mejorar tanto la eficacia de los embargos como su control a posteriori.

Igualmente, el Área de Recaudación impulsará como años anteriores la adopción de medidas cautelares, derivaciones de responsabilidad e investigaciones patrimoniales para afianzar el cobro de las deudas tributarias, y se mantendrá un control permanente para seguir reduciendo la deuda pendiente, especialmente la deuda en fase de embargo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios