Informe del Banco de España

La crisis no frenó el empleo público en las CCAA: aumenta un 9% desde 2007

El sector que más ajustes necesitó por el déficit cuenta con 137.000 funcionarios más, según el BdE

Evolución del empleo público desde 2007

Las comunidades autónomas han sido la única administración pública que ha elevado el número de trabajadores desde 2007. Los empleados públicos autonómicos se incrementaron en ese periodo en 137.000, un 9%, pese a que hablamos del sector que más desvió su déficit durante la crisis y que más ajustes ha tenido que hacer para tratar de ceñirse a los objetivos fijados. Esto último aún no lo ha conseguido, pese a que en 2016 se quedó a las puertas de lograrlo: en conjunto los gobiernos territoriales cerraron con un agujero equivalente al 0,82% del PIB, frente al 0, 7% exigido. 

De acuerdo con el informe La evolución del empleo de las Administraciones Públicas en la última década, que hoy publica el Banco de España (BdE), las autonomías concentran actualmente el 60% del empleo público. Cuentan con un total de 1,7 millones de funcionarios, frente a los 600.000 de las entidades locales (el 21% del empleo público), o los 540.000 de la Administración Central (19%).  

Este reparto en el porcentaje de empleados públicos entre administraciones se corresponde con el hecho de que las autonomías tienen cedidas las competencias de los principales servicios públicos, como son la sanidad, la educación y la dependencia.

Los funcionarios autonómicos se disparan sobre todo hasta 2011

El BdE constata que entre 2007 y 2011 el empleo público se disparó un 17% en las autonomías. Los ajustes necesarios a partir del año 2012 y hasta 2014 revirtieron parte de esta subida, puesto que el número de funcionarios regionales cayó un 13%. De nuevo en 2015 y 2016 el empleo público repunta con cierta intensidad en los territorios, puesto que lo hace en un 7%.

Esta evolución contrasta con la que han mantenido el Estado y los ayuntamientos, que ven descender los trabajadores a su cargo desde el inicio de la crisis un 7,8 y un 7,3%, respectivamente. La Administración Central ha perdido 45.000 empleados y las entidades locales, 47.000.

Más empleo en sanidad y servicios sociales, pero más precario

El organismo analiza los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) a lo largo de la última década y constata que la educación registra un alza del 2,7% en el número de empleados, con 20.000 más, y que los trabajadores de la sanidad aumentan un 7,4%, en 47.000. En el caso concreto de la sanidad llama la atención que el aumento se ha llevado a cabo a costa de un empeoramiento de las condiciones laborales para el colectivo.  

Si en estos diez años los contratos indefinidos en la Administración repuntaron un 6,3% en el conjunto de los sectores (con 130.000 trabajadores más a su cargo) y los temporales se redujeron un 13,2%, en 99.000 personas; en el caso de la sanidad y los servicios sociales se ha tendido hacia una precarización del empleo. De hecho, la sanidad pública ostenta una tasa de temporalidad del 33%, frente al 25% de la sanidad privada.

En lo que respecta a las empresas públicas, el Banco de España señala que desde 2007 registran una leve pérdida de peso de este sector en relación al empleo público total. Así, pasan de contar con el 5,37% de los trabajadores públicos justo antes de la crisis a tener el 5,32% el año pasado.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios