Un tipo de seguros de vida ahorro

Vivir con una pensión adicional y tener más dinero: así son las rentas vitalicias

Fotografía de dos jubilados.
Fotografía de dos jubilados.
Canva.

Las fórmulas para afrontar el momento de la jubilación son cada vez más variadas y se hacen cada día más populares. De la necesidad de complementar una pensión pública que se prevé incierta, al menos, en lo que se refiere a la cantidad, tendemos cada día a anticiparnos a nuestro retiro para mantener el mismo nivel de vida que habíamos disfrutado hasta la fecha. 

Para este momento, son muchas las alternativas con las que contamos, si bien es cierto que los planes de pensiones son la opción preferida por muchos cuando se trata de planificar la jubilación. Pero a este producto se están uniendo otras fórmulas que ni siquiera son proporcionadas por entidades del mundo de la inversión, sino por las compañías aseguradoras. Y es que los productos del mercado asegurador están de moda. De hecho, a cierre del año pasado, las aseguradoras gestionaban casi 241.000 millones de euros de sus clientes, un 5% más respecto al año anterior. Buena parte de este crecimiento ha venido motivado por la contratación de rentas vitalicias, que acumulaban a final del año pasado unas provisiones técnicas de casi 90.000 millones de euros, casi un 2,5% más que un año antes, según Unespa.

Este crecimiento se debe a que, además de complementar la pensión, las rentas vitalicias también cuentan con diferentes ventajas fiscales. Pero, ¿cómo funcionan estos productos? 

Las rentas vitalicias son seguros de vida ahorro que garantizan el cobro de una renta periódica de por vida que podrá obtenerse de manera mensual, trimestral o semestral. Para beneficiarse de esta renta, será necesario contratar el producto y abonar una prima inicial, que suele ser única, a la aseguradora. Esta cantidad será la que luego se recibirá en forma de renta hasta el momento del fallecimiento.

Pero el hecho de contratar este producto no solo implica que la aseguradora gestione el patrimonio aportado y lo garantice a través de aportaciones periódicas a lo largo de nuestra vida, sino que, además, ofrece cierta rentabilidad en el capital pendiente de entrega, aunque, eso sí, no muy elevada, entre el 1% y el 1,5% aproximadamente.

Con todo esto, la aseguradora convierte todo el capital en rentas teniendo en cuenta, además de lo aportado, otros aspectos con la edad del cliente, el sexo o la esperanza de vida. De este modo, puede determinar la cantidad de cada uno de los pagos.

Por este motivo, se trata de una opción interesante para quienes buscan planificarse a largo plazo y disponen de un pequeño capital para poder contratar la renta vitalicia. No obstante, esto no implica que no pueda ser contratada por otras personas. En este sentido, la contratación de la renta vitalicia también resulta interesante para aquellos mayores de 65 años que ponen en venta su vivienda habitual. Si invierten el dinero resultante de la venta en una renta vitalicia no deberán pagar impuestos en los primeros 240.000 euros. Aunque esta opción también es válida para muchos, no todos los que contratan una renta vitalicia disponen de dos viviendas o quieren desprenderse de su vivienda habitual, por lo que para poder llegar a ellas deben hacerlo a través del ahorro.

Teniendo en cuenta que la esperanza de vida es cada día mayor, si queremos, por ejemplo, asegurarnos una renta vitalicia mensual de 500 euros de por vida tendremos que llegar a los 67 años (el momento de la jubilación en los próximos años) con al menos cerca de 83.000 euros si se aplica también una rentabilidad media anual de en torno al 1,5%. Todo ello, utilizando como referencia la esperanza de vida media en España, que se sitúa actualmente en el 83,19%.

Por este motivo, juega un papel fundamental el ahorro de forma temprana y la búsqueda de rentabilidad a través de la inversión, ya que si no se cuentan con otras vías de ingreso resulta complicado llegar a dicho nivel para poder a contratar y disfrutar de una renta vitalicia.

Con esta herramienta que te proporcionamos desde Finect y La Información es posible comprobar cuánto se puede llegar a obtener si se empieza a invertir a una edad temprana y pensando en el largo plazo.

¿Cuánto puedo ganar invirtiendo a largo plazo?:

Mostrar comentarios