Jueves, 18.04.2019 - 17:00 h
La condición es ser teletrabajador

Un estado americano paga 10.000 dólares a los trabajadores que decidan vivir en él

El envejecimiento de la población y el éxodo de los jóvenes ha golpeado con fuerza a esta zona de los Estados Unidos. 

Fotografía de la ciudad de Montpelier, en Vermont.
La ciudad de Montpelier, en Vermont. / Wikimedia Commons.

En un mundo en el que las grandes ciudades no hacen más que atraer a la población de pequeños núcleos, los gobernantes de las ciudades menores o comunidades rurales tienen que tirar de imaginación para mantener a flote la población. En la ciudad suiza de Albinen se ofrecían 54.000 euros a las familias que se mudasen, en Alaska se pagan 2.000 dólares a cada nuevo habitante, y en el pueblo italiano de Ollolai se vendían casas por un euro.

Todas estas medidas triunfaron por el dinero o la propiedad fácil que otorga a los beneficiarios, por ello es normal que iniciativas del mismo estilo se extiendan.

El último caso es el del estado de Vermont, en Estados Unidos. Cuenta con 626.000 habitantes, una cifra que no para de caer debido al envejecimiento de la población y al éxodo de los jóvenes hacia otros estados como el de Nueva York.

La situación comienza a ser dramática por lo que el gobernador Phil Scott aprobó una nueva ley el pasado miércoles: pagarán hasta 10.000 dólares a los teletrabajadores que decidan vivir allí. 

Lo que se necesita para ser elegido es ser en la actualidad un teletrabajador a tiempo completo para un estado que no sea Vermont, seguir trabajando desde casa cuando se mude o en un espacio de coworking en Vermont, y convertirse en un residente a tiempo completo el 1 de enero de 2019 o poco tiempo después. 

Los elegidos ingresarán 5.000 dólares al año, alcanzando un máximo de 10.000 en dos años, gracias a este nuevo programa que tendrá una partida de 125.000 dólares en 2019, 250.000 en 2020 y 125.000 en 2021.  

El dinero puede ser utilizado en gastos elegibles entre los que se encuentran el coste que supone el cambio de ciudad, software y equipamiento de ordenadores, acceso a internet y credenciales para lugares de coworking.

"Reconocemos la necesidad de reclutar a gente y esta iniciativa forma parte de ese objetivo”, explica la responsables de economía de Vermont, Joan Goldstein. En el Ayuntamiento ya han recibido "muchas" solicitudes.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios