Miércoles, 21.11.2018 - 02:59 h
Peor en las grandes ciudades

El alquiler se hincha: los caseros piden un 20% más de lo que pagan los inquilinos

Algunos barrios de Madrid y Valencia superan el 50% de diferencia entre el precio de la oferta y la demanda.

El mercado de alquiler se complica en el inicio del curso escolar
El boom del alquiler: los caseros piden un 20% más de lo que paga el inquilino. / Archivo

El alquiler sigue siendo un quebradero de cabeza para la mayoría de los jóvenes, y no tanto, que tienen que encontrar casa y no pueden acceder a la compra. La diferencia de precio entre la oferta del propietario y lo que está dispuesto a pagar el demandante supera ya el 21% de media a nivel nacional, según un informe de Mitula Group. Las diferencias más notables se dan en las ciudades de Madrid y Barcelona, en las que este margen supera el 25% y el 23%, respectivamente. 

Pero la media esconde los datos reales que disparan esta diferencia por encima de los mil euros y el 50% en varios barrios de la capital. Y es que las grandes ciudades han sido las más afectadas con las últimas subidas del precio de los arrendamientos debido a la escasez de anuncios. Tanto es así, que el Ejecutivo de Pedro Sánchez lanzó un plan para aumentar el número de viviendas en estas zonas y tratar de rebajar la presión sobre un mercado en ebullición.

En el caso de Madrid, los barrios que salen peor parados con los datos sobre la mesa son Barajas, Ciudad Lineal, Hortaleza y Moncloa-Aravaca. Estos barrios han sido también algunos de los más afectados por las subidas de precio en los últimos meses, en los que propietarios piden, de media, alquileres por encima de los 2.000 euros.

El distrito que registra mayor diferencia de precios en la capital es Hortaleza que más allá de las zonas más humildes que se agrupan en la parte del antiguo pueblo, también incluye los nuevos desarrollos de Sanchinarro, Valdebebas y el elitista barrio de Conde de Orgaz. En definitiva, viviendas muy diferentes que al estar agrupadas en un mismo distrito hacen que el precio medio que los propietarios piden por sus viviendas en régimen de arrendamientos se eleve hasta los 2.173 euros mensuales. En cambio, lo que están dispuestos a pagar se queda en los 1.610 euros, lo que supone una diferencia del 55,96%, la segunda mayor de todo el país. 

Lo mismo ocurre con Moncloa-Aravaca, que incluye la zona de Valdemarín donde las viviendas superan fácilmente los 3.000 euros mensuales de alquiler lo que eleva el precio hasta una media de 2.675 euros. Mientras tanto, las personas que buscan viviendas están dispuestos a pagar unos 1.328 euros de media, lo que supone una diferencia superior al 50%. 

Por el contrario, el barrio de la capital en el que menos diferencia existe es Villa de Vallecas, en el que ésta apenas alcanza los 40 euros. ¿La razón? Este distrito madrileño acoge dos tipos de población y urbanismo muy diferentes: por un lado, el casco histórico, en el que los residentes son eminentemente mayores, con un poblamiento más concentrado y antiguo, pero con un gran número de viviendas por lo que la oferta es amplia. Por otro, el Ensanche, poblado por jóvenes y personas de mediana edad en urbanizaciones con todos los servicios y una con un importante crecimiento, lo que hace que el número de carteles de 'se alquila' aumente sin parar

Barcelona tampoco se queda atrás

El caso de Barcelona es muy similar al de Madrid pero con datos menos llamativos. El distrito que sale peor parado es el de Gràcia, en el que el precio de la oferta se sitúa en los 1.722 euros, mientras que los demandantes no aspiran a pagar más de 922. Por tanto la diferencia es superior al 46%.

El resto de zonas de la Ciudad Condal se quedan por debajo del 40% e incluso se hunde hasta el 12% en el caso de Sant Andreu. Este distrito, al igual que ocurrió en Madrid con Hortaleza y Vallecas, era un pueblo independiente, por lo que en sus calles aún quedan restos de las antiguas masias de zona rural. En cambio, también incluye Navas y La Sagrera, barrios con viviendas en altura. La falta de oferta motivada por el tipo de poblamiento de la zona ha provocado una subida de los precios de los alquileres difícil de asumir para muchos. 

El caso particular de Poblats del Nord, en Valencia

Si  hay un caso que llama especialmente la atención es el del distrito de Poblats del Nord, en Valencia. Esta zona residencial situada a las afueras de la ciudad registra un precio de oferta de 1.645 euros, mientras que la demanda se queda en los 700. En total, una diferencia del 57,45% y casi 950 euros que supera a las registradas en las grandes capitales.

Esta parte de la ciudad, compuesta por siete poblaciones anexionadas a la capital, se ha puesto muy de moda en los últimos años y está formada por chalés y casas unifamiliares con piscina, lo que reduce el número de viviendas y aúpa a los propietarios a pedir más por sus inmuebles. 

A nivel provincial, Málaga es aquella en la que existe mayor diferencia entre lo que quiere o puede pagar un arrendatario, con un 49,6%, y lo que le pide el propietario. Por el contrario, Toledo es el territorio en el que la brecha es menor, con solo un 3,73%. Lo que está claro es que el boom de este tipo de operaciones sigue, a pesar de su moderación, aumentando precios a velocidades muy diferentes en función de cada territorio. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios