Martes, 23.07.2019 - 16:08 h
Para productos voluminosos

Amazon tira de ETT para llenar su centro de Illescas: 500 de los 650 empleados

Ha tenido dificultades para reclutar a personal por las condiciones ofrecidas, según denuncian sindicatos: desde 14.000 euros para mozos de almacén.

Amazon Illescas
Amazon abrió a principios de este año el centro en Illescas.

Amazon es uno de los gigantes del comercio electrónico... y de la logística. Cuenta con una treintena de centros propios en toda España. Y el ubicado en Illescas (Toledo) está llamado a ser uno de los importantes. Pero las condiciones de trabajo que ha exigido a los empleados, con salarios base que arrancan en 14.000 euros, no ha puesto fácil su apertura en los primeros meses de este año. La compañía ha tirado de medio millar de empleados de Empresas de Trabajo Temporal (ETT) para formar la plantilla, una proporción mucho mayor que la que hay en otros grandes centros como el de San Fernando de Henares (Madrid).

El pasado mes de abril se abrieron las puertas de este centro, el más grande que la compañía tiene hoy en España, con más de 100.000 metros cuadrados. A pleno rendimiento, debería contar con una plantilla de unos 900 empleados, muy por debajo de los 2.000 que hay en San Fernando. La razón: este almacén está centrado principalmente en productos voluminosos pedidos por los clientes, que requieren otros procesos y más espacio.

En esta primera fase, la empresa cuenta con unos 650 empleados, según las cifras aportadas por las organizaciones sindicales. Pero lo llamativo es el reparto: unos 500 son temporales. Son los conocidos en el argot de Amazon como 'green', pues portan una tarjeta verde durante toda su jornada (frente a los que la llevan azul, que sí tienen un contrato indefinido con el gigante). Los otros 150 son de plantilla. "Es una barbaridad", apunta una fuente sindical.

Es decir, los contratados por Randstad y Adecco representan el 77% del total de empleados que preparan y envían los pedidos más voluminosos en este centro. Se trata de una cifra muy superior, por ejemplo, a lo que sucede en San Fernando. En este caso, según las cifras que se hicieron públicas en la huelga de hace más de un año, la proporción era del 42% (800 de los casi 2.000 en total).

La empresa asegura que esta cifra viene muy relacionada con la demanda. "Dependiendo de la variedad de nuestros consumidores y como ocurre en cualquier otra compañía de nuestro sector, sí es cierto que también contratamos asociados en épocas concretas de alta demanda", apuntan fuentes oficiales. Y añaden que reciben el mismo salario que los empleados fijos.

Las condiciones de trabajo, calve

Las condiciones de trabajo han sido claves en la apertura de este centro. Pese a su importancia, pues centraliza una parte importante de los pedidos voluminosos de toda España, lo ofrecido por la empresa no ha incentivado la llegada de muchos empleados. Según confirman desde los sindicatos, un mozo de almacén cobra el primer año 14.400 euros brutos al año y el siguiente 16.000 euros, muy por debajo de lo que cobran en Madrid capital (donde se desató un conflicto laboral, entre otras razones, por estas condiciones). Un jefe de equipo ingresa 20.400 euros, que es el salario de un mozo con dos años de experiencia en San Fernando de Henares. Todo ello en un centro que se sitúa a apenas 80 kilómetros de Madrid capital.

Desde CCOO reconocen que ha habido traslados desde Madrid capital, en San Fernando, a Illescas. Pero se han completado con una negociación (y mejora) de esas condiciones económicas, aunque con la advertencia de que se mantendrán congeladas. Se ha dado sobre todo en empleados que vivían relativamente cerca del ecopolígono Plataforma Central Iberum de la localidad toledana.

¿Qué explica estos salarios tan bajos? Algo muy claro: el convenio colectivo vinculado a la logística de Toledo. El acuerdo tiene unas condiciones salariales muy inferiores al de Madrid, pese a la mejora que se pacto el pasado mes de abril después de una amenaza de huelga de los trabajadores.

Subcontratación de centros

En Illescas se produce algo que es similar en el resto de España: toda la demanda de productos voluminosos no se centra sólo en Illescas, en manos del gigante del comercio electrónico. Amazon mantiene, según explican desde los sindicatos, una estrategia de diversificación con la subcontratación de algunos centros a compañías como la propia XPO. El objetivo es diversificar el riesgo ante un problema en alguno de sus centros propios.

Con todo, Amazon ya tiene abierto su centro en la localidad toledana. El reclutamiento se le ha atragantado, tras años de dominio. Las condiciones laborales empiezan a pesar. Mientras tanto, en San Fernando de Henares siguen las espadas en alto y el conflicto laboral permanece hasta que no haya un pronunciamiento de un juez sobre la demanda presentada por los sindicatos. Será el próximo mes de septiembre.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios