Martes, 17.07.2018 - 04:16 h
Tensión entre el marianismo y el aznarismo

Moncloa ordena silencio sepulcral ante las acusaciones de Rato a sus ministros

Gobierno y PP no responderán directamente a las palabras del exvicepresidente en las que acusa a Santamaría, Guindos, Montoro, Báñez y Catalá. 

Rodrigo Rato
Rodrigo Rato comparece en el Congreso. / EFE

Rodrigo Rato no se mordió la lengua y en su reaparición en la Comisión que investiga la crisis financiera arremetió sin piedad contra cinco de los actuales miembros del Consejo de Ministros: Soraya Sáenz de Santamaría, Luis de Guindos, Cristóbal Montoro, Fátima Báñez y Rafael Catalá. La reacción del Gobierno de Rajoy ante las acusaciones del exvicepresidente económico del Ejecutivo de José María Aznar y candidato a sucederle ha sido más bien escasa: apenas unas palabras genéricas y sin entrar a fondo en la réplica. Moncloa ha ordenado silencio y en el PP también han decidido que no va a haber más palabras en público sobre este asunto.

"Caso omiso" a las acusaciones de Rato. Es la consigna que se ha dado a dirigentes del Gobierno y del PP para no alimentar una polémica por la que quieren pasar de puntillas. Fuentes de Moncloa y de Génova consultadas confirman que no tienen más que decir. Es más, consideran que el expresidente de Bankia arremetió de esa forma contra la vicepresidenta y los cuatro ministros para apuntalar su defensa en los tribunales. Creen que tiene que mantener un discurso en sede judicial y que por eso abrió la veda contra los actuales miembros del Gobierno.

Otras fuentes apuntan que en el argumentario que han recibido los ministerios en las últimas horas se pide no hacer alusiones en público a las acusaciones de Rato. Aseguran que no tienen por costumbre comentar las comparecencias en comisiones parlamentarias y que no lo van a hacer en este caso tratándose, además, de un antiguo dirigente del PP. Demasiadas minas en el camino, en definitiva, para el Gobierno y para los populares.

Lo cierto es que las palabras de Rato son otra muestra más de que el aznarismo y el marianismo son como el agua y el aceite y que la tensión es máxima, más si cabe en un momento como el actual en el que el PP ha decidido pisar el acelerador ante la pujanza de Ciudadanos. El exvicepresidente de Aznar fue especialmente duro con Soraya Sáenz de Santamaría, entonces responsable de la relación con los medios de comunicación. Sobre el día de su detención Rato aseguró que los periodistas le contaron que recibieron un aviso "de Moncloa, del entorno de la vicepresidenta" y añade que "buscaban la foto, esa foto que da la vuelta al mundo por desgracia para mí".

Rato fue aún más contundente si cabe al hablar de Guindos, Montoro, Báñez y Catalá: "A mí me detienen el 16 de abril del 2015. El día 15 de abril a las 09:00 horas de la mañana el ministro de Justicia cuenta mis datos fiscales a los Desayunos de TVE. ¿Cómo puede saberlos? Una pregunta que todavía no he sido capaz de contestar. El 14 de abril, el ministro de Hacienda, con más habilidad, habla del tema en esta Cámara. Porque el 13 de abril, Voz Pópuli publica que el Sepblac, dependiente del Ministerio de Economía, me está investigando. Resulta que el autor de la información, el señor Alba, tiene una reunión la semana anterior con el ministro de Economía. Y según lo que cuentan los compañeros del señor Alba, el señor Alba achaca esa información al ministro de Economía”. Y añade: “Durante el mes de marzo y febrero de 2015, tres personas, un director de un medio, un articulista y un exalto dirigente, me avisan de que el Gobierno me quiere meter en la cárcel y a principios de febrero de 2015 la ministra de Trabajo le dice a mi secretaria que se aparte de mi porque voy a tener problemas con Hacienda. ¿A usted le da pena? A mí me da mucha pena. Porque he estado 30 años en el PP".

La respuesta del Gobierno llegó de forma tímida. La primera en reaccionar fue la ministra Báñez quien, a través de fuentes del Ministerio de Empleo, transmitió a los medios que "es totalmente falso" lo que dijo Rato en sede parlamentaria. Luis de Guindos también echó balones fuera en un 'canutazo' a escasos metros del Congreso: "No voy a entrar en ningún tipo de debate. Lo único importante es que Bankia es el banco más solvente de España con una gestión profesional que ya ha producido resultados". No hay que olvidar que Guindos fue secretario de Estado durante la etapa de Rato en el Ministerio de Economía.

El número tres del PP, por su parte, Fernando Martínez Maillo, aseguró en los pasillos del Parlamento: "No voy a entrar en las valoraciones de ningún compareciente, tampoco del señor Rato, que lo ha sido todo en el Partido Popular y mucho menos cuando lo mismo pasa en muchas comisiones cuando va un compareciente que está en curso en un procedimiento judicial muy grave. Todas sus declaraciones están teñidas de su ejercicio a su propia defensa, que cada uno lo ejerce como quiere". Ni Sáenz de Santamaría, ni Montoro, ni Catalá han hablado sobre Rato.

Moncloa ordena silencio sepulcral ante las acusaciones de Rato a sus ministros

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios