Jueves, 17.10.2019 - 11:48 h
Nuevas tarifas a partir de septiembre

El Santander 'penaliza' al cliente menos rentable para moverlo a su banca online

El banco aplicará comisiones por transferencias, giros u órdenes sobre cheques a los usuarios de su Cuenta Día a Día si las ejecutan en las sucursales

Nueva sede del Santander España en el inmueble del Popular
El Santander 'penaliza' al cliente menos rentable para moverlo a su banca online. J.G.

El Santander busca empujar hacia sus canales de atención remotos las operaciones de menor valor de los clientes menos rentables. El banco ha notificado a los titulares de la ‘Cuenta Día a Día’ -cartilla no remunerada- que a partir del 10 de septiembre empezará a cobrar comisión en las transferencias, giros, órdenes de pago o ingresos de cheques efectuados en las sucursales del grupo.

Las mismas operaciones serán gratuitas, en contrapartida, si eligen para su ejecución el servicio de banca por internet, banca móvil o en cajeros automáticos. Su interés queda patente en que eximirá de estos cargos incluso aunque el cliente no reúna todas las condiciones pactadas en su contrato y mantendrá la gratuidad en cualquier importe y para transacciones emitidas o recibidas en la citada cuenta, sean nacionales o procedentes de la Unión Europea (salvo las transferencias instruidas con carácter de urgente).

La ‘Cuenta Día a Día’ era una de los productos básicos para los clientes que no reuniesen los criterios de vinculación exigidos por la ‘Cuenta 123’. Su oferta de manera activa desapareció en una revisión del catálogo a medida que los clientes han ido migrando al producto estrella de relación, aunque aún la mantienen un censo de usuarios que minimizan en la entidad financiera. Se trata de una cuenta corriente no remunerada que eximía de cargos en operaciones, siempre que se tuviesen ingresos domiciliados desde 600 euros y abonase recibos regularmente o diese un uso mínimo a las tarjetas. Su casi gemela, pero íntegramente pensada para trabajar en el mundo digital, es la ‘Cuenta Zero’.

La implantación de comisiones en servicios antes gratuitos es una práctica que se ha ido extendiendo desde hace más de tres años de manera silenciosa en el sector financiero para mejorar las cuentas y la rentabilidad, compensando el descenso del negocio y la contracción que todavía sufre la actividad crediticia, y para desalojar de las oficinas las transacciones vacías de valor.

Para encarar precisamente esa contracción del negocio y el golpe encajado en las cuentas por los inmuebles adjudicados y la morosidad, las entidades han prescindido de casi un 40% de la red y un tercio de la plantilla. Con menor personal se acentúa la necesidad y oportunidad de dedicar los equipos a vender y asesorar, y evitarles consumir su valioso tiempo en operaciones que solo generan colas y restan a la cuenta -esas transferencias, pagos o abonos gratuitos- .

La línea de actuación desplegada por buena parte de las entidades va en la dirección del anuncio del Santander, con el inicio del cobro de cargos por transacciones u órdenes de pago. Conforme a los últimos datos del Banco de España, algunos bancos tienen en catálogo de tarifas la aplicación de recargos de hasta el 4% en sucursal física -la mayoría lo limitaba al 0,5%- y nada o casi nada en los canales remotos. El libro de tarifas es, sin embargo, exclusivamente informativo y normalmente libran de los molestos pagos a los mejores clientes de cargos.

Para el Santander penalizar al cliente menos vinculado va en la línea de digitalizar los servicios y ahorrar costes, o ponerle directamente ante la disyuntiva de contratar la ‘Cuenta 123’ que bajo la promesa de obtener remuneraciones de hasta el 3% en el ahorro -para un saldo máximo de 6.000 euros- y ahorros en las facturas por idéntico porcentaje, exige abonar 6 euros al mes o 72 año en comisiones.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios