Eleva un 10% sus volumen de ingresos

ACS recorta a la mitad su deuda tras la venta de Urbaser y a la espera de Abertis

El grupo presidido por Florentino Pérez ingresa 25.758 millones entre enero y septiembre y sitúa su beneficio neto en 603 millones.

ACS garantiza en su opa la españolidad: "La sede estará en Madrid"
El presidente de ACS, Florentino Pérez.

La construcción vuelve a impulsar los ingresos de ACS. El grupo presidido por Florentino Pérez ha cerrado los nueve primeros meses del año con un volumen de ingresos de 25.758 millones de euros, un 10,2% más que en el mismo periodo del año anterior. "La buena evolución de la producción en estos nueve meses, especialmente en la actividad de construcción que crece un 13,3%, confirma la tendencia de crecimiento mostrada en la primera parte del ejercicio", explica la compañía. 

Funciona su generación de ingresos y, también, la de reducción de deuda pero por motivos diferentes. La constructora da un tijeretazo a su pasivo gracias, sobre todo, a la venta de Urbaser, que traspasó al grupo chino Firion Investment por 1.400 millones de euros. Tras la venta de su negocio de servicios medioambientales y limpieza urbana, la deuda neta de ACS se sitúa en 1.416 millones de euros, 1.335 millones menos que hace un año.​ 

Recorta su pasivo a la espera de que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) apruebe el folleto de su oferta de compra (OPA) sobre Abertis, que ha lanzado a través de su división alemana Hochtief. La constructora ofrece 18,76 euros por cada acción de la concesionaria de carreteras, con lo que la valora en 18.580 millones de euros, 2.000 millones más que su 'competidora' italiana Atlantia.

En cuanto a su resultado, ACS elevó su beneficio neto atribuible del grupo alcanzó los 603 millones, lo que implica un incremento del 5,8% con respecto a septiembre de 2016.

La constructora también ha explicado a la CNMV que su beneficio bruto de explotación (Ebitda) se ha situado en 1.712 millones de euros al cierre de septiembre (un 13,2% más), de nuevo, por la positiva evolución de su actividad constructora, indica.

Mientras, su cartera de pedidos alcanza los 65.309 millones de euros y crece un 5,1%. En cuanto a cómo se distribuyen sus ingresos, un 43,8% procede de América del Norte; otro 28,8%, de Asia-Pacífico; y, de España, el 12,7%.

Al explicar sus resultados, ACS indica que, en construcción, "destaca el repunte mantenido de actividad en Asia-Pacífico que crece un 31%,
gracias a la buena evolución de Cimic [su filial australiana] apoyada por la integración de UGL". Además, indica que "la actividad en América del Norte, la de mayor contribución, mantiene su crecimiento sólido que se sitúa en un 6,6%". Y, de España, señala "el repunte de la actividad (...) con un crecimiento del 7,2%". Esta división le supone 19.775 millones de euros en ingresos y un beneficio de 282 millones. 

En cambio, su división de servicios retrocede. Sus ventas se han reducido en 8% (a 1.067 - millones de euros), principalmente debido a la venta de Sintax a finales de 2016. Sin este efecto, asegura, se quedarían estables. El beneficio neto de esta división desciende hasta los 30 millones (casi un 47% menos, "debido a que el periodo comparable en 2016 incluye la aportación de Urbaser como actividad interrumpida, neta de minoritarios, que asciende a 35 millones".

Ahora en portada

Comentarios