Viernes, 18.10.2019 - 04:16 h
Quantum Capital Partners y Parter Capital 

Dos fondos presentan sus ofertas para hacerse con las plantas de Alcoa en Avilés

Los trabajadores de las dos fábricas recibirán en sendas asambleas todos los detalles de los proyectos que han hecho ambas firmas. 

La delgada línea Alcoa: 43 millones en dos ministerios para apoyar a la industria
La delgada línea Alcoa: 43 millones en dos ministerios para apoyar a la industria

El fondo alemán Quantum Capital Partners y el suizo Parter Capital son los dos inversores que han presentado ofertas vinculantes para adquirir las plantas de la multinacional del aluminio Alcoa en Avilés (Asturias) y A Coruña, han confirmado este viernes a Efe fuentes cercanas al proceso. La oferta de Quantum Capital Partners es para la factoría de Avilés y pasaría por industrializar la fábrica desde la fundición hacia abajo, descartando el arranque de la electrolisis.

No obstante, no descarta hacer una propuesta para las dos fábricas y este viernes visita la planta de A Coruña. La otra oferta es la del fondo suizo Parter Capital y centra su propuesta en las dos fábricas que Alcoa quiere dejar, arrancando las series de electrolisis. 

El fondo alemán Quantum Capital Partners es propietario desde 2016 de la planta de amortiguadores Vauste en Gijón, la antigua Tenneco, para la que solicitó un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) en abril pasado. Su nombre también circuló entre los interesados para quedarse con la planta del fabricante de aerogeneradores Vestas en Villadangos del Páramo (León), que finalmente compró la empresa de acero Network Steel.

El acuerdo que se alcanzó para evitar el cierre de las plantas de producción de Alcoa en Avilés y A Coruña en enero pasado pone como condición que el comprador asuma la totalidad de los trabajadores de una o de las dos plantas. Los trabajadores de las dos fábricas recibirán en sendas asambleas todos los detalles de los proyectos que han hecho estos inversores.

Ahora se abre un periodo de un par de semanas para negociar la venta de las instalaciones a los inversores, antes de que el 30 de junio se cumpla la fecha fijada para encontrar un comprador para las factorías, que se cerrarían si no se produce su venta.

Alcoa y los sindicatos alcanzaron en enero un preacuerdo que contemplaba la búsqueda de inversores que adquirieran las plantas que la multinacional tenía intención de cerrar y continuaran desarrollando en ellas un proyecto industrial, además de asumir a la plantilla. Las instalaciones empleaban antes de que se pusiera en marcha un expediente de regulación de empleo (ERE) dentro de ese acuerdo a 686 trabajadores en total.

El preacuerdo ofrecía solución a aproximadamente 355 empleados de un total de 623 trabajadores indefinidos, más del 5 % de la plantilla, y por el mismo Alcoa se comprometía a mantener la actividad y el empleo en las fundiciones de ambas plantas y en la torre de pasta de A Coruña, lo que permitió la continuidad de un total de 205 empleados (114 empleos en A Coruña y 91 en Avilés).

Alcoa efectuó la parada programada de las cubas de electrólisis para que pudieran ser rearrancadas por el futuro comprador y asumió el coste de rearrancar las cubas por un máximo de 40 millones de euros (20 millones por planta). Asimismo, el preacuerdo incluía bajas incentivadas y un plan de recolocaciones en otros centros de trabajo de la compañía, que mantiene en España su planta de San Cibrao, en Lugo, por el que podrían recolocarse hasta 106 empleados.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios