Miércoles, 19.12.2018 - 07:15 h
Los cabos sueltos de la opa

El nexo catalán de la opa de Abertis: ACS señala el necesario 'ok' de la Generalitat

En el folleto de su opa, reconoce que la Generalitat puede oponerse por "el incumplimiento de los correspondientes contratos de concesión".

Imagen de Marcelino Fernández Verdes, consejero delegado de ACS.
Marcelino Fernández Verdes, consejero delegado de ACS.

La lucha por hacerse con el control de Abertis no abandona el terreno político. Hasta ahora, la competición entre ACS y Atlantia por comprar el gestor de autopistas (a la espera de que unan sus fuerzas y lancen una oferta conjunta) ha estado marcada por la inclinación del Gobierno de Mariano Rajoy a la propuesta del grupo constructor español, a pesar de que ha lanzado su opa a través de su filial alemana Hochtief.

Sin embargo, el Gobierno español no es el único que tiene que dar el visto bueno a la oferta. También la Generalitat de Cataluña tiene que pronunciarse a favor. Eso sí, en estos momentos, en plena aplicación del Artículo 155 de la Constitución y sin perspectiva clara de formación de un nuevo Ejecutivo catalán, la opción de un 'no' rotundo a ACS parece, a día de hoy, algo complicado. 

La constructora, en el folleto de la opa lanzada por Hochtief, explica que el pasado 14 de febrero presentó una solicitud a la Secretaría de Infraestructuras y Movilidad del Departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat. La intención: que autorice el cambio accionarial indirecto que tendría lugar en los titulares de las concesiones de autopistas catalanas que gestiona Abertis, como la AP-7 o la C-33, entre otras.

Una autorización que aún no ha llegado y que está pendiente de "otorgamiento", según el folleto que ayer aprobó el supervisor del mercado bursátil.

Hochtief considera que la autorización llegará antes de que se liquide la opa, pero deja la puerta abierta a lo contrario.

"No puede descartar que, en el caso de no obtenerse tal autorización con anterioridad a la liquidación de la oferta, un tercero (el Gobierno de la Generalitat de Cataluña, otros accionistas de las sociedades titulares de concesiones de autopistas en Cataluña u otro)", dada la transmisión de las acciones de Abertis a un nuevo dueño, "pudiera solicitar la limitación de los derechos de Abertis como accionista indirecto de las sociedades titulares de las concesiones de autopistas en Cataluña".

También ve otra opción, que se invoque "el incumplimiento de los correspondientes contratos de concesión", asume en el citado folleto aprobado este lunes por la CNMV. 

Por ello, Hochtief asume que "no resulta posible anticipar las pretensiones de ese tercero, pero estas podrían incluir, entre otras, la solicitud de anulación o resolución de las concesiones" de sus autopistas en Cataluña.

No es el único fleco administrativo que le queda porque, aunque la intención de Hochtief es vender Hispasat, en el folleto de su opa también apunta que está pendiente de recibir la autorización del Ministerio de Energía y de Defensa. Lo mismo en el caso de Hisdesat. Aunque en este caso, prevé lograr el sí antes de la liquidación de la opa.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios