Presidente de Repsol

Brufau descarta un dividendo por la venta de Gas Natural y critica el coche eléctrico

El objetivo del grupo es volver a una retribución de un euro por acción comprometida en el pasado "lo más pronto posible". 

Brufau afirma que la compensación por YPF permitirá a Repsol abordar posibles adquisiciones
Antonio Brufau, presidente de Repsol, ha descartado un dividendo extraordinario por la venta de Repsol. / EFE

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, ha descartado el pago de un dividendo extraordinario para los accionistas con los más de 3.800 millones de euros que ingresará la compañía con la venta de su participación del 20% en Gas Natural Fenosa, aunque ha asegurado que el objetivo del grupo es "volver a ese camino" de una retribución de un euro por acción comprometida en el pasado "lo más pronto posible".

En el turno de preguntas de la junta general, Brufau señaló que "no va haber un dividendo extraordinario" una vez se complete la venta de esa participación en la gasista a Rioja Bidco Shareholdings, la sociedad controlada por fondos asesorados por CVC y participada por Corporación Financiera Alba, y "espero que nos entiendan", añadió a los accionistas.

Así, el directivo aseguró que el objetivo de la petrolera con esa caja de más de 3.800 millones de euros debe ser "pensar en qué vamos a hacer" para generar valor para la empresa y el accionista. "Para tener ese euro y más en el futuro", añadió.

A este respecto, Brufau pidió a los accionistas "esperar un poco a ver el planteamiento" del nuevo plan estratégico que presentará la compañía el próximo 7 de junio y ver si se recupera ese compromiso de un euro por acción que la petrolera tuvo que revisar en 2016 para digerir la compra de la canadiense Talisman y por el entorno de precios bajos del crudo.

En esta junta general de accionistas se aprobó aumentar la retribución al accionista hasta los 0,9 euros por título, mediante la fórmula de 'scrip dividend', junto con una reducción de capital mediante la amortización de acciones propias que eleva el beneficio de la acción.

No cree que el coche eléctrico sea competitivo antes de 2025

Antonio Brufau, ha defendido que, a día de hoy, la mejor solución para reducir las emisiones de CO2 en el sector de la movilidad "no es el coche eléctrico, sino la revisión de la flota actual" de vehículos, asegurando que la competitividad de éste no llegará antes de 2025.

En su discurso en la junta general de accionistas de la compañía, Brufau subrayó que a este respecto hay que "evitar un cierto ilusionismo", ya que el coste asociado a la subvención de un coche eléctrico permitiría renovar entre siete y ocho coches actuales de combustión interna "para conseguir" el mismo objetivo.

Así, advirtió de la necesidad de vigilar en su desarrollo el "equilibrio social", ya que si se gestionan mal las subvenciones destinadas, su compra puede suponer una "transferencia de renta de las clases menos favorecidas a las más favorecidas, así como que el coste del I+D+i para su avance "no recaiga en los ciudadanos" y sea asumido por los fabricantes.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios