Lunes, 22.07.2019 - 22:28 h
Enresa adjudicó el contrato a la UTE de Naturgy

Hacienda frena el empeño de Iberdrola en pilotar el desmantelamiento de Garoña

La Administración rechaza por dos veces los recursos de la UTE creada por la eléctrica con Ghesa y Técnicas Reunidas contra su exclusión del proceso.

Fotografía protestas desmantelamiento Garoña / EFE
Los trabajos de desmantelamiento de la central de Garoña empezarán en 2021. / EFE

Iberdrola no podrá pilotar el final de Garoña, la central nuclear ubicada en Burgos de cuya gestión se ha encargado a través de Nuclenor (la empresa participada al 50% con Endesa) durante cerca de 50 años -primero como Iberduero, entre 1971 y 1991; y a partir de ese fecha como Iberdrola tras la fusión de aquella con Hidrola-. El Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales, dependiente del Ministerio de Hacienda, ha cerrado la última puerta que le quedaba a la eléctrica para participar en el proceso al rechazar el segundo recurso planteado por la UTE que creó en su día con las empresas de ingeniería Ghesa y Técnicas Reunidas  contra la adjudicación de los trabajos a la UTE constituida por Westinghouse, Idom y Naturgy.

La unión de empresas adjudicataria se llevó el contrato por 10,4 millones de euros, un millón de euros menos que el precio de licitación marcado al inicio del proceso por Enresa. El proceso para adjudicar la ejecución del plan de desmantelamiento de Garoña se resolvió a finales del pasado mes de marzo a favor de la única oferta que superó los requisitos técnicos establecidos por la Comisión de Evaluación de la empresa estatal encargada de la gestión de los residuos nucleares.

Dicha comisión determinó el pasado 18 de febrero la exclusión del proceso de la oferta de la UTE GTI, la liderada por Iberdrola, al no alcanzar el 50% de la puntuación correspondiente a los criterios cualitativos de la oferta, por lo que solo le quedaba la opción de adjudicarla a la otra UTE que optaba a la contratación de la tarea.

Iberdrola recurrió en primera instancia su exclusión del proceso de adjudicación del plan de desmantelamiento de Garoña al entender que la decisión había sido arbitraria, carente de motivación, había vulnerado los límites razonables de discrecionalidad técnica en estos casos y, además, Enresa no les había dado acceso al expediente de exclusión. Más allá de las cuestiones de fondo planteadas, el recurso buscaba también suspender el inicio de los trabajos en tanto se resolvía la 'legalidad' del proceso llevado a cabo por Enresa. Tras analizar los argumentos del recurso el Tribunal Central de Recursos Contractuales resolvió el pasado 25 de abril que no había lugar a la reclamación de la UTE de Iberdrola, Ghesa y Técnicas Reunidas. 

El órgano de resolución de recursos contractuales aclara también en su resolución que éste no implica la suspensión del proceso de licitación. La UTE adjudicataria incluso renunció a presentar las alegaciones que el procedimiento le da derecho a plantear.

Pese a ello, la plataforma realizó otro intento para paralizar la adjudicación a la UTE de Westinghouse, Naturgy e Idom planteando un recurso especial en materia de contratación contra el acuerdo de adjudicación del contrato, en una última maniobra para reabrir el proceso. El Tribunal ha vuelto a rechazar hace unos días ese recurso y en este caso ni siquiera ha entrado a valorar el fondo de los argumentos planteados al entender que redundan en el recurso inicial ya resuelto de forma desfavorable para los intereses de Iberdrola en su momento.

Un proceso que llegará hasta el año 2031

La realización de los trabajos de ingeniería que determinarán los pasos a seguir para el desmantelamiento de la Central Nuclear de Garoña, que deberán ejecutarse en un plazo no superior a 60 meses según lo estipulado en el contrato con Enresa y para los que la UTE adjudicataria ha destinado 14 ingenieros, según informa EP, es solo uno de los pasos que se darán en un proceso que según la compañía se dilatará hasta 2031.

Los trabajos no estarán exentos de problemas, ya que aunque el Gobierno ha establecido el cierre nuclear entre 2028 y 2035 aún hay muchas incógnitas abiertas como por ejemplo qué va a ocurrir con el proyecto de piscina nuclear para depositar los residuos, hoy paralizado.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios