Lunes, 06.04.2020 - 00:59 h
El Big Data, en el punto de mira

Idealista, bajo la lupa: ¿Qué hay tras el algoritmo que le pone precio a los pisos?

La CNMC ha abierto un expediente contra el rey de los portales inmobiliarios en el que señala directamente a la gestión de datos de la compañía.

Oficinas Idealista
Idealista, al estrado: ¿Qué hay detrás del algoritmo que pone el precio a los pisos? / IDEALISTA

El portal inmobiliario Idealista volvió a salir al ruedo este miércoles y no de la mejor manera: la CNMC le ha abierto un expediente por inflar presuntamente los precios en coordinación con otras plataformas, a través del algoritmo que ha desarrollado su portal. Ahora, el regulador tiene 18 meses para decidir, plazo más que suficiente para cavilar todo tipo de escenarios. Un exempleado de la empresa ha advertido a La Información que la función de Idealista es la de "un Tinder del sector inmobiliario" que conecta la oferta con la demanda. Sobre lo que ocurra antes y después, "Idealista tiene una responsabilidad nula". El profesional, que hasta hace unos meses trabajaba como ingeniero de datos en la compañía, apunta a otra 'mano negra' tras el alza de los precios. La cuestión sigue abierta: ¿Qué hay detrás del algoritmo del rey del mercado inmobiliario?

Las altas esferas de la firma se han apresurado a romper una lanza en favor de su sistema: "No entienden nuestro modelo de negocio y no comprenden lo que hacemos", afirmaba Fernando Encinar, director ejecutivo de Idealista, horas después de que se hiciera público el expediente. En la misma línea habla el ingeniero de datos: "El inmobiliario es un sector casposo, donde muchos de sus actores quieren que les des un precio de mercado para los pisos que heredaron de sus padres y cuyas rentas se han convertido en un medio de vida... no les interesan los algoritmos ni el big data".

Según el exempleado, el funcionamiento de la plataforma es el siguiente. Idealista cobra por anuncio -"alrededor de 60 euros creo recordar"- y solo a aquellos oferentes que tengan colgados cerca de una decena de 'se alquila' al mismo tiempo. Un usuario que quiera anunciar un único inmueble no pagará por el servicio. En principio, no hay trampa ni cartón. Tal y como explica este especialista en análisis de datos, "Idealista no va a comisión", por lo que sus resultados no dependen de si el piso que se anuncia es más o menos caro. Le interesan, eso sí, las "rotaciones de inmueble" que generan movimiento en el sector y, con él, más operaciones que piden una chincheta en su tablón de anuncios.

Frente a las acusaciones de la CNMC, la página web de Idealista recoge una política diferente, que incentiva a los anunciantes que ofrezcan los precios más asequibles. "El anuncio de un inmueble que baje de precio será destacado de forma automática y gratuita durante un mes en los listados", recoge el portal. Idealista asegura que su 'modus operandi' mira por la transparencia ante el consumidor, pues recoge que esta bajada tendrá que indicarse tanto en euros, como en la proporción que represente la bajada. Para mayor control, una rebaja no es suficiente para mejorar la visibilidad de un anuncio en los listados. Así lo recoge el 'manual de uso' de la compañía: "Ojo, existe una rebaja mínima para aparecer destacado (...) Es decir, si elevas el precio, pero después lo rebajas dejándolo igual o por encima del mínimo histórico anterior, el anuncio no aparecerá destacado".

Las tarifas de la que la empresa asegura que es su principal fuente de ingresos, llevan directamente a los precios que la firma pide por los anuncios. Desde diciembre de 2015, Idealista ofrece a sus usuarios gratuidad en los primeros dos anuncios colgados. Desde ahí, advierte de que el precio de los carteles sucesivos dependen de factores como la operación o el tipo de inmueble. En algunas zonas como en Recoletos, el Viso, Misasierra o la Moraleja; la difusión del piso es gratuita solo la primera semana. Después, el usuario puede mantenerlo por menos de diez euros.

Un expediente único en la historia de la CNMC

A simple vista, parece que la estrategia de Idealista no deja flecos y, sin embargo, la CNMC ha estrechado el cerco sobre su modelo de negocio.  Rubén Sánchez, portavoz de FACUA, ha incidido en una entrevista con este diario en que el supervisor "se lo piensa mucho antes de abrir un expediente que, además, es totalmente público". Sánchez asegura que este tipo de investigaciones supone "un perjuicio para la imagen del sector", por lo que, "desde FACUA no tenemos ninguna duda" acerca de la solidez de la denuncia. El último toque de atención de la CNMC recoge, además, una novedad que lo hace único: por primera vez el supervisor ha abierto un expediente sancionador contra plataformas online que emplean algoritmos. De hecho, son estos los que han concentrado toda la carga de la presunta actividad "ilícita" de las firmas bajo sospecha.

El antiguo analista en Idealista Data explica que, en el caso de la compañía, a la hora de elaborar las bases de datos empleaban básicamente dos fuentes de información. Por un lado, las características del inmueble: metros cuadrados, situación, número de habitaciones... Por otro, la evolución de los precios que la plataforma hubiera registrado el año anterior. Referencia que, en definitiva, también sale de los propios registros de Idealista. Es decir, los análisis de mercado que realiza la empresa se nutren, año tras año, de sus propios estudios que parten de los precios que marcan los anunciantes. "Si un propietario quiere poner un piso por 1.000 euros, pero nadie se lo compra, acabará por bajar el precio", afirma el especialista. El problema surge cuando la demanda es tal que (casi) todo se compra.

"La turistificación y el aumento de la población en lugares como Madrid o Barcelona dan un poder excesivo a los propietarios para marcar precios desorbitados", aseguran desde FACUA, donde exigen una dotación mayor para que el equipo técnico de la CNMC pueda desarrollar su trabajo con más precisión. Fuera de elucubraciones, Idealista, al igual que otras plataformas como Blablacar, actúa de puente, como una herramienta donde los anunciantes se fijan en los precios del resto para sacar el máximo provecho a su producto. En este contexto, es fácil que se produzca un 'efecto contagio' a una tendencia alcista que, ejercicio tras ejercicio, vuelve a quedar registrada en las bases de datos de la plataforma que, al año siguiente vuelven a servir de referencia a los propietarios. E Idealista, como Tinder, no se responsabiliza de que la relación tenga futuro.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING