Para mejorar el aeropuerto

Iberia quiere implicarse en el negocio inmobiliario que lidera Aena en Barajas

El presidente de la compañía quiere convertir el aeropuerto en uno de los mejores aeropuertos del mundo y aumentar así la captación de clientes.

Fotografía de Iberia
Aviones de Iberia en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. / EFE

Iberia pretende participar del plan inmobiliario del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, presentado esta semana por el Ministerio de Fomento, y trabajar "de forma coordinada" con Aena en su desarrollo. El plan contempla una inversión de casi 3.000 millones de euros en los próximos cuarenta años para convertir Barajas en un gran centro logístico y de ocio.

El presidente de Iberia, Luis Gallego, señaló que la aerolínea tiene "intereses comunes" con Aena, al ser el aeropuerto madrileño el centro de operaciones e interconexiones (hub) de la compañía y donde cuenta con hangares y muchos terrenos. "Nos gusta que Aena invierta en Barajas" porque "lo que queremos es que, al final, Madrid sea un hub diferencial y el mejor de Europa, a fin de poder captar clientes antes de que se vayan por otros aeropuertos".

En su opinión, "puede ser positivo que nosotros y Aena trabajemos en eso, para ofrecer servicios a terceros". Actualmente, Iberia tiene por objetivo crecer en capacidad a un ritmo anual de un 8 % hasta 2022, período en el que también espera lograr un retorno de capital invertido superior al 15 % (frente al actual 12,2 %).

Gallego se mostró convencido de que Iberia podrá cumplir sus objetivos, aunque ha reconocido que factores como el precio del petróleo, los costes laborales o una situación de sobrecapacidad en el mercado pueden retrasar el crecimiento previsto.

El precio del petróleo está subiendo, pero la compañía "tiene músculo para aguantarlo" y es muy complicado que pueda poner en peligro a la Iberia actual, porque "una cosa es que afecte al desarrollo previsto y otra que se pueda llegar otra vez a números rojos y estar debatiéndonos entre la vida y la muerte", afirmó el presidente de la compañía. Aunque Gallego reconoció que la subida del precio del petróleo "puede suponer un impacto grande en la cuenta de resultados", Iberia trabaja en mejorar la gestión del combustible por parte de las tripulaciones, ya que "hay muchas acciones que se pueden hacer a bordo para reducir su consumo".

En cuanto a los costes laborales, Gallego recordó que Iberia ha empezado la negociación del nuevo convenio de los pilotos y espera que se llegue a un acuerdo que permita el crecimiento de la aerolínea. El actual convenio establece unas subidas salariales en función de los objetivos de la empresa y el año pasado, con un margen de ebit sobre ingresos superior al 7 %, Iberia pagó una subida del 3,5 % a sus trabajadores (un 1 % consolidado y un 2,5 % variable).

Para que Iberia pueda crecer también es necesario que se desarrolle más su filial de bajo coste Iberia Express, que ayuda a alimentar los vuelos de largo recorrido con los pasajeros de conexión, añadió.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios