Miércoles, 17.07.2019 - 05:25 h
El desarrollo se llama La Carrascosa

Alcobendas prepara nuevo plan para hacer 500 pisos 'baratos'en La Moraleja

Pisos y adosados parten de 600.000 euros. La Comunidad de Madrid hasta ahora se había opuesto y ahora se abre una segunda oportunidad.

Vista de La Carrascosa, la ampliación de La Moraleja.
Vista de La Carrascosa, la ampliación de La Moraleja. / Google Maps

La apreciada zona norte de Madrid se abre a un nuevo proceso de construcción de viviendas, si bien no serán tan lujosas como las que tienen a su alrededor. Al principio de la señorial calle Camino Ancho, bordeando el Real Club de Golf y en la orilla de los colegios privados más VIP de Madrid se ubica la única expansión posible de La Moraleja, la urbanización con la renta per cápita más alta de Alcobendas y la segunda de España. Sin embargo, La Carrascosa, que es como se llama el nuevo desarrollo, no son unifamiliares con más de una hectárea de terreno como ocurre en esa misma calle . Son pisos y adosados. Concretamente más de 500 bloques y 200 chalets con paredes compartidas. Su precio no llega al millón y parten de 600.000 euros, una opción 'low cost' para la zona. El proyecto, impulsado por el Ayuntamiento de Alcobendas, estaba parado y ha recibido un nuevo empujón. 

El Ayuntamiento ha puesto en marcha un nuevo Plan Especial que trata de subsanar los fallos del anterior rechazado en su inicio por la Comunidad de Madrid y que, por lo que se lee en el documento oficial del BOCM, contenía errores relacionados con el impacto medioambiental que este desarrollo implica en su entorno. En el nuevo plan han participado activamente Ezquiaga Arquitectura Sociedad y Territorio SL, que ha recibido el encargo de Grupo Inmobiliario Delta SA, Inmoglaciar Management SLU  e Ibérica de Maderas y Aglomerados SL, propietarias de los terrenos.

Render de La Carrascosa.
Render de La Carrascosa. / D.R.

La legalización de las viviendas

Lo que se está planteando es legalizar la situación de La Carrascosa, ya que hay adosados en proceso de construcción antes incluso de tener todos los parabienes leales en la zona, algo que disgusta enormemente a los vecinos de La Moraleja. La Entidad de Conservación de La Moraleja denunció al Ayuntamiento liderado por el popular Ignacio García de Vinuesa alegando que se había modificado la calificación del suelo, mediante un Plan Especial, en vez de con un Plan General. Y la justicia les dio la razón: primero, en lo contencioso-administrativo, y posteriormente, en el Tribunal Superior de Justicia. Sin embargo, los pronunciamientos similares en otros desarrollos de la Comunidad de Madrid abrieron la puerta a la legalización de estas viviendas. 

El 'pinchazo' a una R-2 sin peaje

Luis Miguel Torres, concejal de Movilidad de Alcobendas, ha detallado el proyecto a La Información, a la par que ha rebatido las pretensiones de la Entidad de Conservación de La Moraleja. Torres explica que en un principio el uso de este suelo era terciario y estaba destinado a lofts y oficinas, algo que no incomodaba a los residentes en La Moraleja. "Cambiamos el uso de terciario a residencial para frenar la presión demográfica del suelo. La regla es sencilla. En cien metros cuadrados de oficina hay una media de 14/15 personas. En cien de vivienda hay 3/4 personas. Con el uso residencial hay mucho menos colapso, ya que los viales actuales no están preparados para absorber un uso terciario. Tenemos la experiencia de Arroyo de la Vega, donde una zona de oficinas está mezclada con viviendas", detalla.  

El concejal recalca que la Entidad de Conservación de La Moraleja piensa que son mejores las oficinas y lofts, porque piensa que no se llegarían a hacer. "Esto no es cierto y la presión sobre la zona sería más del doble que con el uso que se le va a dar. El Partido Popular con su actuación busca el menor impacto". Torres recalca que sus datos le avalan. "De los 500.000 movimientos de vehículos diarios que tiene Alcobendas, el 50% corresponden a personas que acuden a trabajar a nuestras empresas".

El concejal incide en la importancia de que Fomento les dejase "pinchar con la R-2", que queda a menos de 150 metros de La Carrascosa. "De momento hay poca voluntad política en el Gobierno de Pedro Sánchez, pero seguiremos insistiendo". Torres detalla que ellos pueden mejorar la movilidad interna en la zona, pero que este tipo de inversiones en infraestructura por parte del Estado son necesarias. "No podemos crecer si no tenemos apoyo de Fomento. Conectar con la R-2 sería fundamental para este proyecto. Le doy otro dato: el kilómetro 14.200 de la carretera de Burgos es el punto con más intensidad de tráfico de todas las nacionales del país. Y está frente a La Moraleja", sentencia este concejal que está a favor de liberar el peaje de la mencionada radial. 

El político popular discrepa con que a este desarrollo se le haya puesto el apelativo de 'low cost'. "No son viviendas baratas, una vivienda de más de 600.000 euros no lo es. Lo que pasa es que se les compara a las circundantes pues son abrumadoramente más económicas, pero los precios serían similares a los de El Encinar de La Moraleja", zanja. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios