Martes, 17.09.2019 - 11:59 h
Fusión de dos gigantes de la restauración

La venta de Vips abre el baile de marcas: Zena puede ceder Domino's Pizza en 2019

La familia mexicana Arango entrega el poder en la compañía dueña de Ginos y abre un nuevo ciclo en una industria dominada por las franquicias.

Local de Domino's Pizza
Domino's Pizza es una de las enseñas que el grupo Zena explota como franquiciado. / EP

Es un sector acostumbrado a que sus enseñas cambien de manos, aunque en los últimos años se había replegado a la espera de que volviesen a comenzar los movimientos corporativos. Y ese momento ya ha llegado. El grupo Vips, controlado por la familia Arango, de origen mexicano, ha pactado su venta a su compatriota Zena Alsea. Una operación valorada en 500 millones de euros, que dará lugar a un gigante del sector con marcas en cartera como Burger King, Foster's Hollywood, Cañas y Tapas, Domino’s Pizza, o Ginos, entre otras. Pero alguna de esas enseñas puede caer de la ecuación.

El próximo año vence el contrato de Zena para explotar, como franquiciado, la cadena Domino's Pizza, según indican fuentes conocedoras. Y, después de esta operación corporativa con Vips, el grupo mexicano podría dar marcha atrás y ceder la enseña de pizzerías, que opera en uno de los segmentos más sensibles a las tendencias del consumo y a la competencia vía precios.

Un cambio de ciclo que ya empieza a percibirse. Uno de sus principales competidores, Telepizza, ya lo está notando. "No creo que pase nada dramático, pero hay una desaceleración del consumo por el actual entorno social y el consumidor es miedoso. Somos un buen termómetro del consumo en España y notamos una tendencia que se suele repetir en épocas de crisis, ya que cae bastante el consumo a final de mes”, asumió este miércoles el presidente de Telepiza, Pablo Juantegui.

Movimiento a cuatro bandas

La operación entre Zena y Vips no va a ser una compra directa. Los actuales accionistas del grupo Vips, la familia fundadora, los Arango, y el fondo de capital riesgo ProA Capital, reinvertirán parte del importe de la transacción (75 millones de euros) en una ampliación de capital, en Food Service Project, de la que tendrán cerca del 8%.

Esta última es la sociedad controlada por la mexicana Alsea, que opera todas las enseñas de Zena en España: Foster's Hollywood y Cañas y Tapas (de las que es franquiciador), Burger King y Domino's Pizza (donde actúa como franquiciado) y la marca propia La Vaca. A ellas se sumarán, a partir de ahora, las cadenas de Vips: Starbucks, Ginos, Fridays y Wagamama.

Food Service Project S.L. no desvela cuánto ingresa a través de Domino's Pizza y cuánto supondría cederla a un tercero. De hecho, sus últimos resultados disponibles corresponden a 2016. Entonces, ingresó 360,7 millones de euros, un 10% más que un año antes, según figura en el Registro Mercantil. En ese momento percibía el efecto de la mejora de la situación económica en su balance, además de las aperturas realizadas durante el año. La previsión de Zena, junto a Vips, pasa por lograr tras la integración un volumen de ingresos cercano a los 800 millones.

Si la enseña Domino’s vuelve a colocarse en el mercado, lo previsible es que pase a manos de un competidor, pero sus dos principales rivales no tienen fácil hacerse con ella. Telepizza anunció esta primavera que había llegado a un acuerdo para convertirse en socio de Pizza Hut, con lo que dejaría así vía libre a nuevos nombres en este reñido segmento de la comida rápida.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios