Martes, 31.03.2020 - 09:58 h
"Quizá sí, ya veremos"

Oliu abre la puerta a una fusión de Banco Sabadell ante la presión de los inversores

El banco catalán es uno de los principales favoritos para protagonizar la siguiente operación corporativa de banca en España.

El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, conversa con el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri
Oliú abre la puerta a una fusión en Banco Sabadell ante la presión de los inversores. / EFE

Banco Sabadell, uno de los principales candidatos a protagonizar la siguiente ronda de consolidación en el mapa bancario español, calienta el mercado de fusiones. Su presidente, Josep Oliu, acaba de asegurar que los inversores están presionando a la banca para que reduzca costes y haya concentración y, en este sentido, ha abierto la puerta a que la entidad que dirige participe en algún proceso de fusión. "Quizá sí, ya veremos", ha dicho el banquero catalán en una conferencia ante 150 empresarios.

Y es que Oliu ha pronunciado una conferencia en la Cámara de Comercio de Sabadell por décimo cuarto año consecutivo, donde ha reconocido que la perspectiva de negocio de las entidades financieras españolas "no es muy boyante", en su opinión por la percepción que tiene del sector la inversión internacional.

El presidente del Sabadell ha apuntado a los bajos tipos de interés como causantes de esta situación y ha señalado que los inversores "están haciendo presión" para que los bancos sigan reduciendo costes y se concentren, una posibilidad que no descarta que se produzca en el futuro en el caso de su entidad, según recoge 'Efe'.

El año 2020, ha indicado, ha comenzado "con ciertas dudas" sobre cómo evolucionará la economía española ahora que se ha conformado el nuevo Gobierno PSOE-Podemos, una coalición, ha dicho, que "no se ha visto nunca en España" y que genera "incertidumbre" entre los inversores. "La duda está y eso quiere decir que el nuevo Gobierno se tendrá que esforzar mucho en hacerlo bien. Comienza con un handicap", ha apuntado Oliu en una jornada en la que Sabadell cotiza mejor que el resto de bancos en la Bolsa de Madrid.

Pese a las incertidumbres que afronta el sector financiero, Oliu cree que España mantendrá el presente año su ciclo alcista y que la economía mantendrá un crecimiento próximo al 2% anual. Lo hará en un contexto en el que los tipos de interés se mantendrán en mínimos históricos, con una evolución favorable del mercado laboral y con las empresas en una buena situación financiera y de tesorería.

El foco de atención este año estará puesto en la gobernabilidad interna, pero también en otros factores externos como el Brexit, ya que España tiene una economía muy ligada al Reino Unido. De cómo evolucione la negociación entre el Gobierno británico y la UE para hacer efectivo el Brexit estará también muy pendiente el Banco Sabadell, que opera en ese país a través de su filial TSB.

"El Brexit para nosotros es muy importante. Es un tema que no acaba nunca...", ha lamentado Oliu, que ve poco probable que este 2020 se cierre el acuerdo comercial, aunque tampoco espera que se produzcan grandes sobresaltos en la negociación.

En su tradicional conferencia en Sabadell sobre las perspectivas económicas de 2020, Oliu ha abordado también la situación del mercado inmobiliario, que ha augurado que seguirá creciendo este ejercicio y que los precios, que están un 20 % por debajo de los niveles previos a la crisis, continuarán al alza. "No hay burbuja ni sobreproducción de vivienda nueva, el mundo inmobiliario está en una situación equilibrada", ha recalcado el presidente del Sabadell.

Lo que realmente le preocupa de este ámbito, ha añadido, es la creciente "tendencia intervencionista" de las administraciones públicas sobre los alquileres: "Todas las intervenciones del mercado inmobiliario pueden provocar efectos muy perjudiciales", ha advertido. Ha agregado, en este punto, que "las cosas se tienen que hacer bien hechas" y de manera que se respeten las leyes del mercado y los incentivos al ahorro.

Oliu también ha calificado de "muy buena noticia" el acuerdo anunciado ayer con la compañía francesa Amundi para venderle su gestora de fondos por 430 millones de euros. "De cara al futuro pensamos que las empresas nos tenemos que centrar en aquello que tenemos una estrategia clara sobre lo que triunfar", ha afirmado Josep Oliu, que se ha mostrado convencido de que esta operación, una vez se cierre, será beneficiosa para los clientes y el propio banco, que obtendrá una plusvalía de unos 351 millones neta de impuestos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING