Viernes, 14.12.2018 - 14:07 h
El nuevo socio de Telefónica

¿Qué ha llevado a Amancio Ortega a saltar de los inmuebles a las torres de 'telecos'?

El fundador de Zara ha invertido 378 millones en comprar el 9,99% de Telxius y vuelve a apostar por una gran empresa española cuatro años después.

Amancio Ortega ha adquirido el 9,9% de Telxius a través de su sociedad Pontegadea.
Amancio Ortega ha adquirido el 9,9% de Telxius a través de su sociedad Pontegadea.

Amancio Ortega lleva años con dos prioridades. La primera Inditex, la sociedad que fundó, la piedra que lo sustenta todo (aunque dejó la gestión en manos de Pablo Isla), y que, año a año, da aire a su sociedad Pontegadea Inversiones en forma de millonarios dividendos. La segunda, la compra de inmuebles de relieve en medio mundo, sobre todo, en Europa y en Estados Unidos. Sin embargo, este viernes, Pontegadea ha dado un volantazo en su estrategia: se ha lanzado a apostar por las telecomunicaciones. Y, además, de la mano de una de las grandes del Ibex, Telefónica.

En concreto, la firma del fundador de Zara ha adquirido el 9,99% de Telxius a cambio de 378 millones de euros. Se convierte en accionista de referencia , pero no de control, porque Telefónica mantiene el 50% del capital de la sociedad y el fondo de inversión KKR es propietario desde hace un año del otro 40%.

Uno de los pasos relevantes de esta operación es cómo se ha realizado. No se ha tratado de un movimiento de compra directo, sino de a través de una sociedad de nueva creación. Telefónica y Pontegadea han cruzado sus nombres (y sus destinos) para crear una nueva firma Pontel Participaciones. De ella, la operadora presidida por José María-Alvarez Pallete tiene la mayoría del capital, el 83,35%; y Pontegadea el 16,65%. Y Pontel Participaciones se convierte en dueña del 60% de Telxius.

Se trata de una nueva sociedad creada como instrumento para este movimiento y, de hecho, aún no figura en el Registro Mercantil. Una elección, la de vehicular la operación a través de una firma conjunta que, si quisieran, abriría la puerta a Telefónica y a Ortega para dar nuevos pasos conjuntos en el futuro.

En el porqué de este movimiento, en pleno verano, influyen dos circunstancias. A Telefónica le viene bien contar con un socio financiero del relieve del primer accionista de Inditex y de la primera fortuna de España; y a Ortega le permite canalizar sus inversiones en un sector, que a priori, se presenta tranquilo a futuro y con rentabilidades a largo plazo, como son las infraestructuras de telecomunicaciones. El creador de Zara (que controla el 60% de Inditex) recibe cada año una millonaria cifra vía dividendo de la textil. Por ejemplo, sólo a cargo de 2017, percibió 1.386 millones de euros.

Esa retribución, con la que engorda la capacidad de inversión de Pontegadea, de momento, sólo ha dado lugar a una gran operación inmobiliaria en lo que va de año: la compra del edificio Adelphi en Londres por 600 millones de libras (670 millones de euros al cambio actual). Es cierto que la sociedad de inversión nunca desvela sus compras, pero la mayoría de las grandes adquisiciones acaban trascendiendo. Así, los 378 millones que abonará por la compra de, casi, el 10% de Telxius no descuadrarán su balance y, prácticamente, equivalen a la adquisición de un inmueble.

Ortega vuelve a apostar por una gran cotizada española cuatro años después de decir adiós a NH. Entonces, el empresario decidió abandonar el sector hotelero, porque sólo unos meses después hizo lo mismo con la cadena Occidental. Y, desde ese momento, su única prioridad de compras han sido los inmuebles, dado que en Inditex se ha mantenido completamente estable.

¿Y qué puede esperar Amancio Ortega de Telxius? A priori, su objetivo es que sea una inversión estable y no entrar en su capital para hacer caja en unos meses. Telxius es una compañía relativamente joven. Telefónica primero intentó sacarla a bolsa, hace dos años, y, al no lograrlo, acabó vendiendo el 40% del accionariado al fondo KKR, que abonó 12,75 euros por acción, frente a los 15,2 que ha pagado Ortega. Bajo su paraguas, la 'teleco' engloba las torres de comunicaciones de los países en los que opera (España, Alemania, Brasil…), además del cable de fibra óptica submarina que une América con Europa.

El pasado año, Telxius logró unas ventas netas de 730 millones de euros. De ellos, 449 millones corresponden a ventas a clientes internos. Mientras, su resultado de explotación (Oibda) fue de 346 millones. Unas cifras pequeñas en el universo de Amancio Ortega.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios