Domingo, 20.10.2019 - 00:49 h
Desde los 300 del año pasado

¿Cuánto vale Wallapop? Sus accionistas lo rebajan a 200 millones de euros

Los fondos convierten un préstamo de 2017 con un recorte de valoración desde la cantidad en la que se cifró la última operación.

Wallapop
Wallapop fija su valoración en unos 200 millones tras el préstamo. / L.I.

Una rebaja significativa hasta unos 200 millones de euros. Wallapop, la plataforma de compraventa de productos de segunda mano en España, acaba de 'estrenar' valoración. Sus accionistas, entre los que se encuentran grandes fondos de Silicon Valley, han convertido en acciones un préstamo aportado hace un par de años. Pese al recorte sigue siendo una de las startups tecnológicas más preciadas del ecosistema español. Ahora, su objetivo es hacer crecer su negocio de publicidad y envíos.

Todo arrancaba en agosto de 2017. En el mes de agosto. Todos los accionistas de la compañía suscribieron un préstamo convertible de hasta 15 millones de dólares con el objetivo de "desarrollar e impulsar la actividad comercial de Wallapop en España", según sus propias cuentas. De esa cantidad, sólo se utilizaron 11,7 millones de dólares (9,7 millones de euros al cambio). Pero lo importante es que era una inyección de dinero que acabaría convertida en acciones un tiempo después. Ha sido este verano cuando se ha hecho efectivo.

Esa conversión ha llegado este mes de agosto. Según confirman dos fuentes conocedoras de la operación, ese dinero se ha convertido en acciones. Y como sucede en todos los movimientos financieros como este hay que fijar un 'precio' de los activos de la compañía. Este ha sido marcado en el entorno de los 200 millones de euros. Esa cantidad es sensiblemente inferior a la fijada anteriormente. Ese mismo año 2017, uno de sus accionistas iniciales, el fondo español Bonsai Ventures, la estableció en 360 millones de euros. Pero la más actualizada hay que encontrarla el pasado año.

El pasado verano, el gigante sudafricano Naspers decidió sacar la chequera para comprar la participación que Wallapop tenía en su 'joint-venture' con su rival Letgo en Estados Unidos. Pagó 160 millones de euros para hacerse con las acciones en manos de la startup de compraventa. Pero lo importante es que también acarreó una nueva valoración de la compañía española. Según un accionista minoritario, rozó los 300 millones de euros. "Refleja el mejor valor para la compañía pues ésta está rindiendo en línea con el plan y no hay factores externos e internos que hayan sido considerados para llevar a cabo una reevaluación", apunta. Por tanto, es muy superior a la firmada por los accionistas actuales tras el préstamo convertible.

"Teniendo en cuenta la proyección de la empresa, nuestros inversores han confiado en nosotros reconvirtiendo dicho préstamo, y siguen apoyando plenamente nuestro negocio y futuro", explican fuentes de Wallapop, quien insiste en que la valoración "se basa únicamente en el mercado español". Es decir, lo justifican en que en los activos de la startup ya no se encuentra la 'joya estadounidense'. Según explican varias fuentes conocedoras, esta valoración les permite tener un cierto potencial de revalorización futura.

Pese a esa rebaja, Wallapop sigue ejerciendo como una de las startups españolas con una mayor valoración. Por encima se encuentran Cabify (1.400 millones de dólares) y Glovo (unos 600 millones de euros), mientras que otras empresas están algo por debajo como Spotahome (por debajo de 150 millones de dólares tras la última ronda de financiación con el gigante Kleiner Perkins) o Red Point (unos 150 millones de euros).

Tras la lluvia de dividendos

Esta última operación de Wallapop llega después de que los fondos de capital riesgo, el equipo y otros accionistas recibieran una lluvia de millones por la venta en Estados Unidos. En total, se repartieron más de 140 millones de dividendo. Esa salida del mercado estadounidense (y esa salida de la compañía) marcó un antes y un después en la empresa. La dejó sola en España, pues su objetivo no era ya conquistar otros mercados, sino hacer rentable su plaza de origen. Esa soledad no fue especialmente bien recibida por el equipo gestor. Tras la salida del CEO y cofundador, Agustín Gómez, al frente está el que fuera responsable de Ebay Alemania, Rob Cassedy.

Las cifras de 2018 aún no se han hecho públicas. Lo que sí confirman diferentes fuentes consultadas es que la cifra de ingresos, procedentes de los envíos de la mano de Correos, los anuncios patrocinados o el vertical de motor, sigue creciendo en línea con sus planes, al igual que las pérdidas se han controlado más. El objetivo, en un primer momento, era ser rentable ese año tras sumar casi 100 millones en 'números rojos' durante los dos ejercicios anteriores.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios