Másmóvil ha triplicado su valor en algo más de un año

Orange abre la puerta a más fusiones en las telecos en pleno 'boom' de Másmóvil

“Si hay cinco operadores en España, sí podemos tener 4”, advierte el consejero delegado de la compañía en España.

El CEO de Orange, Laurent Paillassot.
El CEO de Orange, Laurent Paillassot.

“Hoy hay cinco operadores en España y sí… podemos tener cuatro; hay espacio para más consolidación”. Son las palabras del consejero delegado de Orange en España, Laurent Paillasot, con las que deja la puerta abierta a posibles fusiones o adquisiciones en el sector. Lo hace en pleno ascenso de Másmóvil, que se ha consolidado como el cuarto operador y ha retado a los tres grandes con una política de tarifas más agresiva.

El mercado se ha calentado más que nunca. Las portabilidades móviles han marcado niveles máximos en tres años, colocándose por encima de las 600.000 líneas en los últimos meses de 2017. Las ofertas agresivas para captar clientes ante la presión de Másmóvil se han extendido, especialmente a finales del año pasado. Y hay expertos que señalan que ese es el caldo de cultivo perfecto para un posible proceso de consolidación con el que reducir el nivel de competencia.

Eso en Orange lo saben. Y su máximo directivo en España, también. Paillassot no descarta que haya una compra más en el mercado. Lo ha hecho tras la presentación de resultados del año 2017, en el que los ingresos registraron un ‘récord’ pero se vieron ralentizados en los dos últimos trimestres, entre otras razones, por ese incremento de presión (con un estancamiento de clientes convergentes y de banda ancha fija). “Para hacer crecer los ingresos un 7% hay que enfocarse en valor; hay batallas a las que hay que renunciar; en las que se centran en volumen y que destruyen valor no hemos participado... Hay clientes de bajo valor que han abandonado la compañía, al haber otras ofertas que le interesaban más", se justificaba Samuel Muñoz, director de marketing.

Hoy el mercado en España está copado principalmente por tres grandes -Telefónica, Orange y Vodafone-, que se quedan con casi todo el pastel. Másmóvil sigue su senda de ‘robar’ clientes a estos gigantes. Y queda un quinto actor, Euskaltel, que está centrado en el norte de España y en los dos últimos años ha tratado de crecer con la chequera adquiriendo Telecable (Asturias) y R Cable (Galicia).

“En el regulador español y el europeo hay una visión muy clara: quieren que en cada país haya cuatro operadores”, apunta. “En España, tenemos cinco… si hay cinco, podemos tener cuatro por lo que hay hueco para más consolidación”, se ha limitado a asegurar Paillassot.

Másmóvil, señalada como ‘opable’

En este contexto, sólo hay dos potenciales ‘presas’. Una de ellas es la propia Másmóvil. Con la adquisición del operador amarillo se ha especulado en los últimos tiempos. Analistas como la firma Kepler la colocan como un objetivo de OPA a largo plazo. ¿La razón? La evolución de los competidores, su posición y su modelo. Los inversores viven un particular idilio con la operadora: ha triplicado su valor desde inicios de 2017.

Hoy por hoy, Másmóvil está en plena carrera por ganar clientes. Han sumado 728.000 usuarios de móvil durante el último año 2017, frente a las pérdidas de 170.000 y 190.000 de Orange y Vodafone, respectivamente. A falta de presentar los resultados del último trimestre del año, el crecimiento en ingresos fue alto (un 16% más), pero también las pérdidas netas (148 millones por los bonos convertibles de ACS). La deuda, incluyendo los bonos convertibles, pesa como una losa con 631 millones de euros.

En este caso, Orange es la compañía que más lazos tiene con Másmóvil. Y si la negociación que está en marcha, y que el propio Paillassot confirmó este miércoles, llega a buen puerto, la dependencia de los ‘amarillos’ respecto a la infraestructura de su hoy rival va a ser aún mayor.

La otra posibilidad es Euskaltel. En este caso, ha colgado el cartel de ‘Se vende’ para una parte significativa de su capital. Pero no mira tanto a competidores, sino a fondos de capital riesgo que saquen la chequera ante la voluntad de algunos de los inversores de diluir su participación. Hoy vale en bolsa casi 1.200 millones de euros, tras el desplome de un 25% en el último año.

“Si otro operador tiene fútbol, Orange tendrá fútbol”

Al margen de los posibles movimientos corporativos en el sector, uno de los aspectos que han elevado la temperatura es el fútbol y sus (caros) derechos de emisión. Ante la cercanía de una nueva puja, en Orange lo tienen claro: “Si un operador tiene fútbol, Orange tendrá fútbol”.

El director general de Marketing de Orange España, Samuel Muñoz, se mostró muy crítico con el “modelo económico” de los derechos y la “inflación totalmente no razonable”. “Estamos interesados en ofrecer fútbol, pero a precios razonables; estamos abiertos a negociar pero bajo esa premisa”, apuntó. Y puso de ejemplo el caso de la Premier League en Reino Unido, donde ha tenido lugar un recorte de hasta el 15% en los principales derechos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios