Martes, 22.10.2019 - 11:45 h
Menos recorte de deuda que en 2017

Telefónica recupera el negocio en España y Brasil para disparar un 6% su beneficio

Vuelve a positivo en España, en plena guerra comercial por el fútbol, aunque sus ingresos caen más de un 6% a nivel global por el efecto divisa.

José María Álvarez-Pallete, presidente ejecutivo de Telefónica
Álvarez-Pallete logra reducir la deuda en 2018. / J. González

Telefónica mantiene el tipo en España, en plena guerra de tarifas y descuentos por el fútbol. La teleco cerró el año 2018 con una mejora en los ingresos en el mercado local, tras el traspiés del ejercicio anterior. Lo hizo en un año en el que la deuda se volvió a recortar en casi 2.500 millones de euros, a lo que habría que sumar otros 1.400 millones procedentes de las ventas de las filiales de Centroamérica.

La operadora presidida por José María Álvarez-Pallete venía de un 2017 con un descenso significativo (-1,3%) de los ingresos en España. Y en 2018 ha logrado cambiar de tendencia. Ha cerrado con un volumen de negocios de 12.709 millones, un 0,4% más. Todo ello pese a la guerra de precios en el segmento residencial y los fuertes descuentos impuestos durante la segunda parte del año.

Precisamente esa guerra de precios, junto con el incremento de los costes del fútbol -especialmente en el último tramo del año-, han hecho que el margen de beneficio operativo (Oibda) en España se haya visto resentido. Ha recortado 1,6 puntos ese margen hasta el 37,5% del total de ingresos.

En el caso de Brasil, su segundo gran mercado tras España, se ve impactada por las divisas (una caída del 15,8% en ingresos si no se excluye este efecto) pero logra un beneficio neto récord, con el mayor aumento del margen de rentabilidad de todas las divisiones a nivel global. ¿La consecuencia? La operadora ha logrado incrementar en más de un 6% sus ganancias netas totales hasta alcanzar los 3.331 millones.

Esas ganancias netas contrastan con unos ingresos que se ven, de nuevo, seriamente afectados por las divisas. En total, la compañía ingresó casi 48.700 millones de euros, lo que supone una caída del 6,4%.

Menos recorte de deuda

La deuda se ha convertido en una de las particulares obsesiones de la empresa. En 2018, la ha recortado en 2.445 millones de euros, hasta situarla en 41.785 millones. Es un ritmo de recorte muy inferior al del año pasado, cuando el pasivo se rebajó en casi 5.000 millones. En aquel ejercicio se incluyó el efecto de la venta del 40% de Telxius (1.275 millones).

Este menor recorte de deuda ha acelerado las operaciones de venta de filiales. En el último mes, la compañía ha vendido las filiales en Centroamérica a América Móvil (del magnate mexicano Carlos Slim) y el grupo Millicom. Ambas operaciones representan un recorte del pasivo de unos 1.400 millones, según las cifras aportadas por la propia empresa. Este recorte estará incluido en el ejercicio 2019.

Mantiene el dividendo, pese a la deuda

Tras el cierre de ejercicio, la compañía busca la complicidad del inversor después de un año complicado en los mercados, que señalan con cierta dureza al sector de las telecomunicaciones. ¿Cómo lo hace? Mantiene el dividendo para 2019 idéntico que en el año anterior: 0,40 euros por acción en efectivo.

Pese al fuerte endeudamiento (y la menor reducción de éste durante el ejercicio pasado), la operadora lo justifica en una "sólida y consistente generación de caja". En total, generó 5.578 millones de euros de flujo de caja libre, si se excluye la compra de espectro radioeléctrico.

Vilá dispara su retribución

La operadora también ha comunicado este jueves cómo han evolucionado los sueldos de sus principales directivos. En el caso de José María Álvarez-Pallete, el presidente de la 'teleco' percibió algo más de 5,4 millones de euros, con una ligera alza desde los 5,35 millones que recibió un año antes. Quien sí disparó sus ingresos fue el consejero delegado. Ángel Vilá pasó de los 1,69 millones de 2017 a los algo más de 4 millones que ha recibido en el ejercicio cerrado el pasado 31 de diciembre. 

El sueldo de Álvarez-Pallete, según detalla en el informe anual, se repartió entre los 1,9 millones en concepto de sueldo y los 3,47 millones de variable. En el caso de Vilá, ambas partidas se situaron, respectivamente, en los 1,6 y 2,4 millones de euros. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios