Domingo, 18.11.2018 - 20:27 h
Tras las polémicas del fundador

Tesla elige a Robyn Denholm como sustituta de Musk al frente de la empresa

La ejecutiva formaba parte del consejo desde 2014 y era CFO y máxima responsable de estrategia de Telstra, la mayor 'teleco' de Australia.

Robyn Denholm
Robyn Denholm, nueva presidenta de Tesla. / Tesla

Tesla ya tiene sustituto de Elon Musk como máxima responsable del consejo de administración. En realidad, será sustituta: Robyn Denholm, quien formaba parte del órgano directivo de la compañía desde 2014 y hasta ahora directora financiera y responsable de Estrategia de Telstra, la mayor compañía de telecomunicaciones de Australia.  El fabricante de vehículos eléctricos logró en el tercer trimestre beneficios por primera vez en dos años, con unas ganancias netas atribuidas de 311,5 millones de dólares (273,3 millones de euros).

Según ha anunciado la compañía, la nueva responsable se dedicará por completo a Tesla una vez que pasen los seis meses legales de aviso a su compañía actual. En ese periodo, añaden, Musk será una "fuente" y "dará todo su apoyo" a Delholm para aclimatarse a sus nuevas funciones. 

Con este nombramiento, Tesla también cierra una de las grandes incógnitas en el mercado después de que Musk abandonase sus puestos ejecutivos para evitar una investigación de la SEC por presunta utilización de las redes sociales para incidir en el funcionamiento de los mercados. El fundador de la compañía llegó a un acuerdo con el regulador para dejar la presidencia y pagar además una sanción. 

Entre las condiciones del acuerdo, que permitían a Musk seguir como primer accionista y CEO de Tesla (aunque controlado en sus comunicaciones públicas), la SEC también pactó el nombramiento de un nuevo consejo independiente. La llegada de Denholm cumple con esa condición. 

Felicitaciones por Twitter

Elon Musk se alegró en Twitter de la incorporación de Denholm a Tesla. "Me gustaría agradecer a Robyn el que se haya unido al equipo. Gran respeto. Muchas ganas de trabajar juntos", afirmó en la red social.

El fundador de Tesla lanzó a principios de agosto una serie de mensajes en Twitter sobre la posible privatización de la compañía y la SEC abrió una investigación por fraude. Además, en el mes de octubre bromeó en redes sociales con el nombre de la institución renombrándola 'Shortseller Enrichment Commision' (Comisión de enriquecimiento de vendedores en corto).

Tras esto, Tesla y Musk pagarán cada uno 20 millones de dólares para resolver el caso y el directivo renunció como presidente de la empresa, aunque seguirá siendo su director ejecutivo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios