Lunes, 21.01.2019 - 15:30 h
Las acciones han perdido un tercio de su valor desde agosto

El tuit más caro del mundo: Tesla pierde casi 20.000 millones en bolsa por Musk 

El empresario americano deja la compañía después de que la SEC le abriera una investigación por fraude tras hablar demasiado en redes sociales. 

Elon Musk fumando marihuana en un programa de radio
Elon Musk fumando marihuana en un programa de radio. La cifra de 420 por acción se relacionó con esta droga. / L.I.

Un tuit de nueve palabras y solo 61 caracteres ya ostenta el honor de ser la comunicación en redes sociales más cara del mundo. O más costosa para quien se pasó de locuaz. Hace menos de dos meses, el pasado 7 de agosto, Elon Musk, consejero delegado de Tesla y uno de los empresarios más mediáticos, influyentes y poderosos del mundo, se lanzó un órdago histórico al asegurar que sería capaz de llevar la acción de la compañía hasta los 420 dólares por acción. Tenía hasta los fondos para ese proyecto. Ese mismo día, las bolsas reaccionaron con euforia inmediata y la capitalización de Tesla se fue por encima de los 64.000 millones de dólares, a unos 8.000 millones de los 72.000 que confiaba alcanzar el hombre de los coches eléctricos y los viajes espaciales a la carta. 

No han pasado dos meses y Musk ha tenido que agachar la cabeza y bajar de la órbita a la que se había subido si no quería terminar en la cárcel. La Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos (SEC, en sus siglas originales) le abrió una investigación el jueves y el sábado por la noche, antes de que la sangría se extendiese a la apertura de las cotizaciones de este lunes, anunció que el empresario ha aceptado abandonar la compañía y pagar 20 millones de dólares (más otros 20 que saldrán de la caja de la empresa).

Todo ello, por tanto, antes de que las acciones de Tesla sufrieran la enésima caída libre, ya que el viernes cerraron en Wall Street a un precio de 264,7 dólares de acción para una capitalización total de algo más de 45.000 millones de euros, muy cerca del suelo de 262 euros por acción que la empresa tocó en marzo de 2017. Al final, la incontinencia verbal de Musk le ha valido su propio puesto el frente de la empresa y, lo que es más grave, le ha costado a la empresa casi 20.000 millones de dólares en pérdidas de valor bursátil. 

La SEC, desde luego, no se ha andado con chiquitas en su escarmiento a Elon Musk. Por si a otros se le ocurriera seguir su ejemplo de convertir las redes sociales en tablón de anuncios para hechos relevantes. En su comunicado, critica con dureza que el ex consejero delegado se dedicase a informar de las novedades de la compañía a través de Twitter, sin respetar ninguna de las prevenciones lógicas de una cotizada. Por mucho que en 2013 Tesla anunciase que Musk podría dar información sobre el devenir de la firma en la red social, la SEC ha replicado que eso no signifca que los tuits de Musk deban considerarse "correctos y completos". Al menos no en el nivel que la seriedad de los mercados requieren... y mucho menos si se llegó a barajar que la cifra de los 420 dólares por acción no era más que una broma privada hacia su novia, en referencia a la cifra con la que se suele identificar a la marihuana en Estados Unidos.  

Por todo ello, y porque la situación bursátil solo podía ir a peor, la SEC no dudó en ir contra el CEO y este ha tenido que tragarse su bravata (que ya intentó subsanar poco después amagando incluso con sacar a Tesla de Wall Street, para también rectificar al poco sobre esto). Siempre según la propia comisión, el acuerdo acatado por Elon Musk para que se le retiren los cargos de un supuesto fraude consiste en cuatro grandes condiciones, a cada cual más dura para alguien que se había situado en el olimpo de los grandes nombres de la economía mundial. 

La primera, que Musk abandonará su silla como CEO y será reemplazado por un consejero independiente, así como que el ex directivo no podrá optar más al puesto. En segundo lugar, que Tesla se compromete a incorporar a dos nuevos directivos independientes a su consejo. Tercero: que Tesla pondrá en marcha un nuevo comité de directivos independientes y que se tomarán medidas adicionales de control sobre las comunicaciones futuras del empresario. Y, por último, que Musk y Tesla abonarán una multa de 20 millones de dólares cada uno y que los 40 millones totales se distribuirán entre los inversores afectados bajo control judicial. 

"La resolución pretende prevenir mayores perturbaciones en los mercados y más daño a los accionistas de Tesla", concluye el comunicado oficial de la SEC. Un comunicado que, por cierto, también fue distribuido a todo el planeta a través de Twitter, después de haber anunciado el acuerdo y la conferencia de prensa previa en la misma red social. Elon Musk, por ahora, no ha tuiteado nada. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios