Martes, 18.09.2018 - 20:02 h
El CETI está al doble de su capacidad

Cizallas, cal viva, ácido y excrementos: el material para asaltar la valla de Ceuta

Asociaciones de guardias civiles advierten de las "prácticas cada vez más agresivas" y reclaman más medios de protección como material antidisturbios.

Objetos utilizados en el asalto masivo
Objetos utilizados en el asalto masivo / EFE

La Delegación de Gobierno confirma que han sido 116 los subsaharianos que han logrado acceder a Ceuta saltando el vallado fronterizo, pasadas las 9,00 horas de este miércoles, a plena luz del día y por una zona cercana a los polígonos comerciales de la frontera y de un puesto de control de la Guardia Civil. Con esta entrada, el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes de Ceuta (CETI) suma ya más de 1.300 acogidos, el doble de su capacidad máxima.

Ya en el último salto masivo, en el que lograron entrar en la ciudad autónoma 602 migrantes, fue necesaria la colaboración del Ejército en Ceuta para habilitar tiendas de campaña en un centro ecuestre colindante al CETI.

Cizallas, palos, botellas y objetos cortantes han sido algunos de los métodos que han llegado a emplear, además de cal viva, ácido de baterías y excrementos que han arrojado a los agentes, como ya lo hicieron el pasado 26 de julio. Como consecuencia, siete agentes han resultado heridos y uno ha tenido que ser trasladado al Hospital Universitario de Ceuta, aunque su estado no reviste gravedad.

Ante estos hechos, la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) reclama más medios de protección para los agentes. En concreto, demandan que se permita el uso de medios para el control de masas, como escudos que puedan repeler los productos que los inmigrantes arrojan contra ellos, y material antidisturbios, según explica la asociación en un comunicado.

Una solicitud también compartida por la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) que denuncia en otro comunicado "la indefensión" de los agentes destinados en la zona, y que tanto la AEGC como la AUGC transmitieron el pasado 26 de julio cuando se produjo el otro asalto masivo a la valla.

La AUGC teme que, de no reforzar los medios de los agentes, sus vidas puedan llegar a correr peligro, sobre todo en asaltos como el producido este miércoles, en el que los inmigrantes han empleado una gran violencia contra los agentes, según ha informado a Efe el instituto armado.

La asociación alerta de que "estas prácticas cada vez más agresivas" ponen en riesgo la integridad de los guardias civiles que trabajan en el perímetro fronterizo y que cuentan "con un número y unos medios muy escasos". Destaca además "la sensación de abandono institucional, rabia e impotencia" que crece entre los agentes y solicita que también "se solucionen los problemas que afectan a las cámaras de seguridad, el aumento del número de agentes en la zona y la dotación de vehículos y material adecuados".

Al margen de esta reclamación, la AUGC traslada su "apoyo y aliento en la labor, tan sacrificada como anónima, que realizan los guardias civiles que trabajan en territorios fronterizos" a pesar de no contar con los "medios materiales adecuados y con personal insuficiente para controlar la inmigración irregular".

Por su parte, la Asociación Española de Guardias Civiles reclama con urgencia "soluciones efectivas" e interpela directamente al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, para que atienda las necesidades de los agentes destinados en el perímetro fronterizo que separa Ceuta de Marruecos. "Este Gobierno y su ministerio no pueden seguir esperando a que desde Europa o Marruecos decidan colaborar", señala la asociación, y añade: "La solución al problema tiene que llegar ya".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios