Domingo, 22.10.2017 - 14:24 h

Diez consejos para ahorrar en la factura de luz y gas

Para que la cuesta de enero sea menos cuesta recopilamos consejos para empezar a ahorrar en luz y gas desde el primer día del año.

Con pequeños gestos cotidianos podemos ahorrar cada año en torno a un 27% en nuestra factura energética, lo que supone cerca de 300 € de media para las familias españolas.

Iluminación en el hogar

Se acabaron las vacaciones. Vuelta al cole, al trabajo, a la rutina… La cuesta de enero espera como todos los años. Para que en esta ocasión sea menos cuesta, recopilamos consejos para ahorrar, para empezar, en la factura de la luz y el gas. Siguiendo una serie de pautas podemos ahorrar cada año en torno a un 27% en nuestra factura energética, lo que supone 300 euros de media para las familias españolas, según el 'X Índice de Eficiencia Energética en el Hogar', elaborado por la Fundación Gas Natural Fenosa,.

Reducir la temperatura del agua de la lavadora, utilizar una cocina de gas, tener electrodomésticos eficientes o usar el microondas en vez del horno son prácticas que nos ayudarán a ahorrar.

Las facturas de la luz y del gas suponen uno de los principales gastos de los hogares españoles y reducirlas es uno de los principales objetivos de muchos. Comenzar el año con un recorte de estos gastos puede ser un buen propósito y la realidad es que no resulta tan complicado.

Solo con unos pequeños gestos diarios y unos hábitos periódicos podemos ahorrar cada año en torno a un 27% en nuestra factura energética, lo que supone cerca de 300 euros de media para las familias españolas.

Además, el efecto de seguir una serie de pautas de eficiencia energética no solo lo podremos ver  en nuestros bolsillos, ya que nuestra aportación diaria supone también un ahorro de recursos naturales que ayudará a cuidar del medio ambiente.

Si trasladamos ese ahorro familiar de en torno el 27% a nivel global podremos ver el espectacular impacto de, por ejemplo, reducir la temperatura del agua de la lavadora, utilizar una cocina de gas, tener electrodomésticos eficientes o usar el microondas en vez del horno para elaborar nuestras comidas.

La energía susceptible de ser ahorrada a nivel nacional es de 50.804 GWh, el equivalente al consumo eléctrico de Andalucía durante un año y medio. Además, podremos evitar la emisión a la atmósfera de 11,1 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2 ).CONSEJOS DE AHORRO

1.       Las cocinas de gas natural son las más eficientes energéticamente. Sin embargo, si tenemos decidido adquirir una eléctrica, la mejor opción son las de inducción. El gas natural permite el control total del resultado final de nuestros platos, por eso es la que prefieren los profesionales, además, el cocinado con fuego de gas natural permite que los alimentos conserven todas las vitaminas y proteínas, que estos no pierdan color, textura y sabor.

2.       El uso de ollas a presión o rápidas permite un ahorro de hasta un 60% en el consumo energético. Un truco para lograr el mayor ahorro es mantener las ollas tapadas para conservar el calor y apagar el fuego 5 o 10 minutos antes de acabar la cocción para aprovechar el calor residual.

3.       Si utilizamos ollas y sartenes con un diámetro algo superior a la superficie de la placa la cocción de los alimentos será más rápida y, además, podemos ahorrar hasta un 20% en el consumo. 

4.       Otro truco para evitar que nuestra factura energética se dispare es lavar nuestra ropa a la menor temperatura posible, ya que entre el 80% y el 85% de la energía que gasta una lavadora se produce al calentar el agua. Reducir la temperatura del lavado, por ejemplo de 40 grados a 15 grados, reduce el consumo de energía a la mitad.

5.       A la hora de secar la ropa, sin duda, lo mejor es hacerlo con el sol, pero si no queda más remedio que utilizar una secadora, lo mejor es que sea de gas. Si optamos por una eléctrica, que sea de clase A, más eficiente energéticamente. Es importante utilizar el ciclo de enfriamiento progresivo para que la ropa termine de secarse con el calor residual de la secadora.

6.       El microondas consume bastante menos que el horno, por lo tanto, siempre que sea posible, es mejor utilizar el primero. Si usamos el horno, debemos tener en cuenta que abrirlo consume energía. Es importante, si podemos, aprovechar el encendido del horno para preparar varios alimentos y apagarlo minutos antes de que esté lista nuestra comida con el fin de que se siga horneando con el calor residual.

7.       Apaga el ordenador si prevés que no lo vas a utilizar en los próximos 30 minutos. Procurar apagar el piloto de encendido de la televisión y de otros aparatos como equipos de música, videojuegos u otros.

8.       Debemos configurar la temperatura del frigorífico en el intervalo de 3 grados a 7 grados, y el congelador a -18 grados. Por cada grado que bajemos la temperatura hay hasta un 5% más de consumo.

9.        El 40% de las pérdidas de calor se produce por las ventanas, por lo que para ahorrar resulta muy interesante instalar una doble ventana o utilizar un cristal eficiente.  También debemos vigilar el aislamiento de las fachadas para que nuestro hogar conserve el máximo calor. Ocho de cada diez viviendas carece del aislamiento adecuado.

10.       Por último, si queremos a ahorrar en calefacción, debemos ajustar el termostato entre 19 grados y 21 grados durante el día y durante la noche. Cuando no estamos en casa no debemos apagarlo y debemos ponerlo a una temperatura de entre 15 grados y 17 grados. En cuanto al aire acondicionado, debemos ajustar el termostato a una temperatura de entre 24 y 26 grados.

Ahora en portada

Comentarios