Martes, 26.03.2019 - 20:20 h
Debe haber "seguridad jurídica" 

El Gobierno estudia la sentencia del TS sobre hipotecas y no le constan presiones

Calviño dice que el fallo "no se puede cambiar y se tendrá que aplicar" y descarta que se esté produciendo una burbuja inmobiliaria. 

Hipoteca
El Gobierno estudia la sentencia del Supremo sobre las hipotecas. / Pixabay 

La ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, ha indicado este lunes que no tiene conocimiento sobre "ningún tipo de presión" sobre la sentencia del Supremo referida al pago del impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD), sobre lo que ha explicado que el Gobierno está estudiando sus implicaciones y que el sector debe tener seguridad jurídica.

Así lo ha señalado Calviño en una entrevista en Onda Cero, recogida por Europa Press, en la que ha dicho ver "positivo" que el Tribunal Supremo haya concretado que el pleno jurisdiccional que analizará la nueva doctrina sobre el impuesto de hipotecas se vaya a celebrar el próximo 5 de noviembre, ya que "lo mejor es que cuanto antes se aclare una decisión".

"Es un ámbito en el que hay que tener seguridad jurídica y las reglas del juego claras", ha apostillado la ministra, quien ha subrayado que todo lo relativo a hipotecas es "tremendamente importante y sensible" en España, porque para la mayoría de ciudadanos la compra de su casa es la decisión más importante a nivel legal y económico.

En este sentido, ha apuntado que hasta ahora regía un marco jurídico que iba en una dirección pero la semana pasada el Supremo cambió la interpretación y eso ha dado lugar a una "cierta inseguridad jurídica". Según Calviño, la sentencia "no se puede cambiar y se tendrá que aplicar", aunque ha matizado que otra cosa son las implicaciones, que están siendo estudiadas por el Gobierno a la luz de lo que dicte el Supremo en los próximos días.

Asimismo, ha reconocido que al tratarse de un asunto referido al ámbito fiscal, tiene un impacto "posible" sobre las arcas públicas, por lo que el Ejecutivo analizará las implicaciones, sin dar más detalles.

En cualquier caso, ha mostrado su respeto por las decisiones judiciales y por el Supremo. "No soy quien para juzgar", ha apostillado Calviño, quien ha querido incidir en que el mercado hipotecario es también importante para el sector financiero, especialmente para la banca comercial.

"Las implicaciones de la sentencia hay que tenerlas en cuenta desde una perspectiva amplia, sobre el impacto en los ciudadanos, el sector financiero y las arcas públicas", ha añadido, para puntualizar a continuación que el Supremo ha dictado una sentencia en el ámbito de su competencia, y que hay que esperar a ver si se confirma el criterio y las implicaciones para poder adoptar medidas "si hace falta".

Preguntada sobre posibles presiones del sector financiero tras la sentencia, Calviño ha asegurado que no tiene conocimiento de "ningún tipo de presión". "Especular sobre ese tipo de temas es tremendamente delicado, personalmente no tengo ningún tipo de indicación al respecto", ha aclarado.

Ley hipotecaria 

Por otra parte, sobre la Ley de Crédito Inmobiliario ha explicado que el proyecto estuvo parado durante "mucho tiempo" y que España está a "muy cerca" de poder recibir una multa coercitiva de 100.000 euros al día por el retraso en la transposición de la directiva europea.

Por ello, ha asegurado que está acelerando el procedimiento y espera que en las próximas semanas quede el texto normativo acordado en el Congreso y pase al Senado.

Esta nueva ley es "muy positiva". porque aportará mayor seguridad jurídica y tratará de reforzar "un poco más" la protección de ciudadanos en términos de ejecución de un crédito, en las normas aplicables y en la seguridad jurídica que proporcionan los notarios, según Calviño.

En su opinión, el texto aporta más garantías a los ciudadanos y será "bien recibido" por el sector, ya que "da claridad". También ha aclarado que el asunto del impuesto de AJD no se incluirá en la Ley inmobiliaria.

Descarta una burbuja inmobiliaria 

La titular de Economía ha vuelto a descartar que se esté produciendo una burbuja inmobiliaria, ya que aunque hay alzas en las compraventas y en los precios en Madrid y Barcelona, no es igual en el resto del país. Eso sí, ha enfatizado que si se llegase a producir una burbuja, desde el Gobierno no se dudaría "un segundo" en "quitar el ponche en medio de la fiesta" para frenar la burbuja.

Por ello, el Ejecutivo está trabajando en la creación de una Autoridad Macroprudencial para ver la economía con una perspectiva global y dotar al Banco de España de más instrumentos para atajarlas. "El análisis no nos hace estar preocupados por una posible burbuja, aunque de la crisis hemos aprendido que no hay que dejar que estas burbujas se inflen, porque el estallido es mucho peor", ha añadido.

Por último, sobre el precio del alquiler ha apuntado que se ha empezado a reflexionar sobre la capacidad que pueden tener las corporaciones locales en determinadas situaciones de barrios de Madrid o Barcelona, y ha recalcado la necesidad de ajustar las normas a las circunstancias e cada zona.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios