Miércoles, 11.12.2019 - 22:33 h
Por encargo directo de Rafael Redondo, socio del policía

El exabogado de Villarejo reconoce que hizo un informe sobre los Pérez-Maura

El letrado David Macías explica que hizo un resumen del expediente de extradición del naviero para Stuart&McKenzie, del grupo Cenyt.

El comisario José Manuel Villarejo
Villarejo declara este miércoles ante el juez por la pieza Pit. / Archivo. 

El abogado David Macías ha explicado en la Audiencia Nacional que elaboró un resumen del expediente de extradición del naviero Álvaro Pérez-Maura y lo hizo por orden expresa de Rafael Redondo, el policía socio de José Manuel Villarejo en sus negocios sobre espionaje, según confirman fuentes jurídicas. El letrado ha negado ante el juez instructor Manuel García Castellón cualquier irregularidad en esta gestión la cual llevó a cabo en el marco de su relación laboral con el despacho de los acusados Stuart&McKenzie.

Fuentes de la investigación consultadas por La Información explican que el interrogatorio apenas se ha prolongado una hora y en el mismo el letrado ha explicado que el informe en cuestión lo elaboró el 13 de mayo de 2016, apenas días después de que el empresario Pérez-Maura se personara en la Audiencia Nacional, que estudiaba su proceso de extradición. Las autoridades guatemaltecas le reclamaban por su implicación en un caso de corrupción relativo a sobornos de hasta 30 millones de dólares al expresidente del país centroamericano Otto Pérez-Molina y su entonces número dos Roxana Baldetti para adjudicarse la explotación de una terminal privada de contenedores en Puerto Quetzal.

Este encargo forma parte de la relación laboral que Macías tenía con una de las empresas del Grupo Cenyt y de la que era empleado por cuenta ajena. Con todo, ha asegurado que acometió órdenes de Rafael Redondo y que desconocía de dónde obtuvo el policía toda la documentación relativa a la investigación abierta en Guatemala y en la que tenía que intervenir el entramado de Villarejo de cara a paralizar su extradición y garantizar su impunidad. De hecho, los hermanos Álvaro y Ángel Pérez-Maura abonaron pagos que alcanzan los 10 millones de euros desde la mercantil A Pérez y Cia S.L. El comisario jubilado, por su parte, le garantizó que promovería un cambio en la presidencia del país impulsando a la misma el exembajador del mismo en Guatemala Julio Ligorría y facilitando de esta forma la frustración de las pesquisas abiertas en su contra. 

De hecho, por este motivo el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 imputó a Ligorría y a otros acusados en esta cuarta pieza del caso Tándem, tal y como adelantó este diario. Para este lunes también estaba llamado a declarar Rafael Redondo por los delitos de cohecho, tráfico de influencias, encubrimiento y falsedad en documento mercantil, si bien el instructor ha suspendido su interrogatorio después de que el viernes pasado comunicara el cese del abogado que ha ejercido hasta ahora su defensa en este macroprocedimiento. De esta manera, su citación ha quedado aplazada hasta el próximo 17 de junio, de acuerdo con las fuentes consultadas. 

En lo que respecta a la reunión que tuvo lugar el 4 de mayo de 2016 en la que participó el letrado junto con Villarejo -padre e hijo- además de Redondo y el propio Ligorría, entre otros, éste ha indicado que simplemente estuvo presente en calidad de oyente y que tomó notas de los pormenores que allí se trataron. De acuerdo con el sumario de esta parte de la causa, bautizada como Pit, en dicha cita Villarejo describió tres escenarios para trabajar de cara a frenar el avance de la investigación y éstos eran España, Guatemala y Estados Unidos, este último en calidad de árbitro.

El avance de las pesquisas ha puesto de manifiesto cómo los miembros de este clan, que también integra el abogado de la jet Adrián de la Joya, alardeaban ante sus clientes de sus contactos tanto a nivel nacional como internacional y de su capacidad de influencia para llegar a impulsar un cambio de Gobierno en Guatemala, como ocurrió en este caso concreto. Tanto es así que explicaron que también formaba parte de su plan reducir el papel del jefe de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) Iván Velásquez, en esta investigación. "Vamos a estrangularlo", llegó a decir el comisario jubilado

El juez ha arrancado con Macías la ronda de interrogatorios que prosigue este martes con el exembajador guatemalteco Julio Ligorría y el empresario Armando Mateo Flandonfer mientras que un día después le toca el turno al propio Villarejo. Ya el día 17 de este mes el juez interrogará a Redondo tras la suspensión de su declaración de este lunes y al día siguiente hará lo propio con los también investigados José Manuel Villarejo Gil -hijo del principal acusado en Tándem- y el inspector jubilado Antonio Bonilla. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING