Viernes, 29.05.2020 - 17:00 h
Declara en el caso Villarejo

La exasesora de Podemos dice que recibió de Iglesias la tarjeta de su móvil ilegible

Dina Bousselham ha declarado que recibió la SIM en verano de 2016 de manos de Iglesias, a quien se la entregaron en enero de ese año intacta.

Pablo Iglesias Congreso de los Diputados
Pablo Iglesias dijo en sede judicial que había un operativo para desprestigiar a Podemos. 

La dirigente de Podemos Dina Bousselham ha arrojado algo más de luz en torno al presunto robo de su teléfono en octubre de 2015. Dina, que ejerció como asesora de Pablo Iglesias en su etapa como eurodiputado, ha comparecido ante el magistrado que investiga los espionajes de José Manuel Villarejo para dar más detalles acerca de la presunta sustracción de su móvil. En su testifical, que ha tenido un tono duro, la política ha asegurado que ella recibió la SIM de manos de Pablo Iglesias en verano de 2016. Según ha precisado, a Iglesias le llegó medio año antes, en enero, y entonces estaba en perfecto estado, sin embargo, cuando la recuperó estaba completamente ilegible. El teléfono contenía información sensible y estrategias del partido. 

Fuentes jurídicas consultadas por La Información explican que Dina ha admitido que cuando tuvo en sus manos la SIM que le sustrajeron meses antes, ya no pudo acceder al contenido. Su testifical, que se produce en el marco de la pieza número 10 del caso Tándem, tenía como objetivo tratar de esclarecer el presunto robo que se habría producido presuntamente para impulsar una campaña de desprestigio contra la formación morada. La pieza se abrió el pasado año después de que los investigadores hallaran entre el material incautado en el domicilio de José Manuel Villarejo un pendrive con el volcado del teléfono de la exidirigente de Podemos. 

Las diligencias practicadas desde entonces en el marco de esta pieza décima bautizada con el nombre de 'Dina' permitieron descubrir que el contenido del teléfono móvil llegó a manos de la revista Interviú, si bien el medio decidió no publicarlo por tratarse de asuntos de índole personal y privada. Desde la revista se entregó a Villarejo una copia de este material y se devolvió la tarjeta a Pablo Iglesias, ya en enero de 2016. Según ha relatado hoy Dina, ella no la recibió hasta verano de ese año y, al descubrir que era ilegible, intentó que la reparara una empresa alemana pero no tuvo éxito. El magistrado Manuel García Castellón ha advertido de que se trata de hechos graves puesto que la tarjeta llegó ya a la Audiencia Nacional completamente ilegible y que las pruebas, claves para el avance del caso, se han destruido en algún punto del camino. 

Ampliación de denuncia

Las fuentes consultadas explican que la declaración, en la que las partes han participado por videoconferencia, ha contado con algunas contradicciones. Una de ellas se ha producido cuando le han preguntado a la testigo el motivo por el cual amplió su denuncia en verano de 2016 si en realidad ya había recuperado el contenido de su teléfono. Bousselham puso en conocimiento de la Policía en octubre de 2015 los hechos que entonces tuvieron lugar mientras estaba de compras con su pareja en unos grandes almacenes. Según relató, a él le robaron la chaqueta en la que guardaba, entre otras cosas, el teléfono sustraído.

Sin embargo, la denuncia inicial fue ampliada un año después pese a que para entonces ya había recuperado su móvil. Además, en diciembre de 2018 declaró ante Asuntos Internos estos mismos hechos omitiendo que ya lo tenía en su poder. En su respuesta, la testigo ha asegurado que amplió la denuncia porque recuperó el dispositivo pero no lo que había en su interior y ha negado que este movimiento obedeciera a órdenes del partido o del propio Iglesias. Lo cierto es que la exasesora recibió este material coincidiendo con la publicación en algunos medios de información muy comprometida para Iglesias y que habría salido precisamente de este dispositivo. 

Detrás de los pantallazos

Bousselham, que sí ha acudido presencialmente a la Audiencia Nacional, ha reconocido que ella misma hizo 'pantallazos' de conversaciones mantenidas con otros dirigentes de Podemos y los reenvió a personas de su confianza. Estas capturas de los chats se acabaron publicando en prensa. Sirva como ejemplo la conversación que mantuvieron Iglesias y Juan Carlos Monedero sobre la periodista Mariló Montero y que acabó viendo la luz. La confesión de Bousselham ha llevado a la Fiscalía Anticorrupción a preguntarle si existió en realidad alguna enemistad entre ella y Pablo Iglesias que le llevara a capturar estas conversaciones y a difundirlas, a lo que Bousselham ha respondido rotundamente que no. 

Con todo, esta no es la primera declaración que presta en la Audiencia Nacional. En marzo del año pasado Bousselham compareció como perjudicada por la sustracción de este teléfono después de que declarase Pablo Iglesias. El líder de Podemos vinculó estos hechos a una operación orquestada por las 'cloacas del Estado' para perjudicar a su partido mediante la difusión de noticias falsas en un momento de pleno auge y dijo además que la tarjeta del teléfono de su exasesora se la entregó el presidente del Grupo Zeta, Antonio Asensio, ya en 2016. Igualmente denunció la existencia de un informe bautizado como PISA (Pablo Iglesias Sociedad Anónima), sobre una presunta financiación irregular del partido a todas luces incierto. 

Villarejo, por su parte, también fue interrogado sobre esta pieza décima del caso. El comisario jubilado se desvinculó del presunto robo del teléfono y negó la existencia de una operación policial contra el partido aunque admitió que había una investigación interna de la que no dio más datos. La Policía Judicial acreditó en un oficio del pasado año que en el registro de los domicilios del agente encubierto se incautaron de documentos relacionados con la estrategia de comunicación de Iglesias así como de la campaña relativa a los comicios de 2015 en los que concurría a la presidencia del Gobierno. Entre los documentos hallados se encuentran el informe sobre 'Área de Estrategia y Campaña' y los documentos denominados 'Seguimiento Pablo Iglesias 30 de abril' y 'Seguimiento Pablo Iglesias 4 de mayo'.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING