Lunes, 22.10.2018 - 06:14 h
Por retrasos en sus resoluciones

El juez González del caso de 'La Manada' fue sancionado hasta cuatro veces

También fue suspendido seis meses por una falta muy grave de retraso injustificado y reiterado en la resolución de distintos procesos judiciales.

arios miles de personas se han reunido de nuevo hoy ante el Palacio de Justicia de Navarra para participar en una manifestación por las calles de Pamplona con final en la Plaza del Castillo, para mostrar su rechazo a la sentencia que ha condenado a los ci
Miles de personas se manifestaron por la sentencia. EFE/Villar López

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) suspendió por seis meses, en julio de 2001 y por retrasos injustificados y reiterados en sus funciones, al magistrado Ricardo Javier González, autor del voto particular favorable a la absolución de los inculpados en la sentencia de La Manada.

Ricardo Javier González ha dado lugar a polémica con su voto discrepante de la condena a los cinco integrantes de La Manada por abusos sexuales a una joven madrileña durante los Sanfermines de 2016. En ese voto particular pedía la absolución.

La sanción del Poder Judicial de 2001, impuesta por falta muy grave, tuvo en cuenta que el magistrado necesitó más de dos años para resolver una causa de separación y divorcio, algo que ya le había sucedido anteriormente. González fue multado por dilaciones en procedimientos de divorcio y separación de los que se había ocupado en los años 90.

Por otro lado, fuentes del Consejo General del Poder Judicial informaron que el juez González no ha sido expedientado o sancionado en los últimos cuatro años. Respecto a las sanciones anteriores que hayan podido producirse "a lo largo de sus 32 años de carrera, los antecedentes están cancelados", ha señalado el CGPJ.

La resolución del CGPJ de 2001 suspendiendo por seis meses como juez a Ricardo Javier González fue confirmada por el Supremo en noviembre de 2003. En esa sentencia del Supremo se recuerda cómo la Comisión Disciplinaria del CGPJ incoó expediente a González en julio de 2000. El magistrado se defendió señalando que los retrasos que habían dado lugar al referido expediente se referían a dos procesos concretos, y por tanto no eran reiterados.

El órgano de gobierno de los jueces, por el contrario, consideró que había una pluralidad de retrasos y por ello calificó los hechos de muy graves, imponiendo la suspensión por seis meses, una sanción muy dura. El Supremo, en la citada sentencia que rechazó el recurso del juez contra la sanción, subrayaba que el magistrado "ha sido sancionado anteriormente".

En este sentido, recordaba una sanción de multa de 200.000 pesetas impuesta por retrasos como juez del Juzgado de Primera Instancia de Bilbao a González en 1997 (sanción confirmada también por el Supremo).

Recordaba también otra sanción por retrasos (multa de 55.000 pesetas) impuesta en 1999 y anulada en 2003 por el Supremo. E igualmente una multa de 50.000 pesetas y una advertencia, impuestas por el CGPJ y confirmadas por el Supremo, además de otra multa que acabó minorada a 600 euros por el alto tribunal.

Fuentes del CGPJ habían informado previamente que este juez no había sido sancionado previamente y que por tanto no existían razones para que se le apartara del caso. Las protestas en toda España tras producirse la sentencia siguen trayendo cola. La gran mayoría de la opinión pública no entienden las diferencias entre los hechos probados y la sentencia. 

Además, las manifestaciones desde la gran mayoría de partidos políticos acerca de la sentencia no han sentado bien en el sector judicial. Desde el CGPJ afirman que discutir una resolución judicial por parte de un representante político merma la independencia judicial que debe existir.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios