Lunes, 16.09.2019 - 17:27 h
Tensión por el reparto de funciones 

Marín asume en primera persona el primer choque de la CNMC con Ribera

El presidente de Competencia y el secretario de Estado de Energía negociarán cara a cara las diferencias surgidas en la regulación eléctrica.

Los tres negociadores de la CNMC (izda) Marín Quemada, Joaquim Hortalá y Fernando Hernández; a la derecha, Domínguez Abascal y Maria Jesús Martín por el Ministerio de Transición. la silueta corresponde a un abogado del estado por determinar.
Los negociadores de la CNMC (izda) Marín, Hortalá y Hernández; a la derecha, Domínguez  y M. J. Martín por el Ministerio. La silueta corresponde a un abogado del Estado .

La paz apenas ha durado medio año. La Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia y el Ministerio de Transición Ecológica han chocado por la regulación del acceso a la red  de electricidad. Como consecuencia, el departamento que dirige Teresa Ribera ha solicitado la convocatoria de la Comisión de Cooperación, el mecanismo previsto para resolver los conflictos. Es la primera disputa desde que el Gobierno de Pedro Sánchez devolvió a la CNMC las funciones que le arrebató en 2017 el ministro Álvaro Nadal (PP). Se trata de un asunto delicado, de alta tensión. Tanto que en la Comisión van a participar cara a cara el presidente de la CNMC, José María Marín Quemada, y el número dos de Ribera, el secretario de Estado de Energía, José Domínguez Abascal.

La activación de la Comisión de Cooperación y su composición, desconocida hasta ahora, revela hasta qué punto tiene importancia el encontronazo entre instituciones. El decreto de enero que devolvió las funciones a la CNMC preveía posibles roces y para resolverlos recogió el nombramiento de tres representantes por cada parte con rango de subdirector general "al menos".

Las dos partes en liza han tirado por elevación. Según fuentes al tanto de la disputa, por parte del Ministerio de Transición los designados para negociar con la CNMC son el secretario de Estado de Energía, José Domínguez, la directora general de Energía María Jesús Martín y un (o una) representante de la Abogacía del Estado. Mucho más que subdirectores generales. La representación de la CNMC está a la altura. La encabezará el presidente, José María Marín Quemada, que estará acompañado por el director de Energía, Fernando Hernández, y por el secretario del Consejo, Joaquim Hortalá. 

Con la lupa en la mano

El nivel de los negociadores da cuenta de la importancia de una disputa que nace por la falta de concreción del decreto de reparto de funciones de enero. Todo se mira con lupa. Hasta la letra pequeña de lo que afecta a la Comisión de Cooperación. La norma aprobada en enero (artículo 2) señala que dicha comisión "deberá atender al principio de presencia equilibrada entre mujeres y hombres, salvo por razones fundadas y objetivas, debidamente motivadas". Pues bien, tal y como está constituida, no hay paridad -habría como máximo dos mujeres- y los motivos, al menos hasta la fecha no se han detallado.

Los seis designados tendrán que limar las asperezas creadas. El decreto que devolvió las funciones arrebatadas a la CNMC por el exministro Álvaro Nadal (PP) dejó libre demasiado campo de juego. Y la CNMC de Marín lo ha aprovechado en la primera oportunidad. Ha ocupado el campo en un área, la energía, donde no había trabajado como regulador. La mecha del enfrentamiento ha sido la circular sobre acceso y conexión de los productores de electricidad a la red con la que la CNMC pretende pinchar la burbuja especulativa en las renovables. La explosión de proyectos ha convertido las autorizaciones de conexión que expide Red Eléctrica de España (REE) en un activo negociable más.

Condiciones más duras

Para evitarlo, la circular impone condiciones más duras a los promotores. Pero en opinión del Gobierno, se ha excedido. El informe elaborado por el Ministerio de Transición Ecológica sobre la norma de la CNMC, en periodo de consulta hasta el 9 de agosto, señala entre otras cuestiones que "corresponde regular al Gobierno, mediante Real Decreto (...) el marco general del procedimiento de otorgamiento de los permisos de acceso y conexión, el principio general de otorgamiento del acceso (cronológico u otros), la posibilidad de establecer otros mecanismos de asignación de capacidad (p.ej, subastas) y la posibilidad de realizar hibridaciones entre diversas tecnologías". Aspectos en los que se ha inmiscuido Competencia. 

Marín Quemada asume la negociación con el Gobierno en la recta final de su mandato, que acaba en octubre. Es un momento especialmente agitado por las propuestas de la CNMC para recortar la retribución del transporte y la distribución de gas y de electricidad. El anuncio de recortes ha puesto en pie de guerra al sector energético. Marín cuenta en principio con el apoyo general del Ministerio de Transición Ecológica. Pero no hay coincidencia en las formas.

De la negociación entre Domínguez y Marín Quemada tiene que salir una guía de acción para futuras actuaciones de la CNMC en el sector de la energía. Según fuentes del organismo, se trata de arreglar los desajustes que pueden afectar a derechos de terceros. Todo en un momento clave. La Comisión tiene que renovar a la mitad de sus consejeros. El proceso afecta tanto a la Sala de Competencia que preside el propio Marín Quemada, como a la Sala de Regulación que preside la vicepresidenta María Fernández. Ambos culminan los seis años de mandato junto a los consejeros Josep María Guinart, Clotilde de la Higuera y Benigno Valdés.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios