Martes, 21.01.2020 - 03:29 h
Nuevo juicio contra el exconsejero delegado de la entidad

El exCEO del Banco de Valencia vuelve al  banquillo por dar créditos a familiares 

La Fiscalía pide para él tres años y medio de prisión por 'inflar' préstamos otorgados desde el banco a las inmobiliarias Pegoliva y Edioliva. 

CaixaBank prevé canjear esta semana las acciones de Banco de Valencia tras registrar la fusión
Piden indemnizar con 800.000 euros al FROB y Caixabank como heredera de BdV/EFE

Domingo Parra afronta desde este miércoles un nuevo procedimiento penal en la Audiencia Nacional. El que fuera consejero delegado de Banco de Valencia se sentará de nuevo en el banquillo de los acusados por 'inflar' créditos de hasta cinco millones de euros concedidos a las constructoras Pegoliva y Edioliva. El fiscal considera que estos hechos, ocurridos hace 12 años, son constitutivos de delito continuado de administración desleal y pide para él tres años y seis meses de cárcel. 

La vista arranca el martes en la Sede de San Fernando de Henares y está previsto que se divida en tres sesiones. En este caso, el fiscal pide que indemnice con 800.00 euros al Frob y Caixabank porque fueron los que respondieron ante el impago. De acuerdo con su relato de hechos, la entidad de la fue consejero delegado durante 17 años concedió un préstamo a Pegoliva destinado a la construcción de 25 viviendas dándose la circunstancia de que la misma estaba vinculada a él mismo y a su mujer María José Aznar. 

El préstamo en cuestión fue tramitado en una oficina de la localidad de Oliva y recibió el visto bueno del comité de riesgos de la entidad. Sin embargo, tres años después se modificaron las condiciones financieras "en contra de los intereses del banco y en beneficio" de la sociedad en cuestión, con la que Parra tenía "intereses económicos y de amistad", siempre según la versión del fiscal. En concreto, le atribuye la autorización de más fondos a Pegoliva superiores a 400.000 euros cuando la sociedad presentaba un saldo negativo de 8.807 euros. 

Todos estos créditos adicionales pasaron de Pegoliva a Edioliva Promociones, sociedad en la que Parra y su cónyuge tenían participaciones e "importantes derechos de créditos". Incluso también se hizo con 360.00 euros provenientes de un préstamo ICO que se formalizó en realidad con la sociedad inicial pero que acabó en las arcas de Edioliva, la cual lo destinó a "cubrir los descubiertos" que había adquirido con otras e entidades, especialmente en lo relativo a amortizaciones de préstamos y pago de nóminas. 

Créditos nunca devueltos

El fiscal concluye que Banco de Valencia no solo no recuperó dichos créditos sino que ya en 2012 el Frob tuvo que hacerse cargo del importe sin devolver y que ascendía a 3,3 millones de euros. Aunque el fiscal solo ejerce acusación contra Parra, considera partícipes a título lucrativo a Juan José Pons Sivera y sus hermanos Salvador e Isabel (titulares de Pegoliva desde 2011) así como su esposa María José Aznar y la mercantil Capital Activo, accionaista de Edioliva.  

Se trata de un nuevo frente judicial abierto para Parra, inmerso en otro procedimiento también por operaciones presuntamente irregulares del Banco de Valencia. En concreto acaba de ser juzgado por tres pelotazos urbanísticos que habrían dejado un agujero patrimonial a la entidad absorbida por Caixabank de 160 millones de euros. En ese caso Parra expuso al tribunal que las operaciones -bautizadas como Nou Litoral, Valenciana de Viviendas y Faverche Desarrollos- fueron un éxito para la entidad y que en las mismas se trabajó con empresarios de gran reputación (como es el expresidente del Valencia Juan Soler, también acusado en ese procedimiento).

Con todo, este no es el único procedimiento penal que afronta Parra en 2019 puesto que a partir de mediados de febrero se sentará de nuevo en el banquillo de los acusados por la compra en 2007 de la piscifactoría del exministro del PSOE Antoni Asunción y que costó, según apuntó la Fiscalía Anticorrupción, un perjuicio económico a la entidad de 29 millones de euros. Además de Parra, para el que la Fiscalía pide cuatro años de prisión, están acusados el exdirector de auditoría del banco Carlos Zafrilla y el responsable de Acuigruoup Celestino Aznar Altaba.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING