Martes, 25.06.2019 - 04:27 h
Será un equipo más tecnocrático que político

Los seis pretorianos enclaustrados con Sánchez en casa para decidir su Gobierno

El nuevo presidente del Gobierno diseña un Ejecutivo apoyado en los treinta fieles que le acompañaron en su 'travesía por el desierto'.

Pedro Sánchez y Begoña Gómez
Pedro Sánchez y Begoña Gómez durante la pasada entrega de los Premios Goya / Cordon Press

Treinta fieles llevan acompañando a Pedro Sánchez desde octubre de 2016. Ellos son la 'guardia de corps' del nuevo presidente del Gobierno y sobre ellos pilotará el Ejecutivo socialista. De ellos, el sanedrían más cercano lo conforman seis personas, que son quienes están decidiendo en estas horas clave el futuro del país. José Luis Ábalos, Margarita Robles, Adriana Lastra, Alfonso Rodríguez Goméz de Celis, Juanma Serrano y Maritcha Ruiz Mateos son sus nombres. Ellos serán el núcleo duro de la era Sánchez, los tres hombres y tres mujeres por las que pasarán todas las decisiones que tome el recién elegido jefe del Ejecutivo.

Sánchez está llevando la composición del futuro Consejo de Ministros con la máxima discreción. Aún no duerme en Moncloa y está utilizando su domicilio como base de operaciones, según fuentes de su entorno. Allí, en Somosaguas, enclaustrado, es donde está diseñando su Gobierno con esa media docena de fieles y desde donde está llamando a los ministrables para ofrecerles un puesto en la foto que se sacará el nuevo Ejecutivo esta misma semana en las clásicas escalinatas de Moncloa. Sánchez solo ha salido de allí para ir a Zarzuela, a Moncloa a recibir al presidente de Ucrania y al acto para conmemorar el 25 aniversarios de las relaciones con Andorra.

Sánchez tirará, por tanto, de guardia pretoriana para conformar los primeros y segundos niveles de los ministerios y para arrancar un mandato que será más tecnocrático que político, según las mismas fuentes. El primer ministro elegido, Josep Borell en Exteriores, es el mejor ejemplo de que confiará en su equipo más cercano, ya que el exsecretario general fue uno de sus apoyos en las primarias que le devolvieron a Ferraz el año pasado. "No va a dar tiempo a aplicar políticas a largo plazo, por lo que necesitamos tecnócratas. Solo podrá aprobar las cuatro medidas importantes y sin comprometer mucho el gasto", apunta un socialista que ha hablado con Sánchez ya elegido presidente y que le ve "tranquilo y sin prisas".

Del restaurante Cantalejo a La Moncloa

El 31 de enero de 2017 Sánchez se encerraba en el restaurante Cantalejo, en el distrito de La Latina (Madrid), con un grupo de diputados socialistas que votaron 'no' a Rajoy para preparar su intento de recuperar la secretaría general del PSOE. A partir de ese día el ahora presidente fraguó el equipo de treinta pretorianos que le han acompañado y seguirán a su lado hasta el final. Es el epicentro del sanchismo. Entre todos ellos destacan dos que no son políticos: Juan Manuel Serrano, su fiel jefe de gabinete, y Maritcha Ruiz Mateos, su directora de comunicación. Son los dos escuderos más cercanos a Sánchez.

Al mismo nivel de confianza se encuentra José Luis Ábalos. Un detalle: el valenciano fue el primero que puso su coche a Sánchez en su gira por toda España para volver a Ferraz. Margarita Robles, a quien Sánchez fichó como independiente, Adriana Lastra y Susana Sumelzo son las políticas más cercanas al presidente. Estarán con total seguridad en la toma de decisiones o en algún ministerio. A todos ellos hay que añadir a Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, exconcejal en el Ayuntamiento de Sevilla y que ha sido un hombre fuerte hasta ahora en Ferraz. Y también Iván Redondo, asesor externo que le recomienda en materia de estrategia.

En ese entorno están también nombres como el de Santos Cerdán, secretario de Organización del PSN; el alcalde de Valladolid, Óscar Puente; las exministras Carmen Calvo (que será vicepresidenta y ministra de Igualdad), Beatriz Corredor y Cristina Narbona; el ya elegido ministro Josep Borrell, que volverá los viernes a La Moncloa; el responsable de economía del PSOE, Manuel Escudero, o el sociólogo de cabecera de Sánchez, José Félix Tezanos. A un nivel algo inferior, pero también formando parte de su núcleo más cercano, se encuentra los otros diputados el 'no es no': Rocío de Frutos, Odón Elorza, Pilar Cancela, María Luiz Martínez Seijo, Sofía Hernanz y Zaida Cantera. También hay que citar a la figura de José Manuel Rodríguez Uribes, secretario de laicidad del PSOE, y de Andrés Perelló, secretario de Justicia y Nuevos Derechos.

Sánchez también cuenta con un equipo de fieles a nivel europeo, entre los que destacan los apoyos de la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, y de Antonio Costa, primer ministro de Portugal. A nivel local y regional destaca la cercanía a cargos como Isaura Leal y Mónica Silvana, diputadas en la Asamblea de Madrid; Alberto Blázquez, concejal en Alcalá de Henares, y José Luis Quintana, alcalde de Don Benito.

Treinta hombres y mujeres sobre los que pilotará un Gobierno paritario y para entre uno y dos años. Un Ejecutivo que quiere hacer historia y que pretende reforzar a Sánchez, consciente de que se encuentra ante una oportunidad histórica de recuperar el terreno que le separa para volver a ser la primera fuerza política. "Si lo hacemos bien hay Sánchez para largo", afirma ahora un diputado sanchista convencido.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios