Viernes, 21.02.2020 - 13:31 h
"Desde la moción de censura no se hizo nada"

Rajoy defiende las reformas y ve "prioritario" el acuerdo entre PP y PSOE

Feijóo elogió su "galleguidad alérgica a los excesos" entre bromas y referencias a Galicia en la presentación de su libro en Santiago.

Rajoy libro. / EP
Rajoy defiende las reformas y ve "prioritario" el acuerdo entre PP y PSOE. / EP

El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy ha dejado este lunes varios "mensajes" en la capital gallega, donde ha presentado su libro 'Una España mejor': ve "prioritario" el acuerdo entre los dos grandes partidos (PP y PSOE) en los asuntos claves para España, reivindica el "centrismo" y entiende que el país necesita "reformas" y que "no se deroguen" las que impulsaron los populares y han funcionado en el plano económico.

Presentado por el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, quien le ha definido como "un estadista" y para quien no ha escatimado en palabras de elogio -del dirigente de Os Peares ha dicho que está "orgulloso de que sea presidente" y que es "uno de los buenos políticos" de los que hay en España-, Rajoy ha incidido especialmente en la llamada a los "grandes consensos".

Lo ha hecho en un escenario en el que PSOE y Podemos han presentado un acuerdo y hay negociaciones abiertas con otras formaciones como los independentistas catalanes, y tras defender que en España siempre que hubo consenso entre los dos grandes partidos "las cosas fueron bien".

"Sería un disparate que se tomase cualquier tipo de decisión sobre temas que corresponden a la soberanía nacional sin contar con la soberanía nacional o con el partido que representa a muchos millones y millones de españoles", ha advertido Feijóo, en un Auditorio Abanca abarrotado que le recibió en pie y que se rio con las bromas con las que Rajoy sembró su intervención.

"Pago mi cuota al PPdeG, en la circunscripción de Pontevedra, no sé como lo manejan", ha bromeado, entre risas, y ante un aforo en el que no faltaron los conselleiros del Gobierno que dirige Feijóo, así como la plana mayor de la formación en Galicia con los cuatro presidentes provinciales -Alfonso Rueda (Pontevedra), Diego Calvo (A Coruña), Elena Candia (Lugo) y Manuel Baltar (Ourense)-.

"Desde la moción de censura no se hizo nada"

En la línea de su discurso en la presentación de 'Una España Mejor' (Plaza&Janés) en Madrid, Rajoy ha repasado los contenidos de su libro y ha recordado que, en su etapa de presidente, España vivió "la peor crisis desde tiempos inmemoriales", antes de reivindicar sus reformas -como la laboral y la de pensiones- y decisiones para combatir "desequilibrios" como el déficit público.

"Había la sensación generalizada de que un futuro mejor no era posible y a historia reciente ha demostrado que la sociedad española supo darle la vuelta", ha esgrimido, antes de remarcar que, si algo ha aprendido al frente del Ejecutivo, es que "controlar las cuentas públicas es fundamental para cualquier país que quiera" garantizar "su bienestar".

"Las administraciones públicas no pueden gastar lo que no tienen", ha sentenciado, antes de añadir que España "necesita reformas" y que "no se deroguen" las de carácter económico, impulsadas por el PP durante su etapa al frente del Ejecutivo central y "que han funcionado". "Ganar crédito cuesta mucho, pero se pierde rápidamente", ha advertido, antes de remarcar que, desde la moción de censura que le expulsó de La Moncloa, "no se hizo nada": ni presupuestos ni reformas ni otras medidas de calado para el país.

Tener "convicciones" sin ser frívolo"

En su discurso, Rajoy también ha detallado cuál es el perfil que debe tener un gobernante bajo su punto de vista: "debe tener convicciones, pero su primera obligación es saber en qué terreno se mueve, no ser frívolo y no tomar decisiones haciendo caso omiso de la realidad". "Y no ser doctrinario", ha añadido, convencido de que esto es "peor" que ser "frívolo".

"Porque al frívolo se le puede convencer", ha argumentado y ha defendido las decisiones que adoptó al llegar al Gobierno, aunque no formasen parte "de su programa electoral", como subir impuestos. "No me arrepiento", ha dicho, convencido de que un gobernante "debe tener convicciones, pero atender a la realidad y no pensar que son válidas siempre en todo momento y en todo lugar".

También ha defendido que un gobernante debe "preservar su independencia, escuchar al que sabe y decidir pensando en el interés general". No en vano, se ha mostrado convencido de que "lo único que reconforta de verdad es hacer lo que debes hacer y es bueno para el interés general". Defensor de los "grandes consensos", ha ejemplificado con la lucha contra el terrorismo o la defensa contra la unidad de España, así como con la aplicación del 155.

Y ha finalizado su intervención, en la que ha reivindicado al PP como un partido de centro que "huye de cualquier radicalismo", con la que, a su modo de ver, es "la conclusión más importante del libro". "La nación española tiene instrumentos para defenderse cuando es atacada. Eso es muy importante que se sepa. Tiene instrumentos para defenderse y eso debe tranquilizarnos", ha zanjado.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING