Viernes, 29.05.2020 - 20:48 h
Inminente aprobación en consejo de ministros

El Gobierno desvincula el cobro del ingreso mínimo de la búsqueda de trabajo

El Ministerio de Inclusión cambia el criterio inicial e introduce una serie de "incentivos" a los perceptores de la prestación que busquen trabajo.

José Luis Escrivá, ministro de Seguridad Social, Inclusión y Migraciones
El Gobierno desvincula la búsqueda activa de empleo del cobró del ingreso mínimo / EFE

El Ingreso Mínimo Vital es inminente y viene con novedades. La prestación no estará finalmente vinculada a la búsqueda de un trabajo, según ha podido confirmar a La Información a través de distintas fuentes del Ejecutivo. Es decir, los planes del Gobierno pasan por que los beneficiarios del IMV no tengan que buscar empleo en un mercado laboral que se encuentra en estado de 'shock'. El Gobierno ha decidido introducir este cambio de última hora en el decreto que está previsto que se eleve en los próximos días a consejo de ministros.

La prestación inicial de 462 euros no tendrá como condición indispensable que el solicitante esté buscando de forma "activa" un empleo. El Gobierno ha cambiado de esta forma los planes iniciales tras percatarse que introducir esta obligatoriedad en el ingreso mínimo sería contraproducente para una parte de sus beneficiarios. Especialmente para los colectivos desfavorecidos de la sociedad. "Estamos hablando de las personas más vulnerables", explican desde el Ejecutivo.

Los estudios e informes con los que ha trabajado el Ministerio de Inclusión y el de Derechos Sociales apuntan que exigir a los demandantes más desfavorecidos buscar un trabajo en un momento donde el paro va a alcanzar el 22% de la población y donde ya está habiendo problemas de demanda podría también provocar una frustración en estas familias que ya de por sí sufren problemas de exclusión. Asimismo, al tener que competir con otros colectivos en la búsqueda de un empleo se podría provocar una presión hacia una bajada de los salarios y un empeoramiento de las condiciones de trabajo.

El decreto que está ultimando el Gobierno sí va a recoger una serie de "incentivos" para aquellas personas que sí participen en una búsqueda activa de empleo, explican las mismas fuentes del Gobierno. De esta forma, el beneficiario de la prestación tendrá a su disposición una serie de "primas" para la "incorporación laboral". Las políticas activas de empleo son, por cierto, una competencia transferida por la Administración central.

El Ingreso Mínimo Vital también será compatible con determinados trabajos con salarios muy bajos. En este sentido la prestación funcionaría a modo de complemento hasta alcanzar un determinado nivel de renta. En los próximos días se concretarán los niveles de rentas y los umbrales. Los autónomos también estarán incluidos en este núcleo de trabajadores y podrán completar sus ingresos con el IMV.

Otro colectivos que podrían tener acceso a la prestación son los pensionistas en situación de pobreza extrema. Son 450.000 y el Gobierno lo está valorando, tal y como avanzó La Información. Cobran una cuantía media inferior a 400 euros al mes, "por lo que, en la mayoría de los casos, se encuentran entre esos hogares en extrema pobreza a los que va dirigida esta medida social del Gobierno".

La cuantía del IMV se va a situar en 462 euros mensuales para los hogares unipersonales. A partir de ahí se podrá ir incrementando la prestación dependiendo de la unidad familiar hasta algo más de 1.000 euros, según el borrador del proyecto que presentó Escrivá a las comunidades autónomas y que adelantó El Mundo. Desde el equipo del ministro trasladan, no obstante, que "las cantidades individuales por tipo de hogar se están revisando a diario, según avanzan los cálculos".

El Gobierno se dispone a aprobar el ingreso mínimo en un consejo de ministros inminente para que se empiece a cobrar en junio. Podría ser la próxima semana mismo, en plena negociación para sacar adelante un nuevo estado de alarma, cuando el Ejecutivo de Pedro Sánchez alumbre una medida social histórica en nuestro país. El decreto servirá, además, para intentar atraer al sí a ERC, el partido clave en la investidura y que ha reclamado una prestación para los trabajadores que no puedan conciliar. Escrivá también se ha abierto a poner en marcha esta medida.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING