Viernes, 22.11.2019 - 00:30 h
Los partidos, ante al 10-N

El SMI abre un abismo entre izquierda y derecha: subir a 1.200€ o dejarlo en 900

PSOE, Podemos y Más País prometen llevarlo hasta 1.200 euros en 2024; Ciudadanos, PP y Vox son partidarios de 'congelarlo' para no dañar el empleo.

Gráfico propuestas smi partidos 10 de noviembre.

Pocos asuntos marcan de forma tan clara la frontera entre las propuestas de la izquierda y la derecha como el Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Según el color del Gobierno que salga de las urnas tras las elecciones generales del próximo 10 de noviembre, el suelo salarial en España podría dispararse hasta los 1.200 euros de aquí a final de legislatura (2024), como se comprometen a hacer las principales fuerzas de izquierda o centro izquierda que concurren a las elecciones (PSOE, Unidas Podemos y Más País)​ o permanecer estancado en el entorno de los 900 euros durante el próximo cuatrienio (como plantean con diferentes matices PP, Ciudadanos y Vox).

Convertido por derecho en uno de los emblemas de la 'minilegislatura' de ocho meses del Gobierno de Pedro Sánchez, tras experimentar una subida sin precedentes del 22% de una sola tacada, el Salario Mínimo Interprofesional ha alcanzado un estatus político en los programas electorales de los partidos de izquierda que nunca había tenido hasta la fecha. Su mejora se ha convertido en una prioridad política de primer orden hasta el punto de que tanto el Partido Socialista, como Unidas Podemos y Más País han incorporado a su oferta electoral la mejora del suelo salarial de los trabajadores españoles hasta los 1.200 euros mensuales de aquí al final de la legislatura (2024) con el objetivo declarado de cumplir la recomendación de la Carta Social Europea de que el SMI suponga el 60% del salario medio de cada país.

Apenas se aprecia un matiz en ese planteamiento. Unidas Podemos y Más País se comprometen a forzar la elevación del SMI hasta los 1.000 euros ya en 2020, mientras que el PSOE únicamente se compromete a llevar el salario mensual mínimo legal en España hasta los 1.200 euros en 2024 sin especificar la secuencia de subidas que se seguiría en el periodo.

Preocupación por el impacto sobre el empleo

El diagnóstico de los partidos de izquierda es que la subida del Salario Mínimo no sólo no ha afectado al empleo, "frente a los pronósticos agoreros, interesados y apocalípticos de algunos cargos públicos" como se asegura en el programa electoral de Más País en clara referencia a la previsión de destrucción de 125.000 empleos del Banco de España, sino que se ha convertido en un acicate para la actividad económica a través del impulso al consumo de los hogares, según han puesto de manifiesto también los informes de los organismos internacionales.

Los partidos del espectro de centro-derecha no comparten ese diagnóstico y abogan por la cautela a la hora de abordar cualquier modificación en el Salario Mínimo Interprofesional. Un indicio relevante de la postura de PP, Ciudadanos y Vox sobre el SMI es que ninguno de ellos plantea una propuesta sobre el particular en los programas electorales con los que concurren a las elecciones generales del 10-N.

Sus opiniones sobre el asunto se conocen por las entrevistas y las manifestaciones públicas que han realizado sobre el asunto en las últimas semanas. El Partido Popular, por ejemplo, ha incidido en las consecuencias negativas de la subida del SMI aprobada por Pedro Sánchez sobre el empleo, particularmente en determinados sectores de actividad, y ha deslizado que afrontar nuevas subidas en el suelo salarial del mercado de trabajo podrían hacer que esa situación fuera a peor. Un reconocimiento implícito de su escasa voluntad de auspiciar nuevas subidas en el futuro si llega al Gobierno.

Un discurso similar al que mantiene Vox, cuya única referencia al SMI en su programa hace referencia a los autónomos, a los que promete una cuota cero si sus ingresos no superan el umbral de los 900 euros mensuales. Ciudadanos, por su parte, no se opone a futuras subidas del Salario Mínimo Interprofesional pese a sus críticas a la subida del 22% decretada por el Gobierno de Pedro Sánchez de acuerdo con Podemos. El matiz en este caso es que cualquier decisión que se adopte al respecto venga con el aval del diálogo social y sea por tanto acordada por sindicatos y empresarios. 

Bajo esa premisa, el SMI podría elevarse incluso hasta los 1.000 euros mensuales (14 pagas) que es la cuantía que empresarios y sindicatos acordaron como suelo salarial para los convenios colectivos a partir de 2020 en el último acuerdo interconfederal cerrado en el año 2018. Desde entonces, no obstante, han pasado algunas cosas, como la subida sin acuerdo del diálogo social del SMI hasta los 900 euros, que han hecho que CEOE se replantee lo dispuesto en ese acuerdo hasta el punto de que su presidente, Antonio Garamendi, ya ha asegurado a sus asociados que se opondrá a una eventual subida del SMI a 1.000 euros.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING