Miércoles, 13.11.2019 - 00:13 h
Pasará el puente allí

Sánchez se 'enclaustra' en la finca de Quintos de Mora con los pactos en el aire

El ganador de las elecciones se marcha junto a su familia a la residencia de Patrimonio Nacional en Toledo. Bush la llamó "el rancho de Aznar".

Sánchez gana, Podemos pide entrar en el Gobierno y pone a la economía en guardia
Sánchez gana, Podemos pide entrar en el Gobierno y pone a la economía en guardia / EFE

Pedro Sánchez meditará en "el rancho de Aznar" cómo encarar su investidura. El presidente del Gobierno en funciones y ganador de las elecciones generales se encerrará durante este puente de mayo en Quintos de Mora, la finca propiedad de Patrimonio Nacional en Toledo. Son sus primeros días de descanso tras una campaña intensiva en la que se ha recorrido toda España. 

Según ha podido saber La Información, Sánchez llegará mañana 1 de mayo a la finca oficial situada en Los Yébenes junto a su familia. Tiene previsto estar hasta el domingo a unas instalaciones que Bush bautizó como "el rancho de Aznar". Se trata de una residencia que dispone de todo tipo de comodidades y que posibilita que sus inquilinos se encuentren aislados totalmente. Precisamente, el presidente tuvo el pasado mes de agosto un 'retiro' junto a sus ministros para encarar lo que fueron los últimos meses de su primer mandato.

Sánchez vivirá desde Quintos de Mora, por tanto, esta semana posterior a los comicios, con los pactos en el aire y en plena crisis del PP. Los primeros augurios de una coalición de izquierdas entre los socialistas y sus últimos socios de gobierno de Unidas Podemos han quedado en 'stand by' desde la misma noche electoral, en la que el propio Pedro Sánchez no descartó ningún tipo de acuerdo para plantear soluciones a los problemas del país, pero sin casarse con nadie.

Según explican fuentes de su entorno, el líder socialista se va a tomar un mes de mayo tranquilo, para descansar después de la vorágine electoral del último mes. No pretende, por tanto, ser el protagonista de la campaña a las europeas, autonómicas y municipales del 26-M más allá de lo necesario.

En Moncloa mantienen la calma de cara a la investidura. El día después de las elecciones, con 123 escaños en el Congreso y sin la presión anterior de los partidos independentistas catalanes como llave para sacar adelante todas sus iniciativas legislativas para los próximos cuatro años, el gabinete en funciones de Sánchez no se siente obligado "de ninguna manera" por Iglesias para tener que llegar a un pacto de gobierno que suponga la entrada de Unidas Podemos en el nuevo gobierno que se plantee.

Después de comprobar que Pablo Iglesias no ha podido frenar el declive de su partido en las urnas, la estrategia del PSOE se ha marcado más en una línea continuista, con un ejecutivo monocolor y la capacidad supuestamente demostrada de que se puede llegar a acuerdos con cualquier otra formación política siempre que suponga mejoras para los ciudadanos.

La próxima decisión de los socialistas será proponer quién ocupará la presidencia del Congreso y compondrá la Mesa de la Cámara (así como los mismos puestos en el Senado). En el PSOE son conscientes de que cuentan con una mayoría de izquierdas para controlar los órganos de gobierno en ambas cámaras, ya sea en solitario, en el caso del Senado, o con pactos. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios