Domingo, 20.10.2019 - 17:42 h
Ante amenazas de muerte

Un inspector vinculado a Villarejo afirma que hizo consultas para 'Billy el Niño'

El policía también ha señalado en su declaración a García Castaño 'El Gordo' como la persona que le encargó solicitar datos confidenciales al BBVA.

BBVA
El banco facilitó datos privados de clientes a petición del inspector.

El inspector de Policía jubilado Constancio Riaño ha declarado en la Audiencia Nacional que se suministró información confidencial desde dentro del cuerpo al también policía retirado Antonio González Pacheco, más conocido como 'Billy 'el Niño' y a quien Argentina reclama por torturas en el franquismo. Según fuentes presentes en el interrogatorio, Riaño ha explicado que se le facilitó información de matrículas de coches y otros datos de carácter reservado como tráfico de llamadas que él mismo había requerido ante las amenazas de muerte recibidas. 

El inspector fue imputado en el marco del caso Tándem por solicitar datos bancarios confidenciales de unos clientes del BBVA. Se trata de una petición que se enmarca en uno de los tantos encargos que gestionó el comisario jubilado José Manuel Villarejo. Este en concreto, lo efectuaron determinados empleados del despacho Herrero y Asociados, el cual acaba de ser imputado en la causa, de cara a que se espiara a unos extrabajadores ante la sospecha de que les hacían competencia desleal.

Fue de este modo como Riaño se intercambió unos correos con el exjefe de seguridad del BBVA César Bilbao, el cual le facilitó información secreta de sus clientes tales como el número concreto de transferencias bancarias realizadas o ingresos en efectivo, según consta en los correos adelantados por este medio. En los mismos Riaño mencionó a su "amigo" Enrique, en referencia al exjefe de la UCAO, Enrique García Castaño, alias 'El Gordo', y a quien también se ha referido en su declaración de este lunes. Al respecto ha asegurado que él solicitó toda esta documentación por solicitud expresa de sus superiores, entre los que se encuentran García Castaño.

Ayuda a Billy el Niño

Sin embargo su interrogatorio no ha versado únicamente sobre los encargos efectuados al BBVA ya que Riaño también se ha referido a determinada información que suministró desde dentro de la Policía a otras personas tales como 'Billy el Niño'. Ha sido a preguntas del letrado de García Castaño cuando el inspector jubilado ha explicado que le consultó varios números de matrícula y tráfico de llamadas y que lo hizo porque es un dato público y porque le estaban persiguiendo y acosando, según las mismas fuentes consultadas por La Informacion. 

No es la primera vez que sale el nombre de este policía, sobre el que pesan decenas de querellas por torturas durante el franquismo. De hecho, el propio García Castaño apuntó en sede judicial que sabía que Constancio Riaño, responsable de la sección de obtención de datos dentro de la Policía, facilitó información desde dentro del cuerpo a diversas personas, entre ellas a 'Billy el Niño'. En su declaración de este lunes ha asegurado que lo hizo para auxiliar a un compañero y, al ser preguntado por su currículum en la Policía, ha dicho que nunca ha sido condenado por torturas. 

Riaño era una de las personas citadas en el marco de esta parte concreta de la investigación junto con el inspector Antonio Bonilla, el cual se ha acogido a su derecho a no declarar y a los también inspectores José María Serrano y Juan José Díaz. El avance de las pesquisas en el marco de la pieza 'Iron' llevó al magistrado Manuel García Castellón a imputar como persona jurídica al despacho Herrero y Asociados. El juez que investiga los negocios parapoliciales de Villarejo atribuye al bufete los delitos de cohecho, revelación de secretos y corrupción en los negocios por este encargo concreto con el que facturaron 302.500 euros.

El magistrado explicó en su escrito que los empleados imputados en esta pieza eran plenamente conscientes de que el servicio que acometió el entramado empresarial de Villarejo incluyó la obtención de forma ilegal de los datos que intercambiaron César Bilbao y Constancio Riaño. Prueba de ello es que en las reuniones que mantuvo el agente encubierto con entonces responsables de esta empresa les dejó claro que contaba con la colaboración de terceras personas algunas de las cuáles eran recompensadas económicamente por esta actuación.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios